Municipal

Sebastián Pérez dejará en manos del PP de Granada su futuro en Contratación

  • El alcalde cumple su pacto con Vox y delega la comisión de grandes contratos en Onofre Miralles

Sebastián Pérez dejará en manos del PP de Granada su futuro en Contratación Sebastián Pérez dejará en manos del PP de Granada su futuro en Contratación

Sebastián Pérez dejará en manos del PP de Granada su futuro en Contratación / Álex Cámara

La comisión de grandes contratos del Ayuntamiento de Granada tiene nuevo presidente. Se trata de Onofre Miralles, el portavoz de Vox. Tal y como estaba previsto, el alcalde de Granada, Luis Salvador, confirmó ayer que la próxima semana, como muy tarde, hará una “delegación en la figura del portavoz de Vox para que la presida porque fue lo acordado al ser quien propuso la comisión”.

Tras conocer la delegación de la presidencia en Vox, la pregunta era, ¿qué va a hacer Sebastián Pérez, concejal de Contratación, que dimitió por las cesiones de su partido y del bipartito a Vox tras la creación de esta comisión? Él dijo aquel día que si se daba la presidencia a Vox, de los que marca distancias, dejaría el área.

Ayer, tras conocer la postura final del alcalde, el propio Pérez aseguró a este periódico que pondrá en manos de su partido, el PP, la decisión sobre su futuro en el área de Contratación, algo que él ya no tiene que decidir al no ser presidente, dice. Defiende que igual que el partido decidió en junio el pacto de Alcaldía y el reparto de competencias, que sea ahora el que decida lo que hace.

Porque ahora que ya no es presidente del PP dice que como es un hombre de partido, algo que repite siempre, hará lo que le digan cuando exponga su criterio y sus razones de lo que dijo al dimitir, que mantiene, en una próxima reunión de grupo con la nueva dirección del PP de Granada.

Por tanto, se despejan así las dudas que lanzaba la oposición y hasta internamente de que una vez abandonada la presidencia y tras las críticas a Salvador y a su partido, iba a actuar como verso suelto, poniendo en peligro el bipartito y la gobernabilidad del Ayuntamiento.

Por eso, con esta decisión, en la comisión de Contratación de esta semana, que él preside, mantenía total normalidad haciendo proyectos de futuro y no hacía presagiar que fuera a dejar el área voluntariamente, como ahora se confirma.

Salvador cederá por tanto la presidencia a Vox como ya le prometió en el pasado pleno de enero pese a que minutos antes había tenido que tomar la presidencia el propio alcalde tras la crisis abierta con las críticas de la oposición y sobre todo cuando el primera teniente de alcalde y concejal de Contratación, Sebastián Pérez, salió del salón y dimitió como presidente del PP.

Pérez dijo que dejaría el área si se daba la presidencia a Vox y ahora asegura que como ya no es presidente del PP no tiene la competencia de esa decisión

El alcalde no teme una reacción de Pérez tras la delegación de la presidencia en Vox ya que dijo que en este tiempo se ha “rebajado” la situación de tensión y se trabaja con “normalidad” y como el Ayuntamiento “no lo hacía en muchos años”.

Salvador valoró que sea la primera vez que se dota al Ayuntamiento de un instrumento donde todos los partidos harán sus aportaciones. “No va a haber ningún partido que diga que tiene una buena idea que se quede sin escuchar por sectarismo político”, dijo, criticando también el papel de la oposición, “tirada al monte y poniendo palos en las ruedas”.

Y es que la oposición también estaba a la espera de la decisión del alcalde sobre la comisión. A la semana siguiente del pleno hubo una comisión de portavoces para tratar el asunto y tanto el PSOE como Podemos-IU se ofrecieron a presidirla. Ninguno quiere que sea Vox ya que consideran que este partido es el que tiene el poder ahora en el Ayuntamiento y decide sobre el gobierno. El alcalde había estado esperando la consulta de Vox a su partido a nivel nacional para tener el visto bueno.

Pero tampoco se escapa que esta delegación tiene detrás la necesidad del alcalde de conseguir apoyos para aprobar los presupuestos, el gran reto del bipartito. Si quiere que Vox le vote a favor, tiene que ‘cuidarlos’, por eso tras varios desencuentros el año lo comenzó el alcalde tendiendo la mano a Miralles y al partido “socio de investidura” y que es su socio preferente a la hora de buscar apoyos. Y necesita 14 votos, los mismos que para su investidura, por lo que requiere el si de Cs, PP y Vox ya que de la oposición Podemos-IU ha dicho que no va a negociar los presupuestos y el PSOE le puso sus líneas rojas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios