césar díaz. portavoz de la candidatura del PP para el ayuntamiento

"Sebastián Pérez tiene un plan para volver a ilusionar a la gente"

  • Regresa a la primera línea de la política como mano derecha del canditado popular para recuperar la Alcaldía

César Díaz, un viejo conocido que regresa a la política. César Díaz, un viejo conocido que regresa a la política.

César Díaz, un viejo conocido que regresa a la política. / carlos gil

Comentarios 1

César Díaz regresa a la primera línea de la política después de 16 años. Aparece como un hombre de consenso y hasta el propio Juan García Montero da su nombre como un candidato idóneo para dirigir el partido si el juzgado obliga a repetir el congreso provincial. Avanza que buscará puntos de acuerdo con el resto de partidos y, en esta línea, hasta se lanza a citar al profesor y exalcalde de Madrid Tierno Galván para hablar de su pasión por la política.

-¿Por qué vuelve a la primera línea de la política después de tantos años alejado de los focos?

-Este tiempo me ha permitido conocer el otro lado de la mesa, conocer los problemas por los que pasa una empresa, llegar a fin de mes y no haber cobrado los servicios prestados a la administración. Llevo 16 años alejado de la primera línea política, pero nunca la he dejado del todo porque, como decía el profesor Tierno Galván, lo llevo en la sangre y al final uno es político en todos los aspectos de la vida.

-Vuelve como director de la campaña de Sebastián Pérez para recuperar la Alcaldía. En su momento se especuló con que dejó la política porque Torres Hurtado le puso en las listas para las municipales por detrás de Sebastián Pérez, lo que chocaba con sus aspiraciones de ser el presidente del partido. ¿Las aguas se han reconducido con el tiempo?

-Eso es una leyenda urbana, porque francamente nunca aspiré a la presidencia del partido. Tenía un puesto de responsabilidad en el Ayuntamiento y la vez que estuve más cerca de eso fue cuando el candidato José Luis del Ojo me ofreció la secretaría general, pero no llegué ni a concurrir en ese congreso porque hubo cuestiones que me distanciaron y me aparté de esa carrera. Fuera de eso, con franqueza, no he optado a nada.

-¿En estos años no ha recibido ningún ofrecimiento del partido?

-He estado volcado en mi trabajo. Ahora me lo he vuelto a plantear porque hace falta un revulsivo para la ciudad. Si uno echa la vista atrás todos los alcaldes han dejado algo, han dejado su huella en la ciudad, pero en esta última etapa cuesta encontrar este referente. Esto me ha animado a arrimar el hombro para intentar romper esa inercia conformista que tiene Granada. Hace falta un proyecto ilusionante que nos permite dejar de mirar de reojo a Málaga, con la que ya hemos perdido la batalla, Almería o incluso Jaén. Hace años que Sebastián Pérez, siendo presidente de la Diputación, me pidió que me incorporara al proyecto del partido. Lo que siempre he planteado es que hay que presentar un proyecto a largo plazo, con altura de miras y ambicioso.

-Una vez que está descartado que repitan en la lista del PP los concejales imputados en el caso Serrallo, el primer titular es que Sebastián Pérez está apostando por gente con una trayectoria en el partido y las instituciones, caso suyo o el del exsubdelegado del Gobierno Francisco Fuentes. ¿Habrá alguna sorpresa y se 'fichará' a algún independiente?

-Habrá grandes sorpresas, eso es seguro. Sebastián Pérez siempre ha dicho que todas las personas que compondrán su lista podrían ser unos extraordinarios alcaldes. Esa es la ambición y es un proyecto en el que creo y que dará valor a la ciudad.

-Como director de la campaña. ¿cómo capeará el elemento distorsionador que pueden ser el caso Serrallo y el Nazarí?

-En el caso Serrallo los concejales adoptaron un acuerdo en un órgano colegiado con todos los informes técnicos y jurídicos favorables y con la tutela del secretario general del Ayuntamiento. Hacer lo contrario hubiera sido incurrir en prevaricación.

-¿Tienen un plan b con la anulación del congreso del PP tras la denuncia de Juan García Montero?

-Es un tema interno. Él optó por la vía judicial para solucionar un tema interno del partido y es un puente que se cruzará cuando llegue el momento.

-En un escenario postelectoral C's parece ser un socio inevitable, pero hasta ese momento es un competidor directo por los votos del centro-derecha. ¿Cómo será este equilibrio para no romper puentes antes de las elecciones?

-Nosotros vamos a lo nuestro, estamos obsesionados por conformar un proyecto ambicioso de ciudad. Sebastián Pérez nos encomendó al senador Luis González y a mí que trazáramos los grandes ejes de nuestro modelo de ciudad y nos hemos reunido con unas 600 personas en tres meses, personas dispares de izquierdas y de derechas. Todo el mundo tiene ganas de aportar y este proyecto es participativo y participado. Si ganamos el Gobierno en junio de 2019 se gobernará en contacto directo con los ciudadanos. C's, que apoyó la investidura de Cuenca, no ha sido capaz en estos tres años de llegar a un acuerdo con el PSOE para aprobar los presupuestos, cosa que sí han logrado a nivel andaluz. Igual que IU y Vamos Granada.

-Usted anunció recientemente la intención del PP de aprobar los presupuestos del Ayuntamiento, siempre y cuando no supongan una subida de impuestos para los ciudadanos. En clave de estrategia electoral, ¿el partido está esbozando su cara más amable de cara a los comicios?

-Esta ciudad no se puede permitir en 2019 tener un presupuesto de 2015, por eso lanzamos esta propuesta sincera con líneas verdes como la limpieza de las calles, la seguridad, mejorar el transporte y ayudar a los que lo están pasando mal. La línea roja es no subir un euro los impuestos a los ciudadanos. He estudiado los ingresos del Ayuntamiento y hay recorrido para no recurrir a lo cómodo, subir los impuestos. La administración tributaria del Ayuntamiento está más que obsoleta, se dejan de recaudar un montón de tributos por una administración antidiluviana. El uso del subsuelo de la ciudad tiene que contribuir al sostenimiento de la ciudad, por lo que planteamos un impuesto a las operadoras de telefonía móvil o las compañías eléctricas. En el Gobierno hay una zona de confort, están cómodos con el presupuesto de 2015 porque es expansivo, pero la ciudad necesita un presupuesto realista.

-¿Tienen preparado algún gran proyecto en su programa como hizo Torres Hurtado en las elecciones de 2007 con la capitalidad cultural?

-Tenemos grandes proyectos para acabar con el quejío de mesa camilla que iremos presentando para estimular la ciudad. Sebastián Pérez habla de proyectos transgresores a corto, medio y largo plazo. Sebastián tiene un plan con el que vamos a conseguir ilusionar a la gente. Hace falta que los diferentes partidos y las diferentes administraciones nos pongamos de acuerdo. Es bueno tener ideas diferentes, pero hay que huir de la confrontación gratuita que conduce a la parálisis de la ciudad. Le aseguro que en nuestro proyecto hay un lugar importante para el consenso, hay que construir Granada entre todos.

-Sebastián Pérez ya dijo que el hecho de que Torres Hurtado se presentara en 2015 fue uno de los detonantes para bajar a 11 concejales. ¿Sacar menos concejales sería un fracaso?

-Trabajamos con la idea de al menos conseguir 11 concejales, es un nuevo escenario al de 2015. No me creo las encuestas que nos dan un empate con C's, vamos a intentar superar los 11 concejales con una gran lista y un programa cautivador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios