EL INFORME DE LA SEMANA Espacio Natural de Sierra Nevada

Sierra Nevada se sitúa entre los espacios naturales más visitados de la Península

  • El espacio natural pretende mejorar los sistemas para medir la afluencia de público en los lugares protegidos Con casi 700.000 visitantes, ha remontado la caída de los últimos años

Casi 700.000 personas fueron contabilizadas el año pasado como visitantes del espacio natural de Sierra Nevada. Con esos datos, este entorno ya es uno de los más frecuentados de España y, en especial, de la Península; pero se trata de un terreno de 172.238 hectáreas, con picos de hasta 3.479 metros de altura, lo que dificulta mucho el control de afluencia. Los responsables del Parque estiman que en realidad los que pasan por allí podrían contarse por millones, al igual que ocurre en los grandes focos de turismo natural, que son los parques canarios.

Uno de los objetivos inmediatos del Parque de Sierra Nevada es mejorar la medición de la afluencia mediante la instalación de más aforadores o sistemas de conteo. Esta tarea es mucho más fácil de realizar en lugares como el Teide (Tenerife), que tiene unos 2,7 millones de visitas anuales. Pero se complica en otros espacios naturales tan extensos como Sierra Nevada, que tiene infinidad de posibles accesos. Por eso el organismo que gestiona los Parques Nacionales de España también está estudiando fórmulas para homogeneizar esos criterios en todos los lugares.

El espacio natural de Sierra Nevada, que incluye los límites del Parque Nacional y el Natural, tiene instalados ya una serie de aforadores en las zonas de mayor afluencia, como la Vereda de la Estrella, el Puerto de la Ragua, el Canal de la Espartera o La Cebadilla. Se trata de unos sistemas instalados en el suelo que activan los visitantes con sus pisadas sin que éstos sean conscientes de que están siendo contabilizados. Pero no están accionados todos los días del año, si no que se ponen en determinadas fechas y se hace una estimación estadística.

A estos aforadores hay que sumar el conteo manual y las encuestas realizados en los principales equipamientos de uso público de los que dispone Sierra Nevada. Hay dos centros de visitantes, puntos de información, áreas recreativas, refugios, aulas de naturaleza, jardines botánicos... También se tienen en cuenta a los clientes de las empresas de turismo sostenible que ofrecen sus servicios en el Parque, así como los actos religiosos y deportivos que se celebran cada año en estos terrenos.

Con todos estos sistemas de contabilización, que han sumado 693.223 personas en Sierra Nevada en 2014, este espacio ha conseguido superar la máxima afluencia, obtenida en 2008. Desde entonces no había hecho más que bajar hasta los 611.095 visitantes de 2013.

Salvando los tres Parques Nacionales de Canarias, que en conjunto aglutinan casi la mitad de la afluencia a espacios naturales de toda España, Sierra Nevada es después de los Picos de Europa el lugar más frecuentado de la Península. Y eso sólo con los datos oficiales. En estos recuentos siempre se deja de lado la asistencia a la estación de esquí de Sierra Nevada, que está completamente rodeada por el espacio natural pero oficialmente esos terrenos no son parte de las hectáreas de Parque. Aunque no se cuenten esos visitantes de esquí, con frecuencia este tipo de turismo tiene incidencia sobre el espacio natural, por las actividades complementarias que se realizan en el entorno y por las diferentes modalidades deportivas, que, como el esquí de travesía, se adentran en los terrenos del Parque Nacional.

Pero ¿por qué el interés en contabilizar las visitas? La atracción que representan los espacios naturales es una oportunidad de desarrollo para unas zonas que con frecuencia encuentran escasos recursos para mantener a su población local. Pero los ingresos de este turismo por el momento son escasos, debido en gran medida a la falta de servicios y diversificación de actividades. Por eso el Parque de Sierra Nevada está estableciendo lazos de colaboración con las empresas de la zona, que pretenden dinamizar el tejido turístico y empresarial.

Pero los espacios naturales cuentan con una barrera importante a ese desarrollo turístico, que es la necesaria protección medioambiental, un objetivo al que se supedita todo lo demás.

Esta labor de conservación de los valores medioambientales es otro de los principales motivos por los que se llevan a cabo los conteos de visitantes. El estudio y análisis de la creciente demanda de actividades, la actualización del perfil del visitante o la sensibilización sobre la importancia de la conservación se pueden realizar mejor con un control de la afluencia, según establece en Plan de Actividades de Sierra Nevada para 2015.

Los restaurantes, hoteles, tiendas o empresas de actividades que hay en el entorno de Sierra Nevada son importantes para el desarrollo económico de esta zona, por lo que son beneficiarios de la mayor afluencia que está consiguiendo este territorio, que se extiende entre Granada y Almería. Sierra Nevada atraviesa unos "momentos de crecimiento tanto en el número de visitantes como en la demanda de nuevas actividades de uso público, que suponen mayor número de participantes y una mayor presión sobre el territorio". La buena conservación del espacio natural es el principal atractivo que promueve la llegada de visitantes. Se modo que se produce un complejo equilibrio.

Por otro lado, en tiempos de crisis económica, la afluencia de visitantes y el reporte económico que éstos puedan generar también se plantea desde el Organismo Autónomo de Parques Nacionales como una ayuda para mantener estos entornos.

Entre personal de administración, guías, vigilantes, técnicos o directivos, el Parque Nacional y Natural de Sierra Nevada cuenta con 99 personas en su plantilla. Y luego hay que tener en cuenta las inversiones, importantes también para mantener el atractivo del entorno de cara a su uso público y para garantizar la conservación natural, pese a la presión del hombre.

Según la memoria de 2014 de Sierra Nevada, se han llevado a cabo en ese año inversiones por valor de 7,6 millones de euros. En el apartado de uso público solo consta 1 millón de euros, mientras que la mayor parte (4,7 millones) se ha destinado al cuidado forestal y la prevención de incendios.

A estas cifras hay que sumar el millón de euros que se ha empleado en gasto corriente del espacio natural de Sierra Nevada.

La mayor parte del retorno económico que se obtiene con la llegada de visitantes no repercute directamente en el Parque, si no que va a parar a los habitantes del entorno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios