Granada

El TSJA alerta del aumento de casos de violencia de género en menores

  • Lorenzo del Río insta a las administraciones a "incrementar el esfuerzo" para erradicar los ataques a mujeres, sobre todo en las "generaciones jóvenes"

  • Récord de denuncias en 2017

Lorenzo del Río presentó ayer la memoria anual del TSJA. Lorenzo del Río presentó ayer la memoria anual del TSJA.

Lorenzo del Río presentó ayer la memoria anual del TSJA. / álex cámara

Los delitos relacionados con la violencia doméstica y de género están creciendo de forma muy preocupante entre los menores de edad en Andalucía. El último aumento anual de un 15% en los casos de este tipo que atendieron los juzgados especializados en 2017 no es una estadística aislada, sino que responde a una escalada sostenida durante los últimos seis años. El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) acaba de dar la voz de alarma a la sociedad.

El presidente del principal órgano judicial andaluz, Lorenzo del Río, destacó ayer estos datos que por primera vez se ponen de relieve en la tradicional memoria anual del TSJA. Es la manera en que el tribunal trata de dar la "alerta" sobre la "persistencia y aumento de actitudes de este tipo de violencia en nuestros jóvenes".

Otro de los datos estadísticos que pone de relieve la especial incidencia de estas formas de violencia entre los más jóvenes es el incremento del 26% del número de menores que fueron juzgados por delitos de violencia de género durante 2017 y respecto al año anterior. Esto revela, a juicio del presidente del TSJA, que "debemos seguir preocupados y no bajar la guardia" ante este problema, cuando el objetivo debería ser que "ejemplifiquen desde edades tempranas los valores de la igualdad, el respecto y la libertad". Considera el magistrado que la alerta por estos datos debe servir para que las administraciones pongan en marcha medidas de concienciación y educación que frenen esta tendencia.

En Andalucía, durante el año pasado, llegaron a los Juzgados de Menores 839 asuntos de este tipo, frente a los 741 de 2016. La mayor parte son casos de violencia doméstica (764 de los 839 asuntos ingresados), mientras que los de violencia de género fueron 75. Ahora bien, en el cuadro de evolución que contiene la memoria, se observa cómo ha ido subiendo esa última cifra en los últimos años, de tal modo que en 2012 no llegaba a los 40 casos.

En 2017 se sometieron a juicio 63 menores de edad por violencia de género (en 2016 fueron 50), de los cuales el 84% tenía entre 16 y 17 años y el 95% es de nacionalidad española.

En los casos de menores enjuiciados por violencia doméstica (que puede ser contra cualquier miembro de la familia), baja la media de edad, de tal modo que hay un 44% de entre 14 y 15 años y un 56% de entre 16 y 17 años. También son casi todos españoles (un 92%).

La tramitación de todos los asuntos penales relacionados con menores en Andalucía aumentó también en general (todo tipo de delitos), aunque el incremento se limitó a un 3%.

La violencia sobre la mujer es un problema que en el ámbito judicial crece de forma generalizada. No sólo despunta cada vez más entre los menores de edad. En general, los juzgados especializados para atender este tipo de casos en el territorio andaluz recibieron el año pasado un 18% más de denuncias que el año anterior (35.398, la cifra más alta desde que se contabiliza) y se produjeron ocho muertes.

En Granada hubo 4.082 denuncias con 3.703 víctimas diferentes. Sólo 81 de ellas renunciaron a las acciones judiciales emprendidas.

De todos estos casos, una cuarta parte, casi un millar de mujeres (994) fueron objeto de órdenes de protección dictadas por los jueces, que recibieron 1.024 peticiones.

De las 376 sentencias dictadas durante 2017 por los juzgados de Violencia sobre la Mujer, 292 fueron condenatorias y 84 absolutorias, lo que equivale a una tasa de penalidad (78%) muy por encima de la media andaluza, donde el porcentaje de condenas no llega al 51%.

El presidente del TSJA destacó que con estos datos, las agresiones en el seno de las parejas "están lejos de desaparecer". Aunque el alto número de denuncias revela que las víctimas "son cada vez más conscientes de que no deben tolerar situaciones de este tipo", Del Río insistió en la "necesidad de incrementar el esfuerzo para erradicar esta lacra y crear una auténtica conciencia social de reproche, singularmente en las generaciones jóvenes". Recordó también que hay 200 medidas recogidas en el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, aprobado el año pasado en el Congreso, que aún no se han puesto en marcha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios