Granada

La Universidad atiende 60 casos de acoso y deriva uno al juzgado

  • El Protocolo para la prevención del acoso de la UGR cumple un año

  • Sólo se denuncia un 2% de estas conductas

El plan se ha implantado en todos los centros y cuenta con una oficina de prevención y respuesta. El plan se ha implantado en todos los centros y cuenta con una oficina de prevención y respuesta.

El plan se ha implantado en todos los centros y cuenta con una oficina de prevención y respuesta. / g. h.

La Universidad de Granada, que presentó hace ahora un año su Protocolo para la Prevención y Respuesta ante el Acoso, ha gestionado alrededor de sesenta casos informales, ha derivado tres a la Inspección y uno ha llegado a la vía penal gracias a una herramienta que aboga por la concienciación. El protocolo de la Universidad, que nació hace un año y que incluye una Oficina de Prevención y Respuesta para informar y proteger a las víctimas, ha tramitado desde su puesta en marcha alrededor de sesenta casos.

Esta herramienta nació con el objetivo de separar al acosador de la presunta víctima y combatir la invisibilidad de los diferentes tipos de acoso, ya que se denuncian alrededor de un 2 % de estas conductas.

El director del Secretariado de Igualdad y experto en violencia, Miguel Lorente, ha explicado a Efe que el protocolo ha permitido incrementar la respuesta a casos de acoso "informales", los que se afrontan en el momento inicial del problema y antes de que una investigación permita su posible derivación a la vía penal.

La Universidad de Granada ha analizado alrededor de sesenta casos, ha derivado tres casos de acoso laboral y sexual a la Inspección de Servicios que se encarga de un procedimiento sancionador y uno de ellos, por acoso sexual, se ha judicializado por la vía penal.

En casos de acoso grave, el protocolo de la Universidad contempla derivarlo a la Inspección para posibles sanciones, una herramienta para una investigación "garantista", o a la Fiscalía.

Los casos "informales" pretenden combatir conductas inapropiadas en su fase inicial, comportamientos que aún no representan un caso de acoso o previos a un procedimiento administrativo o a una denuncia judicial.

El coordinador del protocolo de la Universidad de Granada ha destacado el carácter preventivo de esta herramienta, encaminada a que todo el colectivo universitario, incluidos profesores, alumnos o administrativos, reconozca conductas que pueden derivar en acoso laboral, sexual o por cuestiones de religión, sexo o raza.

"Los datos demuestran que el protocolo facilita tener conciencia y desenmascarar conductas reprobables, sacar a la luz comentarios machistas o de carácter homófobo o sexista", ha destacado Lorente, que ha puntualizado que el grueso de los casos denuncia acoso laboral o sexual.

Entre estos sesenta casos ya en trámite figuran tres en los que los docentes han sido víctimas del acoso de estudiantes, mediante mensajes o correos electrónicos, frente a una mayoría en la que las denuncias responden a la posición de superioridad del presunto acosador.

El protocolo se editará en breve en formato de cómic para hacerlo más divulgativo y se presentará en todos los centros de la Universidad de Granada para ayudar a reconocer conductas inapropiadas y delictivas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios