Granada

La Universidad compensa la caída de alumnos con más matrículas en sus grados

  • Hay 5.000 estudiantes menos por el fin de las antiguas licenciaturas, pero aumentan en las nuevas titulaciones, que es la cantera

La Universidad de Granada registra este curso académico una nueva bajada del número total de alumnos. Serán otros 3.000 menos, que se unen a los más de 4.000 que ha perdido en el último lustro. Pero la institución ha acogido este año con optimismo los datos desglosados, pues el aumento del 7% en las matriculaciones de los estudios de grado implantados con la reforma de Bolonia hace pronosticar el fin de ese ciclo de caídas.

La extinción paulatina de las antiguas licenciaturas ha causado en buena medida esa sangría de alumnos que ha sufrido la UGR estos años. Además de otras cuestiones como la demografía o la crisis. En este curso el dato es claro, pues los estudiantes de carreras en extinción bajan de 7.600 a casi 2.800, lo que implica la pérdida de casi 5.000 alumnos para la UGR.

Esta merma se ha podido compensar parcialmente con el incremento de las matriculaciones en los estudios de grado, que son la verdadera cantera, pues son los estudios que se mantendrán en los años sucesivos. Frente a los 41.754 matriculados en el curso pasado, en 2015-16 la UGR tiene 44.234 alumnos. Con estos estudios se produce el proceso inverso a las carreras en extinción, pues la entrada progresiva de los cursos de grado puede haber dado lugar al incremento de alumnos; aunque podría haber otros motivos como traslados de expediente de otras universidades.

En cualquier caso, este aumento del 7% se refiere a los títulos de grado, pero solo a partir del segundo curso. Las primeras matriculaciones (las de los alumnos de primero) se mantienen por el momento en las mismas cifras que las del año anterior, a falta de que se cierre definitivamente este apartado.

El vicerrector de Estudiantes, José Antonio Naranjo, valoró estos datos como positivos, pese al descenso del número total de alumnos, pues a su juicio supone el principio del fin de un proceso. Se refiere a la normalización que se logrará cuando ya no coexistan las antiguas carreras en extinción con los actuales grados. Aún quedan este año casi 2.800 alumnos de estos estudios (algunos con apenas algunas asignaturas) y se espera que su pérdida sea compensada el curso próximo con nuevos aumentos en las matriculaciones de los títulos de grado. Pero esto chocará con las limitaciones del tope de alumnos que hay en cada uno de los estudios. En muchos de ellos, el cupo está cubierto, mientras que en otros la demanda no cubre la oferta.

Otro de los apartados que ha contribuido al descenso de la estadística global de alumnos de la UGR es el de movilidad, los estudiantes extranjeros que vienen a estudiar a Granada. El problema es que a estas alturas falta el dato de los que vendrán en el segundo semestre y no se puede comparar con la cifra total del curso pasado, que fue de 2.954. Por ahora se contabilizan 2.248, aunque la Universidad prevé que al final se superen los 3.000 alumnos. Si se confirma, este dato podría pasar a ser positivo en lugar de negativo.

Los másteres son también otro apartado de crecimiento de alumnos, al pasar de los 3.708 estudiantes del curso pasado a 4.240 para este año (un 14% más).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios