Granada

Vecinos de La Chana se plantan contra las obras por el arboricidio

  • La reforma de la antigua carretera de Málaga se inician con polémica por el futuro de los árboles

Comentarios 3

Vecinos de La Chana se plantaron ayer contra lo que consideraron un "arboricidio" en la antigua Carretera de Málaga. En este punto comenzaron el pasado lunes las esperadas obras de remodelación de este importante eje de la ciudad. Sin embargo, ayer, cuando los operarios comenzaron a talar algunos de los árboles que poblan esta vía, los vecinos se opusieron e insistieron en parar la actuación. Finalmente, se llegó a un acuerdo para que los operarios continuaran los trabajos pero sin tocar, por el momento, los árboles que ocupan esta calle según la versión de los vecinos.

No obstante, fuentes próximas a las obras aseguraron ayer que los operarios tan sólo cortaron un total de cuatro adelfas sin tocar ningún árbol de gran porte y recordaron que el proyecto tiene previsto plantar otros 26 árboles.

No es la primera vez que los granadinos exigen a la capital que pare una tala

El proyecto de remodelación de este eje de La Chana fue presentado el pasado mes de septiembre. La reforma tiene como objetivo principal la mejora de las infraestructuras del ciclo integral del agua con una actuación que comenzó el pasado lunes y se prolongará hasta durante cinco meses. Entre otras actuaciones, supone una mejora de las redes de abastecimiento y saneamiento afectando mediante su renovación a 560 metros de colector de saneamiento y 210 metros de tubería para agua potable. Hasta aquí el plan es aceptado sin discordia como también lo son las diez farolas nuevas que se van a instalar o los 180 metros lineales de barandilla de protección peatonal. Sin embargo, la nota discordante la ha dado la instalación de 29 nuevas unidades de arbolado de dos especies distintas (melia azdarach y fraxinus ornus).

El problema es que el proyecto no detalla con exactitud cuántos árboles van a ser sustituidos o desplazados. Ante esta situación, números ciudadanos se preguntan a través de las redes sociales cómo parar esta tala que podría convertir una calle con árboles frondosos de más de treinta años de edad por una vía salpicada "varillas" en crecimiento. "He pasado esta mañana en el autobús y habían cortado las ramas de uno. Sobre las 2 de la tarde ya habían talado a ras del suelo por lo menos seis. Una lástima. No sé como permiten tal atentado", detalló una vecina ayer.

Equo Granada afirmó el lunes que los árboles "volverán a ser la principal víctima de las obras municipales". Aunque el partido aplaudió que se mejore la iluminación y el acabado de las zonas peatonales de la vía, criticó que el "arreglo" implicará el talado y desaparición de la mayor parte de los grandes árboles actualmente existentes y, en el mejor de los casos, su sustitución por otros ejemplares de especies de poco porte "no hay más que ver el fotomontaje que se ha publicado, que siempre luce más "verde" de lo que luego será la realidad", dijeron". En este sentido, Equo aseguró que es una "lástima" pues "esta avenida es actualmente una de las más arboladas de la ciudad. Dejará de serlo, para lucir como un verdadero desastre".

No es la primera vez que el Ayuntamiento es cuestionado por una actuación de estas características. El pasado año vecinos también denunciaron la tala de árboles en distintos barrios de la ciudad. En aquella ocasión, los funcionarios elaboraron un informe en el que aseguraron que todas sus intervenciones estaban justificadas por razones de espacio o fallecimiento de los ejemplares. En las obras del Metro de Granada, se optó por otra solución: se trasplantaron los árboles de los distintos barrios en un parque en el distrito de La Chana conocido como el Metroparque.

Para su implantación, la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía contó con el asesoramiento de un equipo de expertos que trabajó con el departamento de Botánica de la UGR. Años atrás, durante las obras para la remodelación del bulevar de la Constitución también se produjo un enorme revuelo. Colectivos ciudadanos y partidos políticos reunieron más de 3.000 firmas para parar la tala de olmos. La asociación Granada Histórica y Salvemos los Olmos lideraron una intensa protesta. Finalmente, en julio de 2006 se produjo una "tala sorpresa" en la avenida de la Constitución que motivó que la Fiscalía, incluso, abriera diligencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios