Granada

Viaja recién parida y con el marido embalsamado

  • La madre de Carlos V recorrió embarazada media Castilla con el ataúd de su marido que había muerto en el castillo de Burgos

  • Hoy el matrimonio está enterrado en la Capilla Real

Fue una mujer muy especial. Es muy conocida la historia de esta guapa y culta mujer, que sabía latín y francés, amante de la música, reina de Castilla, hija de los Reyes Católicos y madre del emperador Carlos V. Su nombre, Juana; su marido, Felipe el Hermoso. Tenida por loca y celosa, de ambas atribuciones dio pruebas y así lo recogen los historiadores echando mano de los cronistas. Tanto su locura como sus celos estaban alimentados y justificados. Mujer cautiva y encarcelada en Tordesillas, engañada por su padre Fernando el Católico, por su marido Felipe el Hermoso, y por su propio hijo Carlos V, acumulaba motivos más que suficientes para volverse loca.

Hizo un largo viaje de varios meses iniciado en pleno diciembre de 1506, vestida de negro, callada y en silencio, con la que sería su última hija de nombre Catalina, recién nacida en el camino. Traía a su marido, que había muerto en el castillo de Burgos en septiembre de 1506, "en un carruaje tirado por cuatro caballos de Frisia… en féretro recubierto con negro ornato de seda y oro". Así se lo cuenta al legado pontificio Juan Rulfo uno de los acompañantes, testigo directo del fúnebre cortejo, el cronista italiano Pedro Mártir de Anglería que no salía de su asombro ante tan esperpéntico viaje.

El cadáver de Felipe fue embalsamado y su corazón se envió en un vaso de oro a Brujas

Enterrado Felipe inicialmente en la Cartuja de Miraflores fue luego embalsamado el cadáver para evitar su putrefacción "lo abrieron de pies a cabeza, los sajaron para que escurriera la sangre…le sacaron el corazón y lo guardaron en vaso de oro…" para enviarlo después a Brujas (Bélgica), su lugar de nacimiento. Una de las etapas más prolongada del viaje fue la que tuvo parada en Torquemada, a 70 kilómetros de Burgos, en la Nochebuena de 1506. Fue aquí donde se detuvo la comitiva fúnebre para que Juana diera a luz a su hija Catalina (la que sería luego reina de Portugal) el 14 de enero de 1507, siendo bautizada por el propio cardenal Cisneros. Mientras duraba el parto, el cadáver de Felipe era custodiado por soldados armados en el templo parroquial del pueblo. Dicen que los celos de Juana eran tan exagerados que a nadie permitía el acercamiento al féretro y menos si eran mujeres. "Le queman los mismos celos que la atormentaban cuando su marido aún vivía", dice el cronista.

Pasada la cuarentena reemprende viaje de meses por Castilla. En abril ocurrió otro singular suceso. Ocurrió que llegando a las cercanías del convento de Santa María de Escobar para hacer noche, al enterarse que era de monjas, mandó abrir el féretro y sacar el cadáver del marido temiendo ser robado por las del convento. "A campo descubierto, a cielo raso, mandó sacasen el cadáver durante la noche, a la débil luz de las hachas que apenas ardían por la violencia del viento". Este pasaje fue el que inspiró al pintor Pradilla para su obra Doña Juana la Loca realizado en 1877 y conservado en el Museo del Prado.

Uno de los gastos más cuantiosos del viaje fue el que se invirtió en cera para las velas, dado que el viaje era nocturno. Tal cantidad de humo desprendía la comitiva que hizo escribir al cronista de Anglería "el humo de los cirios nos ha dado color de etíopes"; y de hecho en una ocasión hasta se prendió fuego en la iglesia de Hornillos de Cerrato (Palencia). Penoso viaje durante el cual, según dicen, Juana siempre enlutada dormía en el suelo y apenas se cambiaba de ropa. Años duró el traslado del cadáver a Granada, pues se quedó en Tordesillas hasta que en 1525 su hijo Carlos V decide su enterramiento en la Capilla Real para albergar además los restos de los Reyes Católicos.

Curiosa y muy conocida historia de ayer que pretende acercar al lector a ese templo del arte granadino, la Capilla Real, cuya Lonja que sirve de entrada cumple este año 2018 precisamente su 500 aniversario. Habrá que girar visita y mejor si fuera gratuita.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios