Tribunales

El acusado de intentar matar a su tío "por maricón" dice que sufrió "un brote" y que no recuerda nada

  • La Fiscalía ha solicitado nueve años de internamiento psiquiátrico para él

  • El juicio, que se ha celebrado este viernes, ha quedado visto para sentencia

Fachada principal de la Audiencia Provincial de Granada Fachada principal de la Audiencia Provincial de Granada

Fachada principal de la Audiencia Provincial de Granada / G. H.

El joven de 21 años acusado de apalear hasta dejar en coma en Vélez de Benaudalla a su tío, del que dijo que lo tenía que "matar por maricón", ha señalado en la Audiencia Provincial que le dio "un brote" psicótico y que no recuerda nada de lo que ocurrió la noche de los hechos, agregando que quiere "mucho" a su familiar y que no había tenido ningún problema con él.

El juicio, que se ha celebrado este viernes en la Sección Segunda de la Audiencia, ha quedado visto para sentencia, después de que la Fiscalía haya solicitado nueve años de internamiento psiquiátrico por la presunta comisión de un delito de homicidio en grado de tentativa, del que pide que sea absuelto por la circunstancia "eximente completa" de "anomalía o alteración psíquica".

Inicialmente, el Ministerio Público solicitaba 23 años de prisión por la presunta comisión de un delito de tentativa de asesinato con la agravante de "obrar por motivos de discriminación referente a la identidad u orientación sexual de la víctima", que ha retirado en la calificación definitiva. La defensa, por su parte, interesa tres años de internamiento por supuesto delito de lesiones consumadas o, subsidiariamente, cinco por tentativa de homicidio.

Los hechos que se han juzgado ocurrieron sobre las 23:15 horas del 2 de abril del año pasado en el interior de un domicilio familiar, donde el procesado inició una "fuerte discusión" con su tío paterno, que en ese momento tenía 37 años, y que, cuando huyó a la calle, fue perseguido por el procesado, quien, le propinó diversos golpes en la cabeza hasta que "quedó tumbado en el suelo sobre un gran charco de sangre en mitad de la vía pública, gravemente herido".

El acusado, que desde entonces ha estado internado con tratamiento psiquiátrico, ha indicado que había consumido drogas como cocaína, y que habitualmente fumaba porros, esnifaba otras drogas como speed, y bebía alcohol, que adquiría con el dinero que conseguía "trabajando" en el campo.

Su tío lo había cuidado a él y a sus hermanos y los "trataba bien", aunque esa noche oyó "voces", si bien no ha precisado los hechos al mantener que no recordaba nada. Se ha declarado arrepentido de lo que ocurrió, y ha indicado que está "preocupado" por la evolución de su tío, y que llama todas las semanas para preguntar por él.

Un agente de la Guardia Civil, que ha declarado como testigo, ha indicado que el acusado se mostró "tranquilo" tras los hechos, pero "muy agresivo" posteriormente, cuando forcejeó con los efectivos que subieron a detenerlo en la habitación del domicilio familiar donde se refugió, a quienes también insultó.

Una familiar, por su parte, ha indicado que el agredido hacía "de padre, de madre" en la familia, y que, en ningún momento, el procesado tuvo "aversión" a su tío por su orientación sexual, que siempre respetó. Aquella noche, "no decía nada coherente", pues "maricón" es "una palabra que jamás" le había escuchado para dirigirse a él.

"Eso te pasa por maricón", repitió el investigado en varias ocasiones a la llegada de los vecinos y de los agentes de la Guardia Civil personados, según el relato de los hechos del Ministerio Público, que, tras escuchar su testimonio y el de los testigos, ha retirado la agravante de homofobia al haber utilizado ese adjetivo en tono insultante también contra efectivos policiales esa misma noche.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios