Granada

La burocracia ocupa un tercio de la jornada laboral de los médicos

  • Entre el 30 y el 50% del tiempo de trabajo lo pasan con trámites y no con la asistencia directa a los pacientes · Se quejan de haberse vuelto administrativos

Toda actividad profesional requiere de un papeleo. Pero últimamente, la Medicina implica una cantidad de trámites burocráticos que está convirtiendo a los profesionales casi en administrativos, teniendo que dedicar gran parte del tiempo de su jornada laboral a rellenar papeles, informes y cumplimentar documentos y estadísticas informáticas. Pero no sólo por un mayor requerimiento de burocracia oficial instigada desde la Administración sino porque muchos pacientes acuden sólo a por certificados o partes médicos que justifiquen una baja, ausencia laboral o situación vital.

Tanto es así que, según las estadísticas, un tercio de la jornada laboral de los médicos la pasan ocupados con la burocracia administrativa. "Entre el 30 y el 50% del tiempo estamos delante del ordenador, restando tiempo para la consulta propia de ver al paciente. Así, el componente burocrático se ha hiperdimensionado y es una causa de masificación", explicó el vocal de Atención Primaria del Sindicato Médico de Granada, Lisardo Baena.

Porque hay unos trámites imprescindibles, como rellenar una historia clínica, recetar, hacer partes de baja o informes al especialistas, pero también otros totalmente prescindibles. "¿Por qué tenemos que repetir diez veces el nombre y los datos del paciente en volantes? ¿Por qué tiene que hacerlo el médico y no se deriva? También hay informes que no tienen por qué hacerse delante del paciente y se podrían hacer fuera de la consulta y entregarse después", reflexiona Baena.

Porque también tienen que luchar contra los programas informáticos. "El problema es que no está ajustado a las necesidades del médico y se tarda más tiempo. Habría que adaptar el programa a pasar consulta y no al revés". Además, si hubiera más personal se podrían repartir ciertos trámites.

"Hubo quien dijo que la informatización es sinónimo de la desburocratización. Y es falso, porque las exigencias son mayores y las incompatibilidades de sistemas dan más trabajo", dijo. Así, por ejemplo, el programa Diraya de Atención Primaria no es compatible para muchos trámites y pruebas que se realizan en los hospitales, con lo que hay que pasar a mano muchos datos.

Además, apuesta por cambiar sistemas y protocolos para que no todo tenga pasar por el médico. Por ejemplo, los trámites de la Ley de Dependencia los hacen el personal de Enfermería.

Pero, a todo esto, hay que sumar las consultas de los usuarios. "La sociedad necesita ya un permiso médico para cualquier cosa y muchas consultas son meramente burocráticas, para conseguir justificantes", dice Baena.

Y hay casos para todos los gustos: desde los padres que acuden para conseguir un informe para el colegio diciendo que el niño está malo y ha faltado -"cuando antes bastaba el justificante del padre firmado para los profesores, que no tienen por qué dudar de la firma de los padres"- hasta la gente que va a firmar contratos y necesita un P10 sobre su estado de salud o las personas que acuden a viajes del Imserso y "piden un papel firmado por su médico sobre un modelo ya existente en el que se asegure que esa persona puede viajar".

Pero hay más casos, como los jóvenes que acuden con dolor de cabeza o garganta para faltar a un examen a los padres que piden un informe para el colegio sobre las vacunas del niño. "El médico es la excusa para todo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios