Granada

La búsqueda de Lorca encalla en una 'riña científica' sobre georradares

  • Miguel Caballero pide pruebas de que no se han hecho prospecciones recientes en Alfacar y Luis Avial asegura que sus datos son de 2009

Primera búsqueda oficial de Lorca en 2009, cuando se pasó georradar. Primera búsqueda oficial de Lorca en 2009, cuando se pasó georradar.

Primera búsqueda oficial de Lorca en 2009, cuando se pasó georradar. / ARCHIVO

Comentarios 2

La búsqueda de la fosa de Lorca ha vuelto a colocarse en el centro de la diana de la polémica. En este ocasión la controversia no tiene un tinte político sino que la disputa se debe a las discrepancias entre diferentes investigadores. Se trata de la 'riña científica' que está enfrentando a Miguel Caballero contra el periodista Víctor Fernández y el experto en georradar Luis Avial, las dos personas que han devuelto la búsqueda lorquiana a la actualidad a través de sus indagaciones conjuntas sobre la posibilidad de que los restos de Lorca descansen en un saco en la fuente del parque que lleva el nombre del poeta en Alfacar. Mientras tanto, la Delegación de Cultura de la Junta en Granada está valorando si se han producido sondeos recientes sin autorización en el entorno de Alfacar tras recibir una petición del investigador Caballero al respecto.

El motivo de la discordia es el relato que aportó el periodista Víctor Fernández en su artículo de La Razón en el que desgranaba las coincidencias de la señal del georradar al pasarlo por la fuente de Alfacar donde podría estar enterrado Lorca y una prospección particular que el experto Luis Avial hizo a partir de una reconstrucción en una finca de Toledo. Avial asegura que hace referencia a las indagaciones que realizó en 2009 y no recientemente como insinuó Caballero en su escrito presentado ante la Junta. No obstante, Caballero ha vuelto a remitir otro escrito a Cultura para que, "en aras del esclarecimiento de los hechos", precise el modelo y la marca del georradar utilizado en 2009 para "poder comprobar si los radagramas publicados enLa Razón se corresponden con los de ese mismo aparato de 2009 o pudieran ser radagramas recientes emitidos por otro aparato".

Asimismo, Caballero solicita a Avial que "aporte en soporte informático los radagramas que según sus manifestaciones tenía en su ordenador desde 2009 al objeto de poder realizar un rastreo informático del archivo para comprobar la fecha en que se realizó. Por último, el investigador lorquiano también insta a Avial a que enseñe los dos radagramas publicados para comprobar sin han sido realizados por el mismo aparato y en las mismas fechas ya que "aparentemente son bastante similares, significando que en la información periodística se dice que uno se ha realizado en la fuente de Alfacar y el otro en una reconstrucción de Toledo sin que se aporte fecha de realización".

Por su parte, Avial remitió un escrito ayer a Miguel Caballero en el que pide "respeto" por su trabajo como director técnico de una empresa geofísica aclara que hizo una mínima prospección en 2009 en la zona de la fuente del parque de Alfacar a petición de Víctor Fernández en la que encontró "algo de material exógeno pero no la señal adecuada de una fosa con material osteológico" por lo que desdeñó esa prueba sin interés. Sin embargo, Avial que al revisar esos radagramas de 2009 se percató de que algunos, realizados cerca de la fuente, podían asociarse a la posibilidad de que deba estuvieran enterrados huesos. El experto en georradar indica que la nueva señal que publicó fue realizada en 2018 en un terreno de Toledo resultando una señal idéntica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios