Granada

La capital activó cuatro veces el protocolo para ayudar a 73 marroquíes llegados en patera

  • Todos, salvo dos, han sido ya reagrupados con sus familias

  • Casi medio centenar de ONG colaboran en este instrumento pionero

Un grupo de inmigrantes en la estación de autobuses de Granada. Un grupo de inmigrantes en la estación de autobuses de Granada.

Un grupo de inmigrantes en la estación de autobuses de Granada. / á. c,

Comentarios 1

Cuando las personas que llegan en patera a la Costa granadina ponen un pie en el suelo sólo pueden pensar en una cosa: llamar a sus seres queridos. En ocasiones pasan días o semanas hasta que pueden comunicarles que han sobrevivido al periplo de la inmigración, un camino visto como opcional en Occidente que sin embargo, pie de decenas de países en conflicto o con hambruna, parece la única vía de salida. Así, no es de extrañar que, además de necesitar mantas o ropa limpia para desvestirse de la humedad del mar pidan un teléfono para llamar a sus padres, primos o vecinos. Una escena que conoce a la perfección tanto la concejal de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Granada, Jemi Sánchez como el resto de personas que, coordinadas por un protocolo común atienden de forma "digna, profesional y humanitaria al contingente de migrantes llegados desde Motril". Así lo explicó ayer Sánchez que cifró en 128 personas el número de atendidos por este protocolo pionero nacido durante el Corpus.

Fue en ese momento cuando la Subdelegación del Gobierno, sin previo aviso, liberó a 54 migrantes en la estación de autobuses, en plena festividad. En aquel momento el Ayuntamiento en colaboración con colectivos y organizaciones humanitarias realizó una intervención para dar una primera acogida a estas personas que, en un corto espacio de tiempo, se marcharon junto a sus familiares que ya viven en España. Ante esta situación se decidió crear un protocolo específico que tiene como objetivo dejar la improvisación a la hora de atender a estas personas que se juegan la vida para llegar a España.

Por el momento la capital sólo trabaja con personas de Marruecos que no tienen atención

En total, este dispositivo se ha activado en cuatro ocasiones: el día lunes 17 de septiembre, martes 21, viernes 29 y sábado 6. En total en ese periodo se ayudó de forma individual a 73 personas a las que se suman otras 54 atendidas durante la citada feria del Corpus lo que supone un total de 128. Para ello, el Ayuntamiento ha invertido en torno a 2.000 euros mayoritariamente para pagar billetes de bus de cara a la reagrupación familiar. Entre los destinos de estas personas, que en todos los casos eran marroquíes debido a la falta de convenio que provoca su desatención una vez llegan a España destacan ciudades como Murcia, Barcelona, Bilbao, Bélgica, o localidades más cercanas como Armilla.

Respecto a las críticas de algunos sindicatos de Policía Local por la actuación llevada a cabo por las fuerzas de seguridad, Sánchez criticó que esta postura "xenófoba en una ciudad que acoge e integra y no lo contrario" y pidió que se deje de generar "alarma y se abandone el discurso del miedo y el odio".

Junto a ella se encontraba la portavoz de las ONG, Inés Barrio y otros integrantes de estos colectivos. Ambas manifestaron la necesidad de mejorar los recursos en la Costa para una recepción digna en el Puerto de Motril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios