Granada

La capital se sube al pódium de las ciudades con las tasas de basura más elevadas

  • Granada es el tercer municipio de España con el precio más caro y el primero de Andalucía según la OCU

  • El coste asciende a 142 euros

La tasa de basura de Granada, sólo por detrás de San Sebastián y Gerona. La tasa de basura de Granada, sólo por detrás de San Sebastián y Gerona.

La tasa de basura de Granada, sólo por detrás de San Sebastián y Gerona. / g. h.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) distingue diferencias de hasta el 600% en el coste de las tasas de basura de los diferentes ayuntamientos de España. En esta línea, Granada se sitúa entre las tres ciudades que más cobra por la tasa de basura con 142 euros, solo por detrás de San Sebastián con 176 euros al año -aunque al estar vinculada al consumo de agua, su importe se reducirá a medida que el consumo es menor- y seguido por Gerona (164 euros). Por el contrario, la tasa más baja se paga en León (36 euros) Alicante (28 euros) y Soria (28 euros). Además, en las ciudades de Madrid, Barcelona, Valladolid, Málaga, Las Palmas y Badajoz no se paga una tasa diferenciada por la recogida de residuos en las viviendas.

Así se desprende de un análisis comparativo del coste de la tasa de basuras en 54 ciudades realizada por la OCU, que ha señalado como principal conclusión la gran diferencia entre lo que se paga en unas ciudades y otras por recogida y tratamiento de los residuos domésticos. La OCU critica además la falta de transparencia que dificulta la comparación y no permite conocer a los ciudadanos a qué se destina el dinero pagado por la recogida de la basura.

La organización critica además la escasez general de datos que dificultan la comparativa

Para la realización de este estudio, la OCU ha llevado a cabo un análisis de las tasas de basuras en todas las capitales de provincia. El análisis ha incluido también las principales bonificaciones que se puede obtener en ellas.

Estas diferencias de precios tienen que ver con las diferentes formas de cálculo de la tasa. En veinte ciudades la tasa es idéntica para todos los domicilios del municipio, sin importar el tamaño de la vivienda o cualquier otra consideración. En otras quince es la calle en la que está la vivienda la que marca la tarifa. El valor catastral de la propiedad, en cambio, es el criterio al que se asocia la tasa en Toledo, Burgos, Castellón y, parcialmente, Pamplona, mientras que en Gijón y Vitoria se basan en las dimensiones de la vivienda. Por último, en Zaragoza, San Sebastián, Cáceres y Sevilla la tasa está vinculada al consumo de agua.

La OCU señala además que tan dispares como los precios son las bonificaciones. El 70% de las ciudades cuenta con algún tipo de bonificación, casi siempre vinculadas a bajos ingresos, aunque las familias numerosas, pensionistas o hogares con algún discapacitado es habitual que tengan un tratamiento especial. Así, la organización asegura que una mayor publicidad de estas bonificaciones es fundamental para que cumplan su función social. Sin embargo, son una excepción las ciudades que introducen bonificaciones medioambientales.

Tras las importantes subidas que tuvieron lugar de 2011 a 2014, el precio medio del impuesto (83,7 euros) lleva varios años estabilizado. Asimismo, la OCU denuncia la enorme variación, de hasta el 600%, en las tarifas que cada ciudad aplica y que difícilmente se explican por las diferencias en la gestión llevada a cabo por cada ayuntamiento. Por ello, la organización considera importante la información y transparencia sobre el sistema de facturación empleado y, sobretodo, acerca de las bonificaciones de las que los vecinos pueden beneficiarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios