Granada

La capital plantea recortes en Gegsa y rescatar el portal de transparencia

  • El lunes todos los grupos tendrán que presentar sus propuestas para el plan de saneamiento

El plan de saneamiento pretende absorber en diez años todas las deudas que tiene el Ayuntamiento de Granada.

El plan de saneamiento pretende absorber en diez años todas las deudas que tiene el Ayuntamiento de Granada. / maría de la cruz

La propuesta técnica que presentó el pasado martes el equipo de gobierno para convertirse en el plan de saneamiento 2018-2027 tiene todavía algunos flecos que cortar. El más largo y el más incómodo de todos es la subida reiterada desde 2018 hasta 2020 del IBI en un 4%. De momento todos los grupos de la oposición se han mostrado contrarios a esta medida, que vuelve a castigar el bolsillo de los ciudadanos, pero será a partir del lunes cuando tendrán la ocasión de intentar frenar esta medida planteando otras propuestas alternativas que permitan esquivar esta medida fácil.

El portavoz del equipo de gobierno y concejal de Economía, Baldomero Oliver, explicó ayer que le ha pedido a los técnicos municipales que estén presentes en la reunión del lunes para depurar y cribar las propuestas viables de las inviables. Además de escuchar las propuestas la idea es cerrar el mismo lunes un calendario que permita a los corporativos irse de vacaciones en agosto con el plan de saneamiento aprobado.

Como el documento presentado es una propuesta técnica, el equipo de gobierno socialista lo ha acompañado ya de nueve propuestas que permiten seguir ahorrando para conseguir absorber los 62 millones que necesita el Ayuntamiento para sanear su economía.

Entre las medidas planteadas por los socialistas se encuentra la supresión del contrato con la empresa encargada de mantener el portal de la transparencia que le cuesta a la ciudad cada año 85.910 euros. Considera el equipo de gobierno que esta labor la pueden realizar los servicios municipales "por lo que la externalización del mismo carece de motivación".

Otra de las medidas que se propone es la revisión de los contratos del personal directivo de la empresa municipal Gegsa de forma que, "como consecuencia de lo que resulte procedente jurídica y organizativamente, se produzca su anulación o adecuación a la organización que resulte necesaria de forma objetiva". Además de los recortes propios en el personal directivo también se plantea reducir la aportación a Gegsa, de manera que se pasaría de 1.100.000 euros anuales a 900.000 para los próximos ejercicios.

Las otras siete medidas que el equipo de gobierno plantea no van tan encaminadas a los recortes como a incorporar nuevos ahorros. Por ejemplo, se insta a incluir en el plan los 161.253 euros que la ciudad se ha ahorrado al adjudicar el servicio de renting para el parque móvil municipal por 566.633 euros en lugar de 727.887. Con este dinero se plantea mantener la aportación extraordinaria a la Orquesta Ciudad de Granada.

También se insta a actualizar la aportación municipal al transporte público que ha pasado de 14.892.064 euros en 2017 a 13.181.846 euros.

El plan de saneamiento incorpora una previsión de gasto por el déficit de explotación del Metro a partir de 2018 de dos millones de euros, aunque el equipo de gobierno entiende que esta cuantía deberá ser asumida por todas las administraciones que forman parte del Consorcio; lo que significa que de dicha cantidad al Ayuntamiento le correspondería pagar un 15%.

En cuanto al capítulo de personal se propone que las plazas que se amorticen (excepto policía y bomberos) no se cubran de forma interina y que se abone la paga extra de 2012 a los funcionarios. Finalmente, sobre el IBI, se sugiere "blindar" la posibilidad de que el Gobierno de España pueda volver a plantear una subida del impuesto superior al 4%, de manera que si esto se produjera, el partido que esté gobernando tendrá que compensar el exceso sobre el 4% de incremento en la cuota, lo que haría que el recibo quedara igual para los ciudadanos.

De momento el resto de grupos políticos no han presentado por escrito ninguna propuesta. Oliver reconoció ayer que lo único que ha llegado a sus oídos ha sido alguna propuesta de los grupos en rueda de prensa. "Más allá de la crítica ha llegado el momento de sentarse a trabajar y la única forma de trabajar es hacer ahora lo mismo que me han estado exigiendo a mí y con razón, que haya medidas cuantificadas, razonadas, y fuera de toda demagogia", apuntó el responsable de economía.

En este sentido, Oliver opinó que el compromiso con Granada "requiere que apartemos todos ese componente demagógico a la hora de intentar poner freno a la caída libre de la economía granadina".

Aunque el talante con el que acudieron ayer a la reunión los grupos fue "bueno", en palabras de Oliver, el portavoz del equipo de gobierno no cree que el plan de saneamiento pueda ir al pleno de este mes de junio.

"Si queremos ser exhaustivos, prudentes y serios, junio es excesivamente pronto como fecha tope, aunque para mí sería lo ideal", expuso Oliver, quien cree que bajo ningún concepto los corporativos pueden irse de vacaciones sin que el plan esté aprobado. "No podemos eternizar el debate económico para hacer de ese debate un arma arrojadiza y semi-electoralista. A partir de ahora hay que trabajar por Granada y cuando tengamos garantizada la supervivencia de la economía ya llegara el momento de hacer política, pero ahora lo primero es lo primero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios