Granada

Un cargo de des-confianza para Sebastián Pérez

  • El político del PP tiene que presidir la toma de posesión como secretario municipal del mismo funcionario que hace años lo llevó a los tribunales y propició un borrón en su carrera, la "desviación de poder"

Sebastián Pérez, como alcalde en funciones en la toma de posesión del secretario. Sebastián Pérez, como alcalde en funciones en la toma de posesión del secretario.

Sebastián Pérez, como alcalde en funciones en la toma de posesión del secretario.

Sebastián Pérez (PP) ha tragado mucha quina en los últimos meses. Tuvo que meter la papeleta con el nombre de Luis Salvador en la jarra de los caballeros de la Plaza del Carmen, comparecer a su lado para glosar los logros del alcalde a los cien días de gobierno y soportar que su propio partido trate de apartarlo del Ayuntamiento. Pero un acto en apariencia intrascendente, como el de tener que presidir hace unos días la toma de posesión de Ildefonso Cobo como secretario general del Ayuntamiento ha debido de ser el aderezo de una pócima venenosa. ¿Por qué? 

"Gracias por tu compromiso y la encomiable labor que realizas en beneficio de esta administración municipal y de todos los granadinos". Esta declaración sobre el funcionario municipal que publica Pérez en sus redes sociales, junto a una fotografía de ambos en pleno apretón de manos, esconde una larga batalla judicial que en 2013 acabó con una sentencia en la que el juez concluyó que el político del PP había incurrido en "desviación de poder", una afirmación judicial que sus opositores políticos no han dejado de echarle en cara desde hace años. Un borrón negro en su carrera política. 

Sus caminos no han dejado de cruzarse durante décadas. Este funcionario con habilitación nacional (el tipo de empleados que ocupan los puestos de interventor, secretario o tesorero en una administración local) entró al Ayuntamiento de Granada por primera vez con el gobierno tripartito del socialista José Moratalla, aunque sin tener asegurada la plaza. La llegada del PP al gobierno local en 2003, con Sebastián Pérez en sus filas, supuso la salida de Cobo Navarrete, que se refugió en la Diputación Provincial, aún de signo socialista. 

En esta institución, el funcionario estaba a punto de consolidar su puesto mediante el correspondiente concurso cuando Sebastián Pérez llegó a la presidencia de la Diputación, en 2011, y trató de dejar el procedimiento en suspenso para elegir a otro secretario general por libre designación

Cobo recurrió en los tribunales esas resoluciones administrativas del nuevo gobierno, incluida una firmada por el propio Pérez como presidente provincial. Y en enero de 2013 llegó el primer varapalo para el político, cuando un juez de lo Contencioso Administrativo anuló esas decisiones y dio la razón al funcionario, que de ese modo consiguió afianzarse en la Diputación como secretario general.

Se trata de un cargo de extrema importancia, porque al igual que el interventor o el tesorero de una administración local, su labor consiste (a grandes rasgos) en fiscalizar y controlar el cumplimiento de la legalidad. No son pocos los casos en que las discrepancias entre un gobierno y sus altos funcionarios ha llevado a pleitos y condenas judiciales de calado en esta provincia. De ahí que los políticos prefieran trabajar con personal que al menos no sea de su 'desconfianza'

En 2015 el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía ratificó la sentencia a favor del entonces secretario de la Diputación y volvió a confirmar la actuación irregular del presidente provincial cuando trató de anular el proceso selectivo para nombrar un secretario sin concurso (algo permitido por la ley para cubrir las plazas de forma temporal, por "necesidad urgente e inaplazable"). 

Ildefonso Cobo Navarrete es un funcionario reconocido dentro de su profesión y es presidente del Colegio Oficial de Secretarios, Interventores y Tesoreros de Administración Local (COSITAL) en Granada

El Ayuntamiento de Granada dio un nuevo giro político en 2016 y, tras la dimisión de José Torres Hurtado y el escándalo de posible corrupción municipal, volvió un gobierno socialista a la Plaza del Carmen. Además, la funcionaria que había ocupado el puesto de secretaria general durante la larga etapa del PP fue detenida el 13 de abril y era investigada como posible implicada en la misma supuesta "trama" del caso Nazarí

En este contexto, Ildefonso Cobo, que acababa de cerrar con éxito su pleito en Diputación, volvió al Consistorio de la capital con Paco Cuenca como alcalde mediante una provisión temporal de la plaza en la Secretaría General. Transcurridos varios años en esa situación provisional, el puesto sale a concurso poco antes de las elecciones y el proceso tiene que culminar de nuevo con un gobierno entrante de distinto signo político. Otra vez llega Sebastián Pérez al poder con este funcionario a punto de consolidar su puesto. Antes fue en la Diputación y ahora en el Ayuntamiento. 

Pero en esta ocasión, a pesar de las dudas expresadas por algunos grupos de la oposición (que preveían nuevos reparos del teniente de alcalde al nombramiento definitivo del secretario), el concurso ha discurrido con aparente normalidad hasta su adjudicación final el pasado 20 de septiembre. Y el acto de toma de posesión se celebró el 3 de octubre. Debía presidirlo el alcalde, pero Luis Salvador estaba de viaje en Nueva York, así que Sebastián Pérez se puso el uniforme de regidor y en el noble despacho de la Mariana hizo los honores al nuevo secretario general del Ayuntamiento de Granada, en presencia de todos los portavoces municipales. 

No quiso que el asunto se quedara en la anécdota de un acto íntimo y esa misma tarde ya había colgado en su perfil de Facebook las fotos de tan cariñoso apretón de manos y en distendida conversación. ¿Se habrán dicho "borrón y cuenta nueva"?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios