Municipal

La ciudad podrá contar con 9 millones más al año para pagar a proveedores

  • El Ministerio abre la puerta a refinanciar la deuda financiera para destinar más dinero al pago comercial

El concejal Baldomero Oliver, esta mañana El concejal Baldomero Oliver, esta mañana

El concejal Baldomero Oliver, esta mañana

El Ayuntamiento de Granada podrá contar con 9 millones de euros más al año para destinar al pago de la deuda a proveedores. Esto será gracias al 'salvavidas' económico que ha autorizado el Gobierno, que el pasado 14 de marzo aprobó un acuerdo de apoyo a las entidades locales para reformular la deuda financiera.

Un acuerdo que recoge la petición que el Ayuntamiento de Granada había realizado expresamente en octubre de 2018 a la Secretaría de Estado de Hacienda para reestructurar la deuda financiera que se paga cada año de forma que la amortización fuera menor y se dedicara esa parte al pago a proveedores, a los que se les adeuda 97 millones de euros. Según el concejal de Economía, Baldomero Oliver, esa es la solución para "desahogar" el esfuerzo de pago del Ayuntamiento.

"La quinta medida de ese plan recoge exactamente la petición que nosotros planteamos", ha incidido Oliver, que detalla que el Ministerio da la posibilidad de prorrogar 10 años más el pago de la deuda financiera para destinarlo al pago de la deuda comercial. "Esta es la medida para paliar el efecto secundario del plan de pago a proveedores del PP", ha afirmado el concejal.

De aplicarse en Granada esta medida, de los 25 millones que se pagan en amortización al año, "al menos 9 millones se podrían destinar al pago de deuda comercial". Con esta cantidad extra, se podría reducir el periodo medio de pago, que en la actualidad está en 196 días, "un dato malo". Este aporte para pagar deuda comercial permitiría reducir este PMP a 30 días en una década, aunque, según Oliver, "los efectos se tendrían que notar ya en el primer año".

Para beneficiarse de la medida, el Ayuntamiento tiene que aprobar un Plan de Tesorería, modificar el Plan de Ajuste y sacar adelante un acuerdo plenario en el que se comprometa a cumplir el plan de ajuste. De contar con todos los requisitos, se podría establecer un calendario de aplicación a partir de julio.

Según Oliver, ya están trabajando en el Plan de Tesorería y una posible modificación del Plan de Ajuste, pero el resto será ya trabajo de la próxima corporación que salga de las elecciones municipales del 26 de mayo. "La primera decisión de la próxima corporación tendrá que ser acogerse a esta medida", ha asegurado Oliver, que pone al equipo del actual alcalde, Francisco Cuenca, como "el único" que puede garantizar que Granada se acoja a esta medida y "pueda seguir por la senda de la recuperación económica.

El concejal ha incidido también en que el esfuerzo del actual equipo de Gobierno ha permitido reducir la deuda general del Ayuntamiento de Granada en 33 millones de euros. Unos datos que se llevarán al pleno de mañana dentro del informe de Intervención sobre cumplimiento del Plan de Saneamiento Financiero y de reducción de la deuda en la anualidad 2018. 

Según los datos aportados por Oliver, se ha conseguido un ahorro neto en 2018 y bajar la deuda financiera a un 75%. "Cuando llegamos en 2016 estaba en el 104%", matiza. 

La deuda general del Ayuntamiento de Granada en diciembre de 2015 (sumando deuda comercial y financiera) era de 332 millones de euros. En diciembre de 2018 estaba en 298 millones. "En 3 años hemos reducido la deuda más de 33 millones de euros, además de pagar sentencias heredadas de la gestión del PP, de hacer frente a la subida del salario por más de 2 millones de euros y asumir las jubilaciones anticipadas en la Policía Local. A pesar de todo, la deuda ha bajado en más de 33 millones", explica Oliver.

El concejal reconoce que "todo el esfuerzo" se ha centrado en la deuda financiera (la que se tiene con los bancos) "porque obliga la ley y el Plan de Pago de Proveedores", por lo que reconoce que son las empresas que prestan servicio al Ayuntamiento las que sufren la situación.

Por esto, la nueva medida a la que podrá acogerse el Ayuntamiento de Granada será una soplo de oxígeno para reducir la deuda comercial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios