GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Granada

La ciudad pone en pie los cimientos para construir la Granada de 2020

  • El nuevo Plan Estratégico fija los principales retos para los próximos cinco años y se propone convertir a la capital en un espacio participativo que pivote en torno a sus vecinos

Granada 2015. Una ciudad de 8.970 hectáreas en la que habitan 237.540 personas y que pierde cada año unos 600 habitantes. Una ciudad con una debilidad manifiesta ante la fuerte dependencia del sector servicios, la segunda con menor peso industrial de toda Andalucía y con una tasa de paro cercana al 30%. Granada, una ciudad en la que el 30% de la población o no tiene estudios o solo ha superado el primer grado.

Granada, una ciudad con un 26,3% de población con estudios universitarios. La tercera ciudad más fotografiada del mundo... Y así hasta 600 folios de análisis donde el Consejo Social de Granada desnuda a la ciudad para intentar volver a vestirla, no con harapos, sino con la decencia que merece una tierra histórica que rezuma abundancia. Con este propósito, el Consejo Social ha terminado su plan estratégico 2020 que lleva por lema 'Haciendo humano lo urbano' y con el que pretende poner los cimientos del futuro desarrollo de la ciudad durante los próximos cinco años.

El trabajo, liderado por Francisco Martín-Recuerda, retoma la labor que se había hecho bajo la batuta de Antonio Campos allá por el año 2007 y que la crisis postró a expensas de que llegaran tiempos mejores. Ahora el documento vuelve a marcar los principales retos de futuro y vuelve a instar al entendimiento político para poder abordar proyectos vitales para la ciudad "desde la unión y la concordia", expresa confiado Martín-Recuerda.

El contenido del Plan Estratégico se resume en 83 acciones que se engloban en 6 líneas estratégicas. Para resolver cuáles son las preocupaciones de los granadinos el Consejo Social ha mantenido reuniones con todos sus integrantes: UGR, Confederación de Empresarios, colegios profesionales, entidades financieras, sindicatos, asociaciones de vecinos, de consumidores... y con la unidad de planificación estratégica, compuesta por representantes de las principales áreas del Ayuntamiento.

El resultado: 6 grandes líneas estratégicas (Gobernanza, Ciudad Sostenible, Competitividad y Desarrollo Económico, Granada Ciudad Cultural, Innovación social y Granada Smart City) que, de llevarse a cabo, transformarían la ciudad en apenas un lustro. Para ello, el sesudo informe tendrá que superar dos importantes escollos: de un lado el inmovilismo y el enredo que acompañan a Granada en toda decisión que suponga un cambio y, de otro, la penuria económica que se asocia a las cuentas municipales desde el inicio de la crisis. Por tener una idea, el escenario más realista dice que poner en marcha todas las medidas necesarias que el plan contempla tiene un coste de 28 millones de euros en cinco años. En un escenario optimista el gasto ascendería a 137 millones y en un gasto intermedio se quedaría en 64.

Pero vayamos a lo concreto, al contenido del plan que ha querido plasmar el escenario deseable con el que todos los granadinos sueñan. Para empezar, los ciudadanos reclaman transparencia en su administración más cercana. Y es que pese a ser un mandato constitucional el término había estado bastante olvidado hasta ahora. En este primer eje, el de la Gobernanza, se propone crear una inspección de servicios en el Ayuntamiento que se encargue de cuestiones de organización racional, elaborar una ordenanza de transparencia, crear un portal de gobierno abierto, crear un departamento específico en el Ayuntamiento para tratar los temas universitarios en la ciudad y un portal del universitario donde se recojan las necesidades de los estudiantes.

Actualmente la participación ciudadana constituye una de las debilidades de la ciudad. Dice el plan estratégico que solo el 5% de los granadinos está asociado a algún movimiento vecinal y que no hay renovación porque los jóvenes no están incorporados a la vida de los barrios. "La excesiva politización de éstas asociaciones las han identificado como espacios de reivindicación política", reconoce el plan, por lo que se propone crear un foro de opinión virtual sobre las temáticas de la ciudad, una agenda virtual de eventos y un barómetro que permita a los vecinos valorar los servicios municipales. Esto solo para empezar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios