Movilidad

Un comerciante de Granada denuncia multas de tráfico por trabajar durante el estado de alarma

  • Afirma que contaba con el permiso de la Federación de Comercio al Ayuntamiento

Imagen de la multa impuesta el pasado 2 de abril, fecha en la que se congeló toda actividad no esencial Imagen de la multa impuesta el pasado 2 de abril, fecha en la que se congeló toda actividad no esencial

Imagen de la multa impuesta el pasado 2 de abril, fecha en la que se congeló toda actividad no esencial / G. H.

Un comerciante, Paco Titos de la Carnicería Andaluces del barrio de Los Pajaritos, ha denunciado públicamente que la Policía Local de Granada le impuso multas de tráfico por circular en carriles restringidos durante el estado de alarma cuando realizaba una labor de reparto de su trabajo para la que tenía permiso. De momento se le han notificado dos sanciones correspondientes a los días 2 y 14 de abril por valor de 160 euros en total, y teme que a partir de ahora le lleguen más multas de este tipo.

Este empresario se escuda en la comunicación del 14 de marzo efectuada por la Federación Provincial de Comercio de Granada en relación al acceso proveedores a Granada fuera del horario carga y descarga, debido a la necesidad que de "algunos supermercados y comercios de alimentación" de la ciudad para que sus proveedores les surtan más de una vez al día.

La misma Federación indicó que el abastecimiento de alimentación "debe estar garantizado en estos momentos, hemos acordado con el Ayuntamiento de Granada que los comerciantes que así lo requieran nos avisen de esta necesidad", debiendo además comunicar el lugar de acceso y matrícula del vehículo "para comunicárselo al control de accesos del Ayuntamiento de Granada". Estas comunicaciones servían para que estos comerciantes no fueran sancionados.

Aparte de esta comunicación, el regente de la Carnicería Andaluces trató de cerciorarse de que la medida excepcional estaba en vigor con llamadas al área de Movilidad del Consistorio y a la Policía Local, que "me dijo que sin problemas podía dar servicio".

"En esas fechas empecé a hacer servicio a domicilio en menos de 24 horas ya que mi sector es de alimentación y era en ese momento primera necesidad, aún y cuando las grades superficies y cadenas alimentos a nivel nacional anularon el servicio a domicilio o lo daban con 15 días de retraso", explica en una comunicación con este diario.

"Había familiares mayores y otros con miedo a salir , incluso nosotros con ese riesgo de poder contaminarnos no quisimos dejar ningún pedido sin servir en ningún sitio de Granada, ya que tuvimos algunos días de desabastecimiento de algún producto", añade al relato.

Por eso ahora muestra su "sorpresa" ya que "por garantizar un servicio, el Ayuntamiento ha empezado dos meses y medio después a recaudar". Las dos multas impuestas a este comerciante se produjeron en Gran Vía dirección Plaza Isabel la Católica. "Como no solucionen esto me podrá llegar cada dos días un denuncia mientras estuvo durando el estado de alarma", se queja Paco Titos, que reclama una respuesta desde el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios