Transferencia e inversión en I+D+i de la Universidad

La cooperación con empresas, talón de Aquiles de la investigación en la UGR

  • La Universidad de Granada es una de las que más trabajos científicos produce

  • Sin embargo, esa capacidad no se traduce a la misma escala en el terreno productivo

A la cabeza, junto con la Universitat Barcelona y Pompeu Fabra, en el listado de las mejores universidades españolas en el ranking de Shanghai. Segunda institución de educación superior española en la clasificación de Google Scholar Citations, sólo por detrás de Barcelona. Los resultados de la Universidad de Granada (UGR) en la mayoría de listados dedicados a la evaluación de la producción científica son más que alentadores, pero tienen un talón de Aquiles. Un punto débil, ligado directamente al entorno en el que se encuentra la Universidad -algo reconocido desde el propio equipo de gobierno de la UGR con la tautológica sentencia de "estamos donde estamos"- y con el que convive la investigación que se desarrolla en la institución. El informe publicado por la Fundación Conocimiento y Desarrollo (La contribución de las universidades españolas al desarrollo) el pasado mes de septiembre recoge, además de la destacada capacidad de producción de la UGR, el inmenso salto que separa a Granada de las universidades situadas en focos de atracción económicos, fundamentalmente Madrid y Barcelona.

Mientras que en el indicador de la producción absoluta la UGR se codea con las mejores (con 15.456 documentos publicados en el quinquenio 2011-2015 es la quinta en una clasificación que lidera la Universitat de Barcelona), cae al decimotercer puesto cuando se considera el porcentaje de documentos firmados con entidades privadas en relación a la producción total. En el caso de la UGR, del total de 15.465 documentos 380 fueron copublicaciones con empresas. Esto, porcentualmente, arroja un 2,46%, muy alejado del 4,04% de la Pompeu Fabra -líder nacional- y por detrás de instituciones académicas con menos producción, pero con más capacidad de aliarse con empresas, como pueden ser la Politècnica de Catalunya (15.316 documentos y una tasa de copublicaciones con empresas del 3,83%), la Universitat Ramón Llull (3,65%) o la Carlos III de Madrid (3,06%).

En el mismo informe de la Fundación CYD con datos de 2011 a 2015, se fija la producción que ha sido citada en patentes como otro elemento "para estimar la capacidad que tienen las universidades españolas para publicar conocimiento innovador". Aquí se trata de ver si la universidad "además de producción de alto impacto" es capaz de generar "conocimiento listo para ser transferido al terreno productivo". La UGR de nuevo se sitúa lejos de los primeros puestos. Impone el dato de producción (ocupa la quinta posición de un total de 60 instituciones analizadas, como ya se ha mencionado), mientras que el dato de producción citada en documentos de solicitud de patentes deja a la UGR en la decimotercera posición, con 205 documentos. Cuando se cruzan ambos indicadores -producción total y producción destinada a la solicitud de patentes-, la Universidad de Granada se sitúa en el puesto 46, con un porcentaje del 1,33%. La Universidad de Extremadura, que produce un tercio de lo que es capaz de publicar la UGR, cuenta con una tasa de producción citada en documentos de solicitud de patentes del 1,73%.

El informe abunda en el papel de colaboración de las universidades con otras entidades de su entorno. En el caso de la UGR la mayor parte de la producción se liga con las instituciones de educación superior (78,73% del total), mientras que como segundo aliado aparece el Gobierno (6,76%) seguido por Salud (5,76%). Apenas un 0,96% de las publicaciones están vinculadas con empresas, mientras que un 0,30% aparece bajo el epígrafe de otros.

El documento también ahonda en los resultados de investigación de las universidades españolas. Se recoge con este fin cuatro indicadores que "tratan de representar los aspectos más relevantes" del conjunto de publicaciones: en primer lugar el volumen, en el que la UGR es líder regional y quinta a nivel nacional tras el análisis de 60 instituciones; la calidad relativa, que se mide a través del impacto normalizado -epígrafe en el que la Universidad de Granada aparece en la decimoquinta posición-; porcentaje de producción en el primer cuartil, o lo que es lo mismo, en las publicaciones más prestigiosas -aquí la UGR se sitúa en la vigésimo séptima posición-; y, por último, la tasa de trabajos excelentes, lo que se denomina excelencia con liderazgo. Aquí, la Universidad de Granada logra repuntar y ocupa la decimoctava posición (con una tasa del 8,73%) entre todas las instituciones analizadas por el informe, aunque es superada por universidades de menor tamaño como pueden ser la de Córdoba (9,58%), La Rioja (9,55%) o Zaragoza (9,07%). Este indicador refleja "no sólo la alta visibilidad de la producción científica, sino la capacidad de protagonismo e iniciativa de los investigadores", indica el documento. Con todo, mejora el porcentaje del informe de 2014, cuando el 7% de los trabajos científicos de la UGR formaban parte de los documentos más citados.

La conclusión que se puede extraer de esta concatenación de datos -y la disparidad tan notable de puestos ocupados por la Universidad de Granada- es que se produce, y mucho, pero esa labor investigadora está un paso atrás si se tiene en cuenta la excelencia. El propio documento reconoce la quimera que supone ocupar las primeras posiciones en todos los indicadores. "Las mejor posicionadas sólo lo consiguen en tres de ellos", de los cuatro que se recogen en el documento, indica.

El análisis planteado por CYD ahonda en los datos por áreas del conocimiento. En el caso de la Universidad de Granada destaca el trabajo desarrollado en Medicina. En 2015, según el informe ahora publicado, se produjeron 3.280 trabajos científicos. en esta área, lo que coloca a la granadina como la quinta a nivel nacional. El cuanto al impacto normalizado -que mide la calidad de ese trabajo- es de 1,11, por debajo de las 30 mejores de un total de 41 instituciones. En cuanto a la producción en el primer cuartil, con un 54,37%, está la vigésimo sexta posición; mientras que en la tasa que determina la excelencia con liderazgo ocupa la vigésimo primera posición (6,01%).

En cuanto a los resultados obtenidos en el área de Ciencias de la Computación -en la que la UGR cuenta con tres investigadores altamente citados (HCR) según los listados de Clarivate Analytics elaborados a partir de Web of Science, Francisco Herrera, Enrique Herrera y Salvador García- el trabajo de sus investigadores permite a la Universidad escalar hasta la cuarta posición en la tabla que determina la excelencia con liderazgo (1,52%). De los poco más de 2.000 documentos producidos en esta área en 2016, el 32, 54% se publicaron en revistas del primer cuartil (Q1), un indicador que a nivel nacional sólo supera la Universidad de Jaén (34,64%) gracias a "una buena estrategia de publicación al seleccionar revistas de primer cuartil con alto impacto".

En cuanto a la situación de la Universidad de Granada con respecto al resto de instituciones dedicadas a la investigación a nivel internacional, el informe con los datos de 2010 a 2014 refleja una mejora con respecto a los informes anteriores. Por volumen de producción científica escala de la posición 302 a la 285. En el informe a nivel mundial aparece una segunda institución granadina, el Hospital Universitario San Cecilio, con 1.341 documentos entre 2010 y 2014, lo que coloca al centro sanitario en la posición 105 a nivel nacional y 2.690 en cuanto a la clasificación internacional en cuanto a producción científica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios