Granada

Los docentes andaluces cobran hasta 6.000 euros menos que los vascos

  • CCOO cifra en un 17% la pérdida de poder adquisitivo del profesorado y pide la equiparación salarial

Un profesor imparte clase en un instituto. Un profesor imparte clase en un instituto.

Un profesor imparte clase en un instituto. / g. h.

No es lo mismo ser profesor en Andalucía que en otras comunidades autónomas del país. Al menos en lo que a sueldo se refiere. Un docente de Secundaria que acabe de llegar a la enseñanza pública y que no cuente con ningún otro complemento salarial cobra 31.355 euros brutos al año en Andalucía y 37.741 en el País Vasco. La diferencia son más de 6.000 euros anuales. Con Navarra, 5.000 menos. En el cuerpo de maestros, la brecha salarial también es grande. Casi 5.000 euros entre los maestros andaluces y los vascos, y 4.000 en comparación con los navarros. En siete comunidades autónomas cobran más que en Andalucía los docentes de institutos y en doce los maestros. En algunas regiones, el salario de los maestros es aún menor que en Andalucía, como en el caso de Baleares, cuyos salarios se encuentran a la cola de todo el país. Pero en cuanto a la media nacional, también el profesorado andaluz se encuentra por debajo en unos 1.200 euros, según un estudio hecho público ayer por el sindicato CCOO, que reclamó "la homologación retributiva del profesorado andaluz con la media salarial" del conjunto de España.

Ante el acuerdo alcanzado la semana pasada para los funcionarios del Estado -que incluye una recuperación salarial cercana al 8%-, el sindicato reclama a la Consejería de Educación la apertura de una negociación que permita la recuperación completa del poder adquisitivo del profesorado.

El sindicato denuncia que la pérdida de poder adquisitivo del profesorado andaluz durante la crisis ha sido del 16,4% en el cuerpo de los maestros, del 17% en el del profesorado técnico de FP y del 17,5% de los docentes de secundaria. Esto se debe, como apunta Félix Martín, secretario general de Enseñanza de CCOO Málaga, al recorte del 5% en el salario sufrido en 2010 y a la congelación salarial desde 2011 a 2015 así como a la supresión de varias pagas extras.

"El gasto público en educación se vino a bajo e hizo que se suprimieran programas educativos, que hubiera un incremento de tareas docentes, que disminuyese la plantilla y que creciera el empleo temporal", explica Martín.

Ahora que se empieza a ver la recuperación económica, desde el sindicato se exige "la apertura de un proceso negociador" que permita recuperar los recortes aplicados a los sueldos y trienios de las pagas extras, a los complementos específicos y a la retribución según el IPC, que ha subido en torno al 12% en los años de congelación de estos cuerpos.

"Los recortes no han sido sólo salariales, ha habido un aumento de la carga de trabajo y una pérdida, por ejemplo, del profesorado de apoyo", apunta Francisco Javier Rodríguez, responsable de Enseñanza Pública de CCOO. "Fuimos los primeros a los que se nos metió la tijera", dicen, y ahora es tiempo de una recuperación basada en el empleo de calidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios