Granada

Los embalses viven un verano histórico con reservas del 75%

  • El de Colomera está prácticamente al cien por cien Las lluvias de la primavera y la menor demanda agrícola propician que los pantanos estén llenos

Los embalses de la provincia de Granada viven un verano que puede calificarse como histórico. A pesar de las nulas precipitaciones de las últimas semanas y de que con el verano lo habitual es que aumente la demanda de agua, los pantanos se mantienen con unos más que notables 904 hectómetros cúbicos a una media del 75,97% de su capacidad, nada menos que 23,6 puntos por encima de la media de los últimos diez años, según Embalses.net. Otro dato que puede dar una idea de la excepcionalidad de los niveles en los que están los embalses granadinos dependientes de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) -todos los de la provincia excepto Rules y Béznar, que dependen de la Junta- es que el de Colomera estaba ayer, 15 de agosto, al 99,83% de su capacidad. Se trata del pantano que más volumen de agua embalsa en estos momentos en toda Andalucía y, además, se da la circunstancia de que éste ha sido el primer año en el que Colomera se ha llenado desde 1990, año en el que se inició su explotación.

Otros cuatro embalses granadinos, los de Cubillas, Quéntar, Canales, Bermejales, se mantienen por encima de un más que reseñable 84%, mientras que el del Negratín -el más grande de la provincia- puede presumir de almacenar 434 hectómetros cúbicos (76,68%). Esta cantidad de agua es notablemente superior a la que este embalse almacenaba en agosto de 2010 -aquel fue el año más lluvioso en toda la cuenca del Guadalquivir en los últimos 25 años, según la propia Confederación-, cuando registró 'apenas' 374,4 hectómetros cúbicos. Desde la CHG señalan que "no es normal" que los embalses mantengan ese nivel a estas alturas del año.

Echar la vista atrás para comparar los datos es sinónimo de alivio. En 2007, los informes del mes de agosto señalaban que el de Bermejales -uno de los que proveen a Granada capital y su Área Metropolitana- apenas estaba al 14% de su capacidad y, de hecho, se decidió no extraer más agua. Hoy, seis años después, almacena 89,187 hectómetros cúbicos y está al 86%.

El hecho de que sigan a tope obliga a que los pantanos de la provincia sigan desembalsando agua -como el propio Negratín, que ayer mismo desaguó 474.000 litros cúbicos- a pesar de que las aportaciones de agua son mínimas en estos días. Por ejemplo, en Colomera ayer recibió 0,01 hectómetro cúbico de aportaciones, exactamente la misma cantidad que se evaporó, según el informe diario del Sistema Automático de Información Hidrológica (SAIH). El que las compuertas sigan abiertas se debe a que es necesario mantener tanto el caudal ecológico -necesario para mantener con 'vida' los ríos a los que desembalsan- como los niveles de seguridad en previsión de posibles avenidas cuando comience el año hidrológico, el primero de octubre, y lleguen de nuevo las lluvias.

Uno de los motivos de los excelentes niveles que tienen los embalses de Granada es, evidentemente, la ingente cantidad de agua caída durante la pasada primavera y al deshielo del macizo de Sierra Nevada, que funciona como un 'regulador' de agua: la conserva en forma de nieve en invierno para liberarla durante el verano. Pero otro de los motivos hay que buscarlo en el menor consumo agrícola. Así, fuentes de la Confederación indican que en estos meses la demanda de los regantes ha sido mínima, ya que los terrenos de cultivo mantienen la humedad. El ya mencionado deshielo y el continuo desembalse de agua han nutrido, además, el caudal de los ríos de los que se han servido los agricultores, que han visto así satisfecha su demanda de agua sin verse obligados a solicitar más a la Confederación. Así, los embalses únicamente se han destinado a mantener el consumo humano y, a pesar de que en verano éste aumenta, los niveles de agua apenas se han resentido. En la última semana se han 'gastado' en la provincia 7 hectómetros cúbicos, según Embalses.net, lo que apenas supone el 0,59% del total que hay embalsado.

Durante los meses estivales el consumo humano se dispara. Lo revelan los datos aportados por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. A primeros del mes de julio los embalses gestionados por la CHG almacenaban 718 hectómetros cúbicos y estaban a una media del 90% de su capacidad -Colomera ostentaba un 100%, Cubillas estaba al 98,97% y Canales y Bermejales rondaban el 95%-, mientras que ayer sumaban 689 hectómetros cúbicos, lo que supone una merma de 29 hectómetros en mes y medio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios