Granada

Reparación para el granadino Emilio Herrera

  • El Gobierno declara el “carácter radicalmente injusto” del cese del científico como académico en 1941

  • En 2017 se conmemoró el 50 aniversario de su muerte en el exilio

Escultura dedicada a Emilio Herrera en Granada. Escultura dedicada a Emilio Herrera en Granada.

Escultura dedicada a Emilio Herrera en Granada. / Carlos Gil

El granadino Emilio Herrera Linares fue militar, político, inventor, científico, aviador. Ayudó a Juan de la Cierva en la invención del autogiro. Participó en el diseño de Cuatro Vientos, que en 1921 (año de su inauguración) contaba con uno de los túneles de viento más grandes y modernos del mundo. Investigó sobre sistemas de respiración en navegación aérea. También creó un prototipo de traje espacial, su afamada escafandra estratonáutica, que sirvió en el diseño de las indumentarias espaciales que desarrolló la NASA. En 1932 la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales le eligió, gracias al alcance y repercusión de su trabajo, académico. Ingresó en 19 de abril del 33 con un discurso titulado Ciencia y Aeronáutica. Méritos extensísimos para una figura que fue orillada por el franquismo y que en los últimos años ha sido objeto de reivindicación con motivo en el año 2017 del quincuagésimo aniversario de su muere en el exilio.

Emilio Herrera, considerado como el padre de la aeroáutica española, murió en 1967 en Ginebra, exiliado, tras mantenerse fiel al gobierno republicano. Su cuerpo fue traído al cementerio de San José con el socialista Jesús Quero de alcalde y en 2017 se inició una cuestación para financiar la escultura que hoy recuerda su figura en los Paseíllos Universitarios, proyecto de micromecenazgo que supuso el final de una serie de actividades –exposiciones y conferencias– para destacar la figura del granadino en la conmemoración del 50 aniversario de su muerte y que llevó a cabo una comisión en la que formó parte activa profesores de la Universidad de Granada como Roque Hidalgo.

En el consejo de ministros del pasado 21 de diciembre, celebrado en Barcelona, el Gobierno declaró el “carácter radicalmente injusto” de la represión que sufrieron Herrera y otros seis de los científicos más brillantes durante la dictadura de Franco. En la nota de prensa facilitada por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, se destaca que estos siete investigadores “fueron cesados y les fueron retiradas sus medallas por razones políticas, ideológicas o de creencias contrarias al régimen”. Además, se anunció la creación de una comisión de trabajo para la rehabilitación de los académicos sancionados durante la guerra civil y la dictadura. El objetivo de este grupo será investigar las sanciones impuestas, determinar su carácter injusto en el caso de que sean sanciones impuestas por motivos políticos y reconocer el derecho al honor de los científicos “sancionados injustamente”. La comisión hará públicos los informes y conclusiones.

Emilio Herrera, junto con los otros seis científicos, perdió en vida su medalla académica por Orden Ministerial del 10 de mayo de 1941. Él, además, hubo de exiliarse. La reciente declaración del consejo de ministros subraya que la reparación ahora propuesta “honra” a quienes “padecieron las injusticias y agravios durante la dictadura”.

Herrera, medalla 15 de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, nació en Granada en 1879. Llegó a presidente del Gobierno de la República en el exilio, entre los años 1960 y 1962.La guerra supuso que tuviera que abandonar sus proyectos científicos. Su perfil es uno de los que componen el proyecto Generación de Plata, impulsado por la Universidad de Granada y la Fundación Descubre con el fin de ‘recomponer’ la trayectoria de científicos, pensadores o creadores que, a consecuencia de la guerra y la dictadura, vieron truncadas sus carreras.

Lo singular de la figura de Herrera, propició incluso su incorporación a una de las tramas del Ministerio del Tiempo en formato cómic. Pablo Lara, guionista, indicó en declaraciones recogidas por RTVE que “Emilio Herrera es un desconocido para el gran público”.

Ahora, el consejo de ministros ha declarado el carácter injusto del cese como académico de Herrera. La Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales nació, según recuerda el Ministerio, para fomentar el estudio y la investigación. La integran 54 académicos, que reciben la medalla en cuyo dorso figura el número correspondiente. Cuando por fallecimiento o por otra causa sean baja, la medalla debe ser devuelta a la Academia.

Junto con Emilio Herrera, perdieron su condición de académicos durante la dictadura Enrique Moles, Ignacio Bolívar, Honorato de Castro, Enrique Hauser, Pedro Carrasco y Blas Cabrera, recoge el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios