Granada

El 6% de los empleados del SAS ha sufrido una agresión en el trabajo

  • Los profesionales granadinos han denunciado en la última década hasta 702 agresiones, una de las cifras más bajas de Andalucía

Seis de cada diez empleados del SAS han sufrido una agresión en el trabajo Seis de cada diez empleados del SAS han sufrido una agresión en el trabajo

Seis de cada diez empleados del SAS han sufrido una agresión en el trabajo / rosell

Desde hace semanas las denuncias de profesionales sanitarios que sufren una agresión por parte de un familiar o paciente se incrementan. La información sobre estos hechos y las concentraciones de repulsa se suceden casi semanalmente y en algunos casos con varios hechos en una misma semana. Unos datos que engrosarán la estadística de agresiones en Granada en 2017.

Según los datos de la última década (2007-2016) recogidos por CCOO en un informe sobre agresiones, en Granada el 6,07% de los profesionales sanitarios han sufrido una situación violenta física o verbal en el desarrollo de su trabajo. Analizando esta ratio de agresiones en función de los trabajadores (11.552 a censo de diciembre de 2014 en la provincia), Granada tiene la cifra más baja de la comunidad, donde la media es de casi un 10% de trabajadores afectados por las agresiones. En primer lugar se sitúa Málaga con un 13,10%. Le sigue Córdoba (12,31%), Huelva (11,81%), Sevilla (10,31%), Jaén (9,89%), Cádiz (7,71%), Almería (6,85%) y Granada (6,07%). En general, los colectivos más afectados por las agresiones son los médicos (40,05%), Enfermeros (34,31%) y auxiliares de enfermería (21%). Entre los tres colectivos, los de más riesgo, acaparan un 95,36% de las agresiones en Andalucía.

Según el estudio de CCOO, estos datos y resultados son sólo contando con las agresiones denunciadas. Y es que hay constancia de que cerca de un 20% de las agresiones no trascienden y por tanto no se registran.

En Granada la evolución de la última década muestra un incremento en los últimos tres años y un descenso en 2016. Así, en 2007 se registran en el Registro Informatizado de Agresiones (RIAC) 63 casos; en 2008, 62; en 2009, 45 y en 2010 subió de nuevo a 62. En 2011 se sobrepasaron por primera vez las 100 denuncias (102) en 2012 bajaron a 68 y en 2013 comenzó el ascenso consecutivo con 69 ese año, 80 en 2014 y 96 en 2015. En 2016 bajó a 55. En total, son 702 agresiones registradas en el RIAC, lo que sitúa a Granada en penúltima posición sólo por delante de Almería, con 425. En primer lugar se sitúa Sevilla, con 2.196 agresiones en la última década.

Según CCOO, si se relacionan las agresiones totales registradas en Andalucía y que ascienden a 8.907, con los 365 días anuales, la media andaluza es de 2,43 agresiones diarias a los profesionales del SAS.

En cuanto al tipo, de las 702 agresiones registradas en Granada desde 2007 a 2016, 198 han sido físicas y 504, verbales.

Para intentar frenar las agresiones, Granada cuenta con medidas de seguridad instaladas en los centros sanitarios (hospitales y centros de salud) como 326 cámaras de seguridad, 186 interfonos, 32 salidas alternativas, 138 software antipánico, 10 teléfonos y 335 timbres en consulta. No tiene otras medidas de seguridad que sí aparecen en otras provincias como GPS o timbres en ambulancias.

Las conclusiones del informe de CCOO advierten de que con el comienzo de los recortes se ha aumentado la presión asistencial y por tanto puede ser un factor desencadenante de las agresiones.

Para CCOO hay que actuar "de una manera más decidida" por parte del SAS sobre todo por el aumento constante de los dos últimos años. Así, pide realizar un mapa de riesgos de agresiones en las respectivas unidades de los centros y estudiar sus características intrínsecas; realizar un estudio comparativo sobre la efectividad de las distintas medidas preventivas; valorar el riesgo de agresión en las evaluaciones de los puestos de trabajo; impulsar campañas de repulsas silenciosas donde no se dé difusión en los medios de comunicación y realizar un estudio epidemiológico sobre el comportamiento de los usuarios respecto a la transmisión de las agresiones, o constituir un observatorio y la figura del mediador social y educador.

En los servicios donde se acumulan más agresiones, como Urgencias y consultas de Primaria, piden que la plantilla se cubra al 100% para evitar la demora en la atención a consecuencia de la sobrecarga derivada de la falta de recursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios