Granada

300 empresas y 40 familias entran en quiebra en cinco años de crisis

  • En 2012 se registraron 74 concursos de acreedores, un 15,6% más que el año anterior La mayoría corresponde al sector del ladrillo

En estos cinco años de crisis, el círculo se ha cerrado para cientos de empresas granadinas, que han visto imposible seguir con su actividad debido a la caída de la demanda, la escasez de liquidez y, sobre todo, la falta de financiación. Se pueden contar por miles las compañías que han acabado por cerrar sus puertas desde que en 2008 estalló la crisis económica, pero también son cientos las que han recurrido -muchas veces antes de un cierre inevitable- a la figura del concurso de acreedores, al procedimiento judicial que ha sustituido a las declaraciones de quiebra y suspensión de pagos.

Según los datos del Instituto Nacional de Estadística, a lo largo del año pasado se registraron en Granada 74 procedimientos concursales. No todos son de compañías con actividad mercantil, ya que de esos 74 concursos de acreedores -una figura a la que se recurre ante la incapacidad de afrontar las deudas acumuladas con proveedores o entidades financieras-, 6 corresponden con personas físicas sin actividad empresarial, con familias que se han encontrado con el agua al cuello y que han decidido que sea un juez el que determine cómo afrontar esos pagos.

Pese a todo, el concurso de acreedores sigue siendo una opción pensada y utilizada mayoritariamente por empresas. A lo largo de 2012 fueron 68 las compañías granadinas que solicitaron al juzgado entrar en concurso. La mayoría de ellas, según los datos del INE, corresponden al sector más castigado por esta crisis económica: la construcción. En un solo año han sido 27 las empresas del sector que se han declarado en concurso de acreedores. En el resto de los sectores económicos, la incidencia de las quiebras empresariales ha sido bastante menor. El sector industrial, con 10 empresas concursadas, ocupa el segundo puesto de ese ranking, seguido por el comercio al por mayor (9 concursos), el comercio al por menor (3 empresas), la actividad inmobiliaria y financiera (3), la hostelería (2) y la información y comunicación (2).

En el mayor número de los casos, las empresas concursadas eran sociedades de responsabilidad limitada (56), frente a 10 empresas constituidas como sociedades anónimas, un trabajador autónomo.

La serie histórica del INE demuestra que en este último ejercicio la crisis ha elevado considerablemente el número de concursos de acreedores. Los 74 procedimientos declarados a lo largo del año suponen un incremento del 15,6% respecto al año anterior, cuando la justicia granadina dio luz verde a 64 concursos de acreedores.

Pese a todo, 2012 no ha sido el peor año para el tejido empresarial, al menos en cuanto al número de concursos declarados. Por el momento, 2010, con 81 procesos concursales iniciados, ha sido el más duro. En los dos años anteriores, los juzgados granadinos aprobaron 92 concursos, 64 en el año 2009 y 28 en el año 2008.

La cifra acumulada de los cinco años de crisis es mucho más alarmante. Entre 2008 y 2012, Granada ha registrado un total de 311 concursos de acreedores. En cinco años, 40 familias se han visto obligadas a poner sus cuentas -y sus deudas con los bancos- en manos de la justicia, al igual que 271 empresas, que han acudido a esta figura judicial asfixiadas por las deudas y la falta de opciones para salir de una situación inmanejable.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios