Juan Román raya. físico

"Me he encontrado con un equipamiento con el que no había tenido contacto antes"

  • El cordobés es residente en el Hospital del PTS en radiofísica y fue la primera nota de la prueba de acceso al 'MIR' de los físicos

  • Eligió la especialidad al conocerla durante la carrera

El EIR del hospital nuevo San Cecilio, Juan Román Raya en uno de los jardines del centro sanitario. El EIR del hospital nuevo San Cecilio, Juan Román Raya en uno de los jardines del centro sanitario.

El EIR del hospital nuevo San Cecilio, Juan Román Raya en uno de los jardines del centro sanitario. / álex cámara

-¿empezó a estudiar Física sabiendo que iba a dedicarse al campo médico?

-No, empecé a estudiarla por vocación, porque me gustaba mucho la asignatura cuando la cursé en el instituto. Desconocía la existencia de esta profesión y a lo largo de la carrera descubrí que existía la Radiofísica y vi una buena oportunidad para trabajar.

Por la expansión que vive esta ciencia la formación debería ampliarse de tres años a cuatro lo antes posible"

-Es una especialidad poco conocida, ¿dentro de la carrera de física es una salida demandada?

-No es la más demandada. Yo por ejemplo siempre quise dedicarme a la investigación, pero al conocer que podía aplicar los frutos de la investigación directamente a la sanidad, y por tanto a los pacientes, no dudé en escoger esta rama.

-¿Cómo funciona su día a día en el hospital?

-La Radiofísica es una especialidad clínica que lleva a cabo diversas labores, entre ellas el diseño de los tratamientos de radioterapia para los pacientes oncológicos, el control de calidad del equipamiento de rayos X, el control de cualquier instalación radioactiva o la protección radiológica.

-¿Por qué llaman a la Radiofísica la medicina del futuro?

-Es una especialidad relativamente reciente por lo que paulatinamente se va encargando de más aspectos en el hospital. Aún queda mucho por hacer debido a la falta de profesionales en este sector. Hay una gran participación en ámbitos como la medicina nuclear, la resonancia magnética nuclear o los ultrasonidos. De hecho el periodo de formación actual es de tan sólo tres años, y debido a la expansión que vive actualmente esta ciencia debería ampliarse a cuatro años tan pronto como sea posible.

-¿Cuáles son las aplicaciones que cree que van a llegar con mayor inmediatez?

-Espero que la radiación ionizante tenga un gran peso dentro de poco tiempo.

-Usted fue la nota más alta para acceder a la plaza para esta especialidad, ¿tenía claro que quería escoger esta especialidad?

-Decidí coger esta rama al finalizar la carrera. En verano estuve descansando un poco y en septiembre decidí volver a estudiar para el examen que fue en febrero.

-¿Es muy complicado acceder a esta plaza?

-Es complicado porque se ofertan muy pocas plazas. El año pasado, cuando me examiné, se ofertaron 33 y se presentaron más de 200 personas.

-¿En qué consiste el EIR, su periodo de formación actual?

-El primer año se dedica a la dosimetría física, y ahora mismo estoy dedicándome al control de calidad del acelerador de electrones: que no tenga ningún problema, calculamos la dosis que está dando el acelerador para después planificar adecuadamente los tratamientos a personas con cáncer.

-¿Qué grado de responsabilidad tiene su trabajo ahora mismo?

-Ahora mismo soy residente, la responsabilidad real está en el facultativo adjunto. Cuando deje de tener supervisión la responsabilidad aumenta porque depende de nosotros que el acelerador funcione correctamente y por tanto los tratamientos.

-¿Cómo está siendo la experiencia de trabajar en el Hospital Nuevo San Cecilio?

-Ha sido algo muy novedoso para mí porque después de estudiar física encontrarse en un hospital cambia radicalmente mi día a día. Me he encontrado con una multitud de equipamiento con la que nunca antes había tenido contacto y me está gustando bastante.

-¿Se adapta bien al argot médico y movimiento de un hospital, que es también nuevo para usted?

-Efectivamente es muy nuevo todo, el año que viene comenzaré a rotar por dosimetría clínica y podré diseñar tratamientos. Es gratificante poder dedicar el día a ayudar a la gente.

-¿Siendo cordobés y la mejor nota por qué eligió hacer la residencia en este hospital?

-En Córdoba no se ofertaba plaza para radiofísico, estuve mirando en varios hospitales de Andalucía y el que más me convenció fue este. La principal razón es porque el centro realiza muchas labores de investigación, un campo al que me gustaría dedicarme más adelante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios