Granada

El florista del edificio de Hacienda cambia los petálos por la protesta

  • La falta de licencia le impide la venta en la vía pública Ayuda a dos hijos y un nieto que están en paro

Después de más de treinta años vendiendo flores en la Avenida de la Constitución, José Paez, un jubilado de 79 años, ha tenido que cerrar el chiringuito. En los últimos meses la Policía Local le ha puesto diversas multas por incumplimiento de la Ordenanza de Venta Ambulante por un valor superior a mil euros, motivo por el cual, Paéz ha cambiado en los últimos días las flores por la protesta.

La primera multa, según relata, le fue impuesta el 2 de marzo de 2013. La pagó de momento. Sin embargo, tiempo después la Policía Local se ha acercado en otras tres ocasiones para ponerle la misma sanción, hasta el punto de que, según relata, ya no tiene dinero para hacer frente a todas las multas de 301 euros cada una y con un valor superior a 1.000 euros. "Llevo más de treinta años trabajando en esto. No tengo otros ingresos y tengo dos hijos en paro. Mi situación es crítica estoy enfermo y lo único que me salva son las flores", relata angustiado.

El pasado viernes no lo dudó y fue hasta el que había sido desde hace décadas su punto de venta para recoger firmas solicitando algún tipo de autorización que le permita continuar con su ejercicio. "Es verdad que no tengo licencia ni nada, pero nunca la he tenido y a nadie le importaba. Sin embargo una asociación de vecinos cercana ha decidido acabar con mi puesto y según se rumorea en el barrio, son ellos quienes llaman a la Policía para que me ponga la multa", dice. Por todo ello, Paéz, que ahora mismo no conoce otra forma de ganar dinero, que está viudo y vive con su hija, a la que ayuda, pide que le concedan algún tipo de documento que le permita seguir vendiendo. "Tengo dos hijos en paro a los que también ayudo cuando puedo. Con lo que cobro con las flores es imposible que pueda pagar el autónomo".

Los vecinos que lo conocen y pasan por la zona están totalmente solidarizados con él. En el rato que estuvo recogiendo firmas el pasado viernes, numerosas personas se pararon para preguntarle por su situación y firmar en busca de ayuda. Además, ha contactado con el grupo municipal socialista y con el Defensor de Granada para juntos buscar una posible solución.

"Lo que tienen que hacer es quitar el edificio de Hacienda, que es bien feo y encima hace bastante más daño a los ciudadanos y dejar a este hombre, que lo único que hace es llenar la calle de flores", sentenció uno de los vecinos que pasó por la esquina de la Avenida de la Constitución y no dudó en pararse a echar una firma.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios