Sucesos

Golpe policial al narcotráfico internacional de hachís y marihuana

  • La operación se ha realizado en Granada, Málaga, Sevilla y Cádiz

  • Se ha detenido a un total de catorce personas

Parte de la droga y el material intervenido durante la operación. Parte de la droga y el material intervenido durante la operación.

Parte de la droga y el material intervenido durante la operación. / G. H.

La Agencia Tributaria, Guardia Civil, y la Policía de Estocolmo (Suecia), han realizado la operación Cotrina en las provincias de Granada, Málaga, Cádiz y Sevilla, en cuyo marco se ha detenido a catorce personas tras desarticular una organización criminal acusada de distribuir grandes cantidades de hachís y marihuana desde la provincia malagueña a Francia, Bélgica, Holanda, Dinamarca, Suecia y Reino Unido.

Entre los detenidos se encuentran tanto los responsables de la organización, como de los encargados de gestionar la logística, almacenaje y distribución de la droga, quedando cuatro personas huidas, sobre las que se ha solicitado las correspondientes órdenes de detención. A los arrestados, de nacionalidades española, belga, polaca, danesa y de Reino Unido, se les imputan los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales.

Durante las distintas fases de la operación, se practicaron seis registros en Málaga capital, así como en las localidades malagueñas de Mijas, Cártama, Marbella y San Pedro Alcántara, donde se encontraban asentados la mayoría de los miembros de la organización, y en los que se han intervenido 3.470,32 kilos de hachís, 76,91 de marihuana, 1,036 de resina de hachís 9.660 euros, diez vehículos, 22 teléfonos móviles, diverso material informático, documentación y notas manuscritas relacionadas con la actividad criminal.

La investigación comenzó cuando una patrulla del subsector de Tráfico de la Comandancia de Málaga localizó en un control rutinario un camión que transportaba oculto en el interior de la carga 56 fardos de arpillera que contenían 1.680 kilogramos de hachís, procediendo en ese momento a la detención del conductor.

A partir de esa aprehensión, se inició una investigación conjunta entre la Agencia Tributaria y la Guardia Civil, que tras las gestiones centraron sus pesquisas sobre un grupo criminal asentado en la provincia malagueña dirigido por personas de nacionalidad belga e integrado por otros miembros de diversas nacionalidades.

Esta organización presuntamente se dedicaba a suministrar sustancias estupefacientes a otros grupos criminales de origen sueco asentados en Málaga, y al transporte y posterior distribución de sustancias estupefacientes a otros países europeos, principalmente hachís y marihuana, utilizando para ello vehículos de alquiler o camiones de empresas de transporte en los envíos de grandes cantidades.

Tras adquirir el estupefaciente lo depositaban en dos viviendas que poseía la organización en la localidad de Mijas (Málaga), donde después de cargar en los vehículos emprendían el transporte hasta los países de destino, siendo éste uno de los sistemas utilizados.

Otro de los sistemas utilizados por este grupo criminal para el transporte de la droga era enviarlos a través de empresas de paquetería ocultos en el interior de diversos objetos, como sillones o artículos de decoración.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios