situación a 0/10/2017

Un año hidrológico seco deja a todos los embalses en alerta por falta de agua

  • Hay que retroceder a 2013 para encontrar niveles normales

  • Los pantanos, al 31% de capacidad

El pantano de Cubillas se encuentra en situación de "emergencia". El pantano de Cubillas se encuentra en situación de "emergencia".

El pantano de Cubillas se encuentra en situación de "emergencia".

Las miradas están pendientes del cielo. Entre los consumidores de agua y entre los regantes. Todos coinciden en que la situación meteorológica es preocupante por la falta de lluvias que se acumula y la sucesión de noticias de que las estaciones son cada vez más secas y más cálidas, con temperaturas extremas.

Y eso tiene consecuencias. Aunque todavía no está declarada oficialmente la alerta de sequía, si no llueva este otoño/invierno la declaración no tendrá marcha atrás. Y Granada es una de las zonas más afectadas. En la actualidad, tras el cierre de un año hidrológico seco, todos los pantanos y embalses de la provincia menos uno (El Portillo) están en situación de alerta o emergencia por la falta de agua. No en vano, la media de agua embalsada en la provincia es del 31,2%, una cifra inferior a la media de la Cuenca del Guadalquivir, que está al 32,4%.

Cubillas y San Clemente acumulan cuatro años de pérdida de agua embalsada

La peor situación, según el Informe de Sequía actualizado a 3 de octubre de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, se la llevan Cubillas-Colomera y San Clemente, que están en situación de "emergencia". Después están, en situación de "alerta", Quéntar-Canales, Bermejales y la Hoya de Guadix. Sólo ha llegado en situación de "normalidad" tras finalizar hace unos días el año hidrológico, el del Portillo. Cifras preocupantes ya que un embalse en prealerta significa que tiene capacidad para abastecer 3 años; en alerta baja a dos años y en emergencia a un año.

Hay que remontarse a octubre de 2013 para ver todos los embales con un nivel de agua normal embalsado. El año pasado había de todo: emergencia, alerta, prealerta y normalidad; en 2015 sólo había alerta en Cubillas y en 2014 la situación era normal en la mayoría con prealerta en Cubillas y San Clemente. Así, por ejemplo, estos dos últimos son los que peor racha acumulan con cuatro años de déficit de agua.

En la actualidad el embalse con mayor porcentaje de agua acumulada es El Portillo, que está a un 67,6%. Le sigue Quéntar-Canales, que baja al 33,1%; la Hoya de Guadix (28,9%); Bermejales (27,4%); Cubillas-Colomera (22,9%) y San Celemente (7,5%). La media es un 31,2%, 11 puntos menos que en octubre de 2016. En este último mes se ha bajado dos puntos el porcentaje de agua embalsado.

El que más ha perdido en el último año es el del Portillo, con 16 puntos menos, seguido de los Bermejales (ha pasado del 41,6 al 24,4%, 14 puntos menos).

La diferencia con 2013 es abismal y por ejemplo el embalse de Cubillas-Colomera, que está al 22,9%, estaba hace cuatro años al 90,7%. Quéntar estaba al 69% (ahora al 33); los Bermejales al 82% (ahora al 27); la Hoya de Guadix al 67% (ahora al 28); San Clemente al 27% (ahora al 7%) y El Portillo al 85% (ahora al 67).

Un déficit de agua que vigilan día a día las autoridades para tomar posibles medidas y al que se llega después de un año hidrológico seco en el que los observatorios de toda la provincia registraron un déficit de lluvia. En la provincia la falta de precipitaciones ha dejado la mitad de agua acumulada que se suele medir en los observatorios. Y es que este año hidrológico ha llovido un 30% menos, según el balance hidrológico de la Agencia Estatal de Meteorología.

Aunque todavía no hay medidas excepcionales activadas, se podría recurrir para el consumo a alguno de los 14 pozos que tiene el acuífero de la Vega.

Sólo queda esperar a que el otoño traiga agua. Parece, según las previsiones de la Aemet, que octubre no será lluvioso pero parece que noviembre y diciembre podría haber más suerte, aunque todavía son previsiones a muy largo plazo. Por lo pronto, estos días seguiremos rondando los 25-30 grados de máxima, temperaturas más cálidas de lo habitual para la época del año, y no se espera lluvia, por lo que habrá que seguir esperando y haciendo un consumo responsable de los recursos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios