Granada

La hora del té en el ferial de Almajányar

  • Son muchos los que prefieren la feria de mediodía para disfrutar de un ambiente más propiamente casetero y menos discotequero, pero pocos son los que optan por el almuerzo y como remate una saludable infusión

La hora del té en el recinto Ferial de Almanjáyar se utiliza para cualquier cosa menos para tomar una infusión. Manzanilla sí se ve en algunas mesas, pero con graduación alcohólica. Ni siquiera se ven cafelillos, más atentos los comensales a refrescarse y a entonarse que a espabilarse.

Lo normal es que los que salieron la noche anterior lleguen tarde a la feria. Ese fue el caso ayer de Ana López, Encarni Gallardo y María Jesús Álvarez, que asomaron por el ferial a las 16:30 acompañadas por sus respectivas parejas. "Nos hemos venido a la Caseta de la Rural porque es el único sitio en el que se come bien a estas horas", explicaba Ana López, una experta casetera que ha acudido al Real todas las tardes de esta feria. "Si estás trabajando, entre que sales y te arreglas, no puedes subir a las dos", comentaba ayer López vestida de gitana y perfectamente conjuntada. "Nosotros venimos tarde y estamos hasta las nueve o las diez de la noche. Lo normal es que comamos con rebujito y luego nos pasamos directamente a las copas en otro tipo de casetas -pero no las que van los chicos más jóvenes-", explicaba López.

Algunos de esos jóvenes a los que se refiere empiezan directamente con cervezas en las casetas disco, como Begoña Ibánez y Federico Izquierdo. "Hemos arrancado en la caseta de Desigual porque ponen una tapilla de arroz con la cerveza", explicaban los jóvenes estudiantes acodados en la barandilla de la segunda caseta disco que visitaban. "Hasta las seis estamos con las cervezas y a esa hora nos pasamos a las copas", comentaba la joven sobre el plan de ataque trazado para la tarde.

"¿Hasta qué hora nos quedaremos? No sabemos, es muy difícil responder a esa pregunta", explicaba Federico Izquierdo, quien hacía hincapié en que la fecha en la que se celebra la Feria de Granada es la peor para los estudiantes. "La UGR debería proponer que la feria se celebrase en otro momento", apuntaba Izquierdo.

Otros que estaban también reivindicativos eran Francis Fernández, Alexis Moral y Adriano Moral. "Hemos venido a traer a la niña a los columpios pero ya aprovechamos", contaba Adriano, que se refrescaba con Brugal con Coca Cola.

Y sobre la queja, dirigida en este caso al Ayuntamiento de Granada, Alexis Moral lamentaba "lo mal puestas que están las fiestas: el viernes también debería ser festivo, como pasa con otras ferias". "Mírame a mi, que me voy a trabajar ahora", apuntillaba Francis, también copa en mano. "Yo entro a trabajar a las seis pero me da tiempo a tomarme dos. Como me dedico a ordeñar vacas y soy mi propio jefe, no hay problema", manifestaba el jovial Francisco Fernández.

Sobre la mejor hora para subir a la feria, sobre todo si hace calor y si se bebe alcohol, el joven lo tenía claro. "A mediodía, por la tarde y por la noche. ¡No sabéis quien soy yo!". ""Nosotros nos podemos beber 8 o 10 copas en una tarde", remataba Alexis.

Otros son sólo de mediodía, como Inmaculada Morón, su hija Rocío Teba, su sobrina Merche Morón, y sus amigos Raquel Jiménez, Lucas Jiménez y Rafa Sánchez. En la Casa de Motril daban cuenta de una jarra de su famoso palito de ron en la pista de baile. "Nosotros subimos todos los días desde el miércoles, pero siempre a mediodía. Comemos aquí, nos tomamos cuatro o cinco jarras de palito y luego nos vamos de copas y damos paseos por la feria".

Unos optarán por un vino de los maños como los que sirven Jesús Herce y María de la Cruz Rodríguez nada más cruzar la portada, otros por el palito, el rebujito, la copa, o los habrá también que se atrevan con los refrescos, pero lo que parece claro es que nadie piensa en el té a las cinco de la tarde en las casetas de Almanjáyar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios