turismo

La hostelería reactiva la batalla contra los alojamientos turísticos para verano

  • En la capital, este tipo de viviendas se extienden ya a zonas de fuera del casco histórico como Avenida Cervantes o Plaza Fontiveros

El casco histórico, el Albaicín y el Realejo siguen concentrando la mayor parte de pisos turísticos. El casco histórico, el Albaicín y el Realejo siguen concentrando la mayor parte de pisos turísticos.

El casco histórico, el Albaicín y el Realejo siguen concentrando la mayor parte de pisos turísticos. / álex cámara

La entrada del flamante Gobierno de Pedro Sánchez ha abierto la puerta a los diferentes gremios, sectores y colectivos a que digan "aquí estoy" y "qué hay de lo mío". Nadie se quiere quedar atrás ante la posibilidad de que sus sensibilidades se cuelen en la agenda del Ejecutivo y un motor tan potente como el turismo ya ha advertido a la nueva ministra del ramo, Reyes Maroto, de que la gran preocupación del sector es el "descontrol" generado con los pisos turísticos. Así lo hizo saber ayer Exceltur, el principal 'lobby' turístico en España, al pedir a la ministra una convocatoria urgente de la Conferencia Sectorial del Turismo para abordar esta problemática de cara a la campaña de verano y consensuar un modelo "más sostenible" sin invadir las competencias de las comunidades autónomas. Un partido en el que Granada se juega mucho, ya que el sector servicios es la piedra angular de la economía provincial y se está viendo afectado por esta eclosión de las viviendas turísticas cada vez más repartidas y difíciles de controlar.

Los pisos para alojar viajeros se han expandido allende la frontera de los barrios con alicientes patrimoniales u otros atractivos, y según la Federación Provincial de Hostelería y Turismo es ya "un problema" que en la capital, por ejemplo, se está instalando con fuerza en zonas como la Avenida de Cervantes o Fontiveros, en el Zaidín. El sonido de las trolleys ya no es exclusivo de puntos como el centro, el Albaicín y el Realejo-donde se concentran la mayoría de los pisos turísticos-, sino que cada vez se ven más maletas rodantes por barrios colindantes en los que los alojamientos son algo más baratos al estar alejados del meollo monumental. Eso en lo que respecta a la ciudad de la Alhambra, puesto que en comarcas como la Alpujarra, el Norte de la provincia o la Costa también se han multiplicado este tipo de estancias.

Los hosteleros insisten en la necesidad de derogar el decreto de la Junta de AndalucíaEl gran 'lobby' turístico del país denuncia el "descontrol" por las viviendas desreguladas

"La Federación lo viene anunciando desde hace mucho tiempo y pidiendo a la Junta de Andalucía que derogue el decreto de viviendas turísticas que ha sido un desacierto, no ha servido para regularizar este tipo de alojamiento y no se ha generado empleo", señala el secretario general de los hosteleros granadinos, Antonio García, quien además anuncia que en septiembre se convocará una nueva reunión de la Mesa contra la Competencia Desleal para abordar la situación de la mano de las instituciones. "Es un problema muy serio, pero no sólo para nuestro sector. Hay muchas habitaciones vacías y los precios siguen a la baja", apunta García, para el que el también sería importante promover una modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) en esta materia y la obligación de que el propietario de una vivienda de uso turístico tenga que darse de alta como empresario turístico con los mismos requisitos que se le exigen a los empresarios.

"En Andalucía ha habido diferencias, pero los hosteleros de Granada hemos tenido firmeza desde el principio para señalar el problema que acarreaba el decreto de la Junta", señala el secretario general de una Federación Provincial de Hostelería, que seguirá promoviendo reuniones periódicas con la Consejería y el Ayuntamiento de Granada para tratar de encontrar una salida consensuada a una "pelota que se ha hecho muy grande y que debería tratarse a nivel nacional".

La sensibilidad y la gestión del turismo se ha convertido en una papeleta política de primer nivel, hasta el punto de que las grandes capitales están viviendo un intenso debate en este sentido. De esta forma, el vicepresidente ejecutivo de Exceltur, José Luis Zoreda, ve necesario definir una hoja de ruta para garantizar el futuro del sector que impulse la demandada normativa nacional sobre regulación de viviendas turísticas, que aborde una solución a los conatos de 'turismofobia' para impulsar un crecimiento más sostenible y que impulse la reconversión de los destinos turísticos pioneros donde "todavía hay mucho por hacer".

En palabras de el vicepresidente ejecutivo de la Alianza para la Excelencia Turística (Exceltur) "España tiene el reto de mejorar su competitividad, eliminar tensiones sociales y modelos de actuación que hoy no satisfacen las expectativas del ciudadano por la invasión descontrolada de viviendas turísticas, y abordar la regeneración de los destinos maduros con estímulos e incentivos, ahora es el momento tras los años de buenos resultados, para garantizar un nuevo ciclo turístico más óptimo. En definitiva, recuperar la vía del diálogo y la acción de Gobierno".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios