Educación

La huelga de transportes también llegó a los comedores escolares de Granada

  • Aunque no hubo incidencias, en algunos menús se tuvo que variar de producto

  • En el Hurtado de Mendoza, donde se cursan ciclos formativos de la familia de industria alimentaria, indican que "fueron previsores

Marcha de camiones, hace una semana.

Marcha de camiones, hace una semana. / Antonio Paz / Efe

La paro de transportistas, que comenzó hace dos semanas, provocó que algunos negocios tuvieran serios problemas para abastecerse y que se aplacó tras el acuerdo llegado entre el Gobierno y parte del sector, también se dejó sentir en los centros educativos de la provincia. En Granada 250 colegios cuentan con servicio de comedor escolar, donde se sirve la comida a unos 18.500 escolares, según los datos facilitados por la delegada territorial de la Consejería de Educación y Deporte en el balance de legislatura del pasado mes de febrero. 

Algunos centros con comedor han visto en esos días, en los que el paro de los transportistas se enquistó, como se tuvo que cambiar el menú previsto por otro ante la situación de falta de suministros. Fuentes de la Delegación provincial indican, por otro lado, que "no nos han comunicado incidencias al respecto" de las comidas escolares, que se sirvieron puntualmente. 

En el Centro Integrado de Formación Profesional Hurtado de Mendoza, en Granada, el vicedirector, José del Amo, señaló que en el instituto -donde se realizan prácticas de cocina y pastelería- se actuó con previsión y se compró el género necesario para que en ningún momento se paralizara el trabajo formativo previsto en estas semanas. En este centro se cursan ciclos formativos de la familia de industria alimentaria y buena parte de la docencia se realiza en las cocinas y obrador del Hurtado de Mendoza. El centro también señala que el incremento de los precios se ha notado, pero se que funciona con normalidad.

En el CEIP Gómez Moreno de la capital, centro en el que el comedor es gestionado de forma directa por as familias de los escolares, apuntan que la incidencia del paro ha sido puntual en la elaboración de los menús. Así, únicamente se tuvo que recurrir a kiwi y plátano no ecológico ante la imposibilidad de comprar productor ecológico y en una receta que incluía cerdo se cambió por carne de pollo. Sobre el alza de los precios, Lucía González, una de las madres responsables de la gestión del comedor que ahora cumple 20 años, señala que "al comprar ecológico y de cercanía no se ha notado tanto el incremento de los precios", ya que el incremento no ha sido tan alto como el que ha sufrido la cesta de la compra no ecológica. "Los precios de los productos ecológicos son más realistas", añade González, que apunta a que al estar más ajustados a lo que realmente cuesta producir ese producto han quedado al margen en cierta medida a lo que ha experimentado parte de los productos de alimentación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios