Municipal

La ‘investigación’ política sobre el positivo del alcalde de Granada, sin nuevos datos

  • Luis Salvador defiende su gestión y que siguieron los protocolos sanitarios

  • Vox anuncia denuncias ante la Inspección Médica y la de Trabajo para que siga investigando

La ‘investigación’ política sobre el positivo del alcalde de Granada, sin nuevos datos La ‘investigación’ política sobre el positivo del alcalde de Granada, sin nuevos datos

La ‘investigación’ política sobre el positivo del alcalde de Granada, sin nuevos datos / Jesús Jiménez / Photographerssports

El Salón de Plenos ha vivido una imagen inédita. Una junta de portavoces con un alcalde como compareciente para dar explicaciones por la gestión de su positivo por coronavirus y el de varios colaboradores. Una ‘investigación’ política que pretendía descubrir si la denuncia de negligencia de la oposición era real o si lo era la versión y tiempos del alcalde. Y, como en todo en el Ayuntamiento, ha sido una comisión descafeinada, con preguntas y respuestas genéricas donde no se dieron más datos que los ya conocidos y momentos de tensión, definiendo entre corporativos hablando de “pantomima” o que se estaba haciendo “el payaso”.

Cada uno siguió su versión ya dada y el Ayuntamiento dio por zanjada una crisis que Vox alargará denunciándolo ante la Inspección Médica y la de Trabajo porque “de lo que se deduzca de la junta de portavoces nada va a pasar”, aseguró su portavoz, Onofre Miralles, que aseguró que con la junta de portavoces “no se tomarán medidas”.

Cada portavoz municipal hizo preguntas al alcalde y también comparecieron el edil Francisco Fuentes, encargado de Personal y del protocolo anticovid. Las preguntas que se habían hecho a los colaboradores afectados y otro personal o las imágenes que se habían pedido, llegaron “en diferido”, por lo que se limitaron a preguntas sobre los tiempos en los que se conocieron los positivos y el protocolo. El alcalde, Luis Salvador (Cs), y el PP negaron cualquier conocimiento anterior del caso del colaborador, como mantiene Vox, que pidió también información sobre los puestos de trabajo en Alcaldía, tipo de contratos y ubicación de mesas sin distancia.

El portavoz de Podemos-IU, Antonio Cambril, reconoció que no se iba a “averiguar nada” y pidió una reunión urgente para no hacer del Ayuntamiento “un foco” de la pandemia, “como llevo meses advirtiendo”, por lo que pidió más teletrabajo e insistió en modificar la celebración de plenos.

El portavoz del PSOE, Paco Cuenca, dudó de la credibilidad del alcalde y criticó que no delegara en alguno de sus tenientes de alcalde, cuando habría ejercido “mucho mejor” al frente del Ayuntamiento “al cien por cien que alguien recluido en su dormitorio”. “Es una obviedad”, indicó Cuenca, que aludió al pasado político de Salvador como el de “un señor que estaba en el PSOE, intenta pasarse a UPyD” para recalar en Cs, e “intenta cortejar al PP”, partido al que ha aludido también cuando se ha referido a un pacto de “dos más dos que no se está cumpliendo”, o a un “acuerdo para vender Granada” tras las municipales. “Ese problema se extiende a todo”, concluyó.

Y Salvador dio los datos que ya había ofrecido: que no sabían los síntomas del colaborador hasta el lunes, la prueba se hizo al mediodía y el resultado se supo de noche. Salvador defendió que siguió las recomendaciones médicas, dijo que otros políticos han actuado igual (nombrando a políticos nacionales y regionales que lo han pasado). Aportó los informes de Epidemiología y sus resultados: “Al final he sido un paso positivo”, insistiendo en que no ha pasado la enfermedad.

Salvador sí lamentó la persecución política que ha recibido y se defendió también por no haberse dado de baja asegurando que otros políticos han seguido teletrabajando y no ha pasado nada. Y sí lamentó: “he visto a mi mujer llorar y a mis hijos tristes”, por lo que llamó al sentido común y a no criminalizar a los positivos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios