Granada

Un jurado popular para un crimen machista en un momento de repulsa social

  • Sara fue hallada con una herida de bala junto a un contenedor

  • Su pareja simuló que la habían atacado en la calle

  • El juicio empieza el lunes

Contenedor junto al que fue encontrada la víctima en noviembre de 2016. Contenedor junto al que fue encontrada la víctima en noviembre de 2016.

Contenedor junto al que fue encontrada la víctima en noviembre de 2016. / efe

Guadix, sábado 3 de febrero del 2018. Las Gabias, jueves 10 de mayo del 2018. Guadahortuna, sábado 16 de junio del 2018. En lo que va de año, estas son las fechas en las que la violencia de género ha acabado con la vida de tres granadinas. Primero fue Pilar, de 56 años, que fue asesinada a martillazos; después Mar, de 21 años, que murió tras recibir un disparo en la cabeza de la que había sido su pareja; la última ha sido Josefa, de 43 años, a la que su marido disparó dos veces. Pero esta lacra también deja otras víctimas: los hijos de quienes sufren la violencia machista. Por ello, mañana la Plaza del Carmen volverá a inundarse para exigir "medidas" y hacer visible el "largo camino de las víctimas no oficiales", como ha ocurrido con la familia de Sara Correa, que falleció en noviembre de 2016 tras recibir en el abdomen un balazo de su pareja, y cuyo juicio, que se celebrará con la fórmula de jurado popular, empezará la semana que viene, un año y siete meses después de que se produjese el crimen.

La noche del 28 de noviembre de 2016, Sara, que tenía 35 años y tres hijos de entre 4 y 13 años, fue encontrada junto al contenedor de basura que había bajo su casa, situada en la calle Alcalá la Real, en el barrio de Almanjáyar. Presentaba una herida de bala en el abdomen y, pese a que fue trasladada al hospital, falleció a consecuencia de las lesiones provocadas por el disparo. En un primer momento se apuntó a que la joven recibió un balazo cuando se encontraba bajando la basura. Sin embargo, tres días después, su pareja, que entonces tenía 36 años, que responde a las iniciales S. R. A., y un amigo de esta, de la misma edad y con iniciales I. Q. P., fueron detenidos como presuntos autores de este homicidio, para los que la Fiscalía pide 16 años de prisión para el principal acusado, y tres años para el segundo.

Según consta en el escrito de acusación del Ministerio Público al que ha tenido acceso Granada Hoy, sobre las 21:20 horas del 28 de noviembre del 2016, "Sara y el acusado se encontraban en el domicilio (...). El acusado sacó un arma corta de fuego del calibre 22, para cuya tenencia carecía de la correspondiente licencia (...) y siendo plenamente consciente de su acción, de forma intencionada efectuó un disparo contra ella a corta distancia con dicha arma".

Asimismo, la Fiscalía sostiene que "guiado por el deseo de eludir su responsabilidad y estando Sara aún con vida, llamó por teléfono al también acusado I. Q. R., a las 21:21 horas para que fuera a la casa. Y una vez allí convinieron ambos en bajarla a la calle, para hacer creer a los demás que Sara había recibido un disparo por un desconocido mientras bajaba la basura, para ocultar el crimen".

Ante ello, el Ministerio Público pide para el principal acusado un total de 16 años de prisión por un delito de homicidio, con "la agravante de parentesco (...) pues mantenía con Sara una relación de afectividad análoga a la conyugal" y otro de tenencia ilícita de armas; mientras que para el otro acusado pide tres años por encubrimiento.

A tenor de este juicio, que comenzará el próximo lunes día 25 de junio y está previsto que se desarrolle en cuatro sesiones, la 'Plataforma contra la Violencia de Género 25 de noviembre de Granada' ha convocado para mañana, a las 19:30 horas, una concentración en la Plaza del Carmen "para reivindicar la memoria de Sara Correa", cuya familia "ha tenido que esperar un año y siete meses para que se celebre el juicio que determinará si es víctima oficial de violencia de género". Según indicaron, quieren "mostrar solidaridad a su familia, a sus tres hijos, a su madre que se está ocupando de ellos y a sus hermanas, ejemplo del largo camino de sufrimiento que padecen las víctimas no oficiales hasta que son reconocidas como tales".

Según exponen, pese a que desde 2015 "la ley reconoció a los hijos de víctimas de violencia de género como víctimas también, desde entonces no hemos desarrollado en qué derechos sociales y económicos se traduce". Así, reivindican que "sea una prioridad desarrollar las medidas en relación a los hijos en el Pacto de Estado; que el Alto Comisionado para Erradicar la Pobreza en la Infancia -creado por el Gobierno- contemple como prioridad desarrollar las estrategias necesarias para erradicar la pobreza infantil de los hijos víctimas de violencia de género; el desarrollo de una Ley de atención a las víctimas similar al que existe con las víctimas del terrorismo".

Por todo ello, desde la plataforma hacen un llamamiento a la ciudadanía para que se una a la concentración, para que "el caso de Sara Correa ponga nombre al largo recorrido de las víctimas de violencia de género no oficiales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios