Tribunales

El juzgado archiva el caso de las cámaras ocultas en el Granada CF

  • El magistrado decreta también el sobreseimiento de la denuncia de posible corrupción interna, ya que el asunto está en manos de la Audiencia Nacional

Imagen de archivo de la fachada de las oficinas del Granada CF en Los Cármenes. Imagen de archivo de la fachada de las oficinas del Granada CF en Los Cármenes.

Imagen de archivo de la fachada de las oficinas del Granada CF en Los Cármenes. / Álex Cámara

El Juzgado de Instrucción número 7 de Granada ha acordado el sobreseimiento provisional del caso de las cámaras ocultas en el Granada CF. El club denunció una supuesta trama de espionaje al descubrir cámaras de grabación en sus instalaciones deportivas y administrativas el pasado mes de octubre. Pero el magistrado concluye que “de lo actuado, no aparece debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la formación de la causa".

El juez que recibió este asunto considera que procede decretar el sobreseimiento provisional de las actuaciones, tanto en la causa referida a las cámaras de grabación como a un presunto caso de corrupción, el cual está en manos de la Audiencia Nacional. Si bien, continúa abierta una tercera causa por un presunto delito de daños, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Las cámaras ocultas encontradas por la Policía y los técnicos del Granada CF en las dependencias del club estaban camufladas en detectores de movimiento y humos de los pasillos de entrada a los vestuarios, en almacenes de material y en la cocina de la Ciudad Deportiva.

Según el informe, como ya desveló este periódico, a partir de un primer dispositivo encontrado en la carcasa de un módem y la denuncia policial, se abrió una investigación por parte de los técnicos del club y por el Grupo de Delincuencia Económica (UDEF) de la Policía, que llegó a realizar hasta tres visitas a las oficinas de Los Cármenes y a la Ciudad Deportiva del Granada CF para continuar con sus indagaciones.

Asimismo, cuando el 29 de octubre el Granada CF formalizó la denuncia por el presunto espionaje, también lo hizo por el posible cobro de comisiones ilegales de hasta un 20% del precio de lo servicios abonados por la entidad a una serie de proveedores, que habrían actuado como intermediarios para el pago de esas cantidades a un antiguo alto cargo del club.

Ante ello, la Policía Nacional también comenzó a investigar estos hechos, en los que, según la denuncia del club, se hacía referencia a una serie de relevos en el organigrama del club, que se llevaron a cabo con la llegada del actual equipo directivo. Ambos asuntos, el de las cámaras y la supuesta corrupción interna, recayeron en el mismo juzgado.

En un auto fechado el 16 de enero, que ya ha sido notificado al Ministerio Fiscal y a la acusación particular que representa al Granada CF, el juez decreta el archivo de ambas denuncias por dos motivos: respecto a las cámaras ocultas, el juez basa la decisión en el amplio informe elaborado por la policía, concretamente en la circunstancia de que no se encontraron cámaras en zonas privadas; mientras que en lo que se refiere a la corrupción -las supuestas comisiones ilegales denunciadas- se debe a que ya existe una causa abierta por un presunto caso de corrupción en la Audiencia Nacional en relación con los anteriores dirigentes del Granada.

Además de todo esto, en el Juzgado de Instrucción número 1, sigue abierta una tercera causa por un posible delito de "daños" que aún está pendiente de ser resuelta, la cual podría referirse a otra denuncia presentada por el Granada CF en la que el club expuso a la Policía que se había manipulado el vídeo marcador el pasado 27 de octubre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios