Lotería de Navidad

"Tengo un pálpito"

  • El premio Gordo del tradicional sorteo de Navidad se resiste en Granada desde 2012

  • Cada andaluz gastará de media 51,48 euros, dato que los granadinos superan con holgura

Administración de lotería. Administración de lotería.

Administración de lotería. / Carlos Gil

Nueve y veinte de la mañana. Unos seis grados de temperatura. Un grupito de media docena de personas aguarda a que suba la persiana de la administración de lotería La Milagrosa, la número 27 de la provincia y en la que en las últimas semanas ha sido habitual ver colas. Joaquina Rubio, la lotera, reconoce que este año las ventas de lotería de Navidad han ido mejor que el año pasado. “Empezó mejor desde julio. Se ha notado”. No da cifras sobre ese incremento, pero destaca el serial de sorteos en los que esta administración del Zaidín ha sido agraciada. El 22 de diciembre de 2016 La Milagrosa se unió a la fiesta que se vivió principalmente en Pinos Puente con la venta de un segundo premio por terminal. “Fue un año muy bueno”, recuerda Rubio.

Siguen de moda las terminaciones en 13 o 15, pero también se pide el 18, por aquello del año

Junto a la imagen de una Milagrosa, el número de la administración, el 77.227. “Se está vendiendo muchísimo”, indica la lotera, que también recuerda que “el número del barrio también se acabó”.

En el sorteo de Navidad un elemento clave que explica lo elevado de las ventas –más allá de la tradición– es el riesgo de dejar pasar la suerte, no unir el destino al de los compañeros de gimnasio o de trabajo. O de familias del colegio o de la peluquería. Si los demás juegan, hay que apostar.

Pero la suerte es caprichosa y ni el volumen de negocio de La Milagrosa ni el hecho de que ofrezca décimos de otras administraciones como La Bruja de Oro o Doña Manolita es garantía de que el próximo sábado este local del Zaidín sea el epicentro de la alegría nacional. El Gordo se resiste y desde 2012 no se ha dejado caer en Granada, cuando aquel 76.058 dejó la tan manida frase de lluvia de millones. Ha habido un chirimiri constante –como el décimo del segundo premio en Tocón el pasado año, o el ya mencionado que cayó en 2016– pero sin el brillo del Gordo. Antes, la provincia había sido agraciada con el primer premio del sorteo extraordinario de Navidad en los remotos 1855, 1869, 1942, 1961, 1986 y 1997.

El sorteo del sábado supone un tercio de lo que factura en todo el año la Sociedad Estatal de Loterías

En la calle Príncipe, Inma Ruiz atiende las ventas de una de las administraciones de lotería más antiguas de Granada, abierta en 1940 y que siempre ha estado en manos de la misma familia. Ruiz –que señala que las ventas han ido a menos– apunta a que este año se ha puesto de moda la terminación 18 –por aquello del año– y que siguen marcando tendencia los clásicos, el 13, el 15... Entre los clientes, destaca a los estudiantes extranjeros que “vienen sabiendo de qué va la tradición” y se llevan un décimo, por aquello de probar. También turistas, como un argentino que –de ser agraciado– deberá sopesar si le compensa volver a Granada para cobrar el premio. “Nos preguntó que cómo lo podría cobrar. Sólo lo puede hacer en España, y se lo llevó”, recuerda Ruiz. Hasta el mismo viernes venderán décimos. “Sí que hay gente que viene el último día”.

La estadística dice que cada andaluz ha gastado en el sorteo del Gordo 51,48 euros, según el dato facilitado por Loterías y Apuestas del Estado. En Granada, esa cantidad está en los 69,35 euros. Es más que en 2017, cuando cada granadino gastó de media 60,9 euros en ese sorteo. Sin embargo, en 2011 ese promedio fue de 70,05 euros por granadino, por lo que todavía no se ha recuperado de la caída registrada durante la crisis. Esta tendencia sigue la constatada desde Loterías y Apuestas. En los últimos cuatro años el crecimiento en las ventas ha sido del 16,8%, según se señaló el pasado verano. En 2017 la facturación total del sorteo fue de 2.760 millones de euros, el 30,9% de lo que factura la Sociedad Estatal en todo el año.

En la administración Mesones, en la calle Cerrajeros, Teresa Calvo asegura que tiene "un pálpito”. Confía en que la suerte –en forma de premio importante– vuelva a Granada, a su despacho. En 2015 se vendieron aquí diez décimos de un segundo premio, 1,2 millones de euros.

Aunque la venta para el sorteo comenzó el pasado mes de julio, ha sido en el pasado puente de la Inmaculada cuando ha habido un repunte en la compra de lotería. “Granada es muy afortunada y viene mucha gente buscando la suerte”, indica la lotera. El atractivo turístico es el ingrediente que junto a la proximidad del sorteo explican este repunte en las ventas.

Frente a la administración número 28, en el centro comercial Alcampo, se perfila una cola de clientes en busca de su suerte. Hay quien se lleva su fecha de nacimiento, quien pide una terminación en 90. Aquí “la última semana es más intensa, siempre”, explica Sandra García, que gestiona la cola junto a Ignacio Pérez. Aquí ya se están vendiendo números del Niño, aunque el sorteo que verdaderamente tiene tirón es el del día 22.

Gusta el décimo, el boleto tradicional, aunque el capricho de llevarse una determinada terminación haga del terminal un recurso imprescindible. Para añadir emoción al sorteo, se guarda en un sobre un décimo. Hasta el mismo día del sorteo no se abrirá ni se sabrá a qué número se ha jugado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios