Taxi vs Uber Un mes de guerra fría en Granada

  • Los primeros 30 días de convivencia entre taxistas y conductores de la multinacional han pasado de las agresiones en la primera semana a la calma: “No se nota en el negocio”

Un coche de Uber circula por el Centro rodeado de taxis Un coche de Uber circula por el Centro rodeado de taxis

Un coche de Uber circula por el Centro rodeado de taxis / Carlos Gil

Comentarios 2

El viernes hizo un mes de la llegada de Uber a Granada, y lo que parecía q iba a ser una suerte de invasión de Polonia en las paradas de los taxis y las calles del centro, se ha quedado en una presencia casi testimonial de los ‘coches de negro’ en sus primeras semanas en la capital.

“Yo estoy igual que hace un mes, dos y seis”, relataba a esta redacción un taxista de la ciudad. En el mismo sentido se expresan otros muchos, con cierta incredulidad en sus afirmaciones ya que “esto no está siendo Madrid o Barcelona, donde son casi una plaga”, añadía otro de ellos sin querer identificarse.

Ni la empresa ni el representante de la misma en Granada han aportado datos ni valoraciones sobre su primer mes de funcionamiento en la ciudad, mientras que desde la patronal de VTC en Andalucía, Unauto, su presidente Fermín Ruiz se limitó a contestar que “todo va bastante bien”.

Lo cierto es que durante los primeros días de Uber en Granada, su presencia fue muy habitual en las principales calles de la ciudad, sobre todo las céntricas, donde el Ayuntamiento de Granada y la empresa mantienen un litigio judicial por la instrucción emitida por el área de Movilidad del Consistorio, que impedía el paso de los VTC por las calles restringidas pero que se encuentra suspendida de forma cautelar por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de Granada.

La empresa californiana no ha aportado datos ni valoración de su primer mes en Granada

Incluso hubo denuncias de algunos conductores de Uber presuntamente agredidos por taxistas durante la primera semana. En concreto, la Policía Nacional registró dos denuncias el sábado 26 de enero por la tarde por daños en vehículos, mientras que la Policía Local tuvo constancia de otras dos durante la madrugada de ese mismo fin de semana. El resultado, lunas de coches rotas, algunas con bates de béisbol, y coches de Uber pintados con spray de colores. También se hicieron virales vídeos de algunas personas grabando con móviles a conductores de Uber haciendo captación en zonas de alta demanda como los centros comerciales del Área Metropolitana.

La patronal anunció en su momento la interposición de nueve denuncias por estas coacciones y amenazas a los conductores de la multinacional estadounidense. Todas estas incidencias, además, se produjeron en pleno conflicto taxi-VTC en Madrid y Barcelona.

Una agresiones que, según relata Ramón Alcaraz, presidente de la Gremial del Taxi de Granada, estarían detrás de alguna de las bajas de conductores que sostiene que ha sufrido Uber en su primer mes de funcionamiento. Aunque no se cree esa versión que le ha llegado de estos trabajadores. “¿No será que tiene que ver con las condiciones en las que están?”, se pregunta irónico.

En la actualidad, Uber está funcionando en Granada con 14 vehículos de los 32 con los que inicialmente desembarcó, según cuentan desde la Gremial del Taxi. De hecho, añaden tener constancia de que buscan conductores para Granada. Esta cantidad que supondría apenas un 2,5% con respecto al total de la flota de taxis de la capital.

Sin embargo, para Ramón Alcaraz “la cosa se está complicando”. “Se está poniendo fea porque te provocan”, añadió el presidente de la asociación de los taxistas de la ciudad, que se refiere a las malas praxis de los conductores de Uber.

La reglamentación exige que los coches de la compañía no pueden hacer captación de clientes en la calle, y que todo el proceso debe hacerse a través de la aplicación para que la compañía pueda facturar, pero “acechan a la gente ofreciéndoles llevarles”, dice Alcaraz.

El presidente de la Gremial también se refiere a episodios que suelen suceder los fines de semana, sobre todo en las madrugadas cerca de discotecas y zonas de fiesta como en Neptuno o el Fórum. “Algunos incluso han hecho cola en las paradas de taxis. "Si hay pocos, esperan a que se vayan y se ponen a esperar a clientes. Cuando aparece un taxi, algunos se van y otros se quedan e incluso te desafían”, desgrana.

Pero lo cierto es que los coches de Uber se están notando poco en el día a día de los taxistas. “Yo cada vez veo menos”, dijo el número 513 a este periódico durante un servicio. Lo que muchos no se explican es por qué Granada cuando ni siquiera parece ser rentable para los propios taxistas.

La Gremial de Taxi afirma tener constancia de que la compañía busca conductores

Uno de ellos dice que en esta época del año se las ve y las desea para alcanzar los 70 euros diarios con casi medio día de jornada de trabajo a los mandos de su coche. “Si los de Uber tienen que facturar más porque una parte se va para la empresa y otra para los seguros de autónomos, tienen objetivos inalcanzables”, explica Ramón Alcaraz.

Mientras tanto, entre el sector del taxi, los ánimos parecen calmados y la convivencia, sin ser cordial, se acepta salvo en roces puntuales en la búsqueda de clientes, y que además han ido a menos con el fin de los conflictos a nivel nacional. Un taxista que aguarda en la parada de Triunfo los resume: “Si hubieran venido cien, lo notaríamos, y sería mucho peor para todos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios