Granada

La meteorología se convierte en un arma de doble filo para los incendios

  • Las lluvias han provocado que la humedad en la vegetación se extienda durante más tiempo

  • A la par, han propiciado que prolifere el pasto y la maleza, combustibles naturales para el fuego

Bomberos forestales durante la extinción del incendio declarado el pasado julio en las inmediaciones del cementerio de San José. Bomberos forestales durante la extinción del incendio declarado el pasado julio en las inmediaciones del cementerio de San José.

Bomberos forestales durante la extinción del incendio declarado el pasado julio en las inmediaciones del cementerio de San José. / carlos gil

La meteorología puede ser aliada o enemiga número uno de los incendios forestales, un arma de doble filo que este año, al menos de momento, parece haberse convertido en lo primero aunque en los últimos días se están produciendo fuegos en el Cinturón a diario que han puesto al Infoca en estado de alerta. El hecho de que haya llovido hasta bien entrada la primavera, unido al verano tardío que se está registrando, ha permitido un cambio de ciclo que hace unos meses era impensable.

Hasta finales del pasado 2017, los cuatro años de sequía consecutivos y los episodios de calor registrados fuera del periodo de máximo riesgo han tenido en jaque al dispositivo de extinción de incendios Infoca. Sin embargo, como bien explica la subdirectora del Centro Operativo Provincial (COP) del Infoca, Almudena Cano, "a raíz de las lluvias, hay más maleza y pasto por todos sitios, pero el monte ha estado verde hasta hace nada y se ha mantenido la humedad mucho tiempo. Por un lado, favorece que haya llovido tanto porque se mantiene la humedad en la vegetación, pero por otro, se ha creado mucho pasto, por lo que hay que ser muy cautos".

El Infoca ha registrado el inicio de campaña de alto riesgo más tranquilo de los últimos años

Pese a que está siendo un año relativamente tranquilo, no hay que bajar la alerta, ya que las estadísticas pueden variar de un día para otro, y más ahora que se están registrando las mayores subidas de temperatura, un aspecto que lleva aparejado el incremento del riesgo de fuegos.

Para luchar contra ello, en esta campaña el Plan Infoca cuenta en Granada con un catálogo de medios similar al de años anteriores. En concreto, se cuenta con 696 profesionales entre personal funcionario, como agentes de medio ambiente. En cuanto a los medios materiales para la extinción se dispone de una Unidad móvil de Meteorología y Transmisiones (UMMT), 18 vehículos pesados (15 autobombas y tres nodrizas), un avión de carga en tierra, otro de coordinación (en el Aeropuerto de Granada) y tres helicópteros de transporte y extinción. Por último, un helicóptero de gran capacidad posicionado en La Resinera, lo que suma un total de seis medios aéreos.

Asimismo, la provincia cuenta con un COP, tres Centros de Defensa Forestal (Cedefo) -Puerto Lobo, Sierra Nevada y La Resinera-, y la base BRICA (Brigada Especializada) situada en Los Moraillos; además de 38 puestos de vigilancia distribuidos en toda la provincia que, tal y como indicó la subdirectora provincial, "son muy útiles porque conocen la zona perfectamente y te disgregan falsos avisos, de alarmas que puedan llegar a ser un fuego forestal".

A nivel presupuestario, "se cuenta con un aumento de algo más de un millón respecto al pasado 2017", según Cano. Así, la provincia tiene una partida total de 23,7 millones de euros de los que 12,1 se destinan de manera exclusiva la extinción de incendios y 11,6 a prevención.

En la actualidad, el Plan Infoca se encuentra en la fase considerada como riesgo alto, que se inició el 1 de junio y se extenderá al 15 de octubre, por lo que tal y como insiste la subdirectora de COP granadino, "no se pueden hacer barbacoas, quemas en zona forestal o de influencia forestal". Todo ello con el fin de evitar la proliferación de incendios.

Según las últimas estadísticas publicadas por el Infoca, a fecha 8 de julio, en Granada se han llevado a cabo un total de 40 actuaciones en lo que va de año, de las que 35 han sido conatos -fuegos que afectan a menos de una hectárea- y cinco incendios. Como consecuencia, se han visto afectadas 15,97 hectáreas de las que una era arbolado, y 14,97 matorral.

De la última década, el periodo que se postula como el año negro para la provincia en materia de incendios fue el 2015. En total se realizaron 110 actuaciones forestales -89 conatos y 21 incendios- y se vieron afectadas 1.709,40 hectáreas, de las que 658,17 fueron de arbolado y 1.051,23 de matorral.

El 2012 fue el año que más actuaciones se llevaron a cabo, 156, de las que 45 fueron incendios y 111 conatos. Esa campaña es la segunda en la que más hectáreas se vieron afectadas, 539,05 en total, de las que 43,12 fue en zona arbolada y 495,93 en matorral.

En el top tres se sitúa el 2014, con 484,64 hectáreas afectadas -212,71 en zona arbolada y 271,93 en matorral-, y 121 actuaciones (86 conatos y 35 incendios). Mientras que tras él, se encuentra el año 2011 (480,66 hectáreas afectadas).

El mejor año a nivel forestal fue el 2013, en el que tan solo se vieron afectadas 203,51 hectáreas, seguido del 2016 con 207,76. Tras ellos se encuentran el 2010 (238,33 hectáreas) y el pasado año 2017, en el que se realizaron en total 127 actuaciones forestales -101 conatos y 26 incendios-, y hubo 297,44 hectáreas afectadas, de las que 62,76 fueron en arbolado y 234,68 en matorral.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios