Universidad

La mitad de los universitarios no conoce a Darwin ni la Teoría de la Evolución

  • Un estudio, en el que ha participado la Universidad de Granada, señala la "preocupación" sobre el bajo conocimiento que tienen los estudiantes sobre el evolucionismo: una nota de 5,4 sobre 10

Imagen del científico Charles Darwin en un documental reciente sobre su figura Imagen del científico Charles Darwin en un documental reciente sobre su figura

Imagen del científico Charles Darwin en un documental reciente sobre su figura / Archivo

Quizás sea la explicación a muchas cosas. Probablemente, es una de las teorías que nos define como sociedad. No la única ni es exclusiva. Incluso, tiene muchos detractores. Pero el saber científico y el entendimiento de la humanidad del siglo XIX en adelante no se podría entender sin el evolucionismo y sin los posos que dejó Charles Darwin. Pero, al parecer 'se está pasando de moda' o no está calando lo suficiente... El dato es que según un estudio de diez universidades españolas, en el que ha participado la Universidad de Granada (UGR), alerta de que la mitad de los estudiantes no conocen ni al naturalista inglés ni la Teoría de la Evolución.

Según una nota de la UGR, la Teoría de la Evolución es considerada a día de hoy por muchos académicos de prestigio como uno de los mayores logros en la historia intelectual de la humanidad, aun cuando ha presentado resistencia.

El informe realizado por una decena de universidades del país, en el que ha colaborado activamente la Universidad de Granada (UGR), ha medido la aceptación y el grado de conocimiento entre estudiantes universitarios. Los resultados demuestran que, si bien la aceptación de esta teoría entre los estudiantes demostró ser relativamente alta (87,2%), es preocupante el bajo conocimiento que tienen sobre ella: una nota de 5,4 sobre 10.

El análisis fue realizado entre estudiantes universitarios de tercer año en cuatro carreras distintas: Biología, Inglés, Historia y Química. Coordinado por la Universidad de la Coruña y la Universidad de Vigo, tuvo alcance nacional con la participación de otras instituciones como UGR, Universidad Autónoma de Madrid, Universidad de Valencia y Universidad de las Islas Baleares. Los resultados fueron publicados recientemente en la revista PLOS ONE.

El catedrático Miguel Botella El catedrático Miguel Botella

El catedrático Miguel Botella / G. H.

El prestigioso científico Miguel Botella, catedrático emérito del departamento de Medicina Legal, Toxicología y Antropología Física de la UGR, es uno de los participantes del análisis. Con preocupación, comenta que en este estudio se han visto "gravísimas carencias, incluso en estudiantes de biología en donde el grado de conocimiento también es relativamente bajo".

El académico explica que la teoría de la evolución es la que establece el cambio permanente en la naturaleza de todos los seres vivos, siendo la vertiente darwiniana la que la explica mediante el mecanismo de selección, y tiene mayor predicamento en la sociedad. Ese concepto de que no hay estabilidad y de que los seres vivos cambian, fue adoptado también por distintas áreas como la filosofía, la medicina y las ciencias políticas y sociales.

Si bien para Botella es relativamente entendible que carreras como Inglés o Historia manejen un bajo conocimiento sobre la Teoría de la Evolución, su sorpresa está en que los estudiantes de Biología en promedio hayan obtenido 6,5 puntos sobre 10. "La evolución es la columna vertebral de la Biología, es el concepto sobre el cual se van a impartir los otros conocimientos. Entonces vemos que es necesario profundizar sobre la teoría de la evolución en toda la carrera y, por supuesto, antes incluso de entrar a la universidad", comenta el investigador.

En el estudio se aplicaron cuestionarios con dos medidas de análisis. La primera fue la Medida de Aceptación de la Teoría de la Evolución (MATE), que mide si la persona adhiere a la teoría, y la segunda fue el Examen de Conocimiento de Evolución (siglas en inglés, KEE) que mide el saber sobre el tema.

Con respecto a la aceptación, el resultado fue relativamente alto con un promedio de 87,2%. Respecto a las resistencias, los investigadores esperaban encontrar una causa en la religiosidad, pero su influencia fue menor de lo que suponían. "La religiosidad ha tenido influencia, pero no tanto como se esperaba. La influencia más importante a mi parecer es la falta de formación sobre evolución, tanto en enseñanza media como en superior", comenta Botella.

El examen sobre conocimiento KEE arrojó como promedio un resultado de 5,4 sobre 10, "aprobados con lo justo", según califica el académico. Si se ordenan las carreras analizadas de mayor a menor puntaje, serían Biología, Química, Historia e Inglés, un resultado hasta cierto punto esperado por el contenido de cada carrera.

De todos modos, Botella considera que "el estudiante de Biología conoce poco de evolución respecto a lo que debería. Durante muchos años no se ha impartido una asignatura de Evolución, desde hace poco en Granada tenemos una, y ahora están empezando otras universidades". Además, considera que también “es necesario mejorar la formación del profesorado".

"Entender la evolución es comprender el mundo en general. Hoy no se entiende el mundo actual sin conceptos como competitividad y selección de los mejores, que son típicas de la evolución", concluye Botella.

Darwin y su vínculo con Granada

"Nunca llegaría a saberlo, pero Charles Darwin tuvo a Granada en vilo durante mucho tiempo gracias a su teoría de la evolución de las especies. De hecho, Granada fue la ciudad española que más pronto se apuntó a la hipótesis darwinista y la que fue testigo de las mayores controversias", así se explicaba un artículo de este medio de hace unos años sobre la relación del Instituto Padre Suárez con la figura del naturalista inglés.

"No es que Darwin viniese a Granada a veranear", comentaba con cierto sentido del humor Luis Castellón, "sino que entre los diferentes episodios que se produjeron en España con motivo de la teoría de Darwin, Granada fue la más significativa, en donde hubo mayores controversias".

El promotor de aquellas controversias fue el director, por aquella época, del Padre Suárez, Rafael García y Álvarez, catedrático de Historia Natural quien, en la conferencia inaugural del curso 1872-1873 hizo una apología de la teoría de la evolución que causó cierto revuelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios