Granada

La partida se juega en los barrios

  • Grupos políticos de cualquier color visitan cada semana las calles de la ciudad y conversan con los vecinos para conocer de primera mano los problemas de los ciudadanos a los que representan

Cuando el presidente del PP andaluz, Javier Arenas, le dio al alcalde de Granada, José Torres Hurtado, unas alpargatas y le dijo: "Esto te hará ganar las elecciones", no hacía más que reiterar la importancia del contacto vecinal con los políticos para contar con el respaldo ciudadano. Desde entonces, cada vez que el alcalde de Granada tiene que apoyar a algún compañero de partido en su carrera política le regala unas alpargatas y le susurra la misma frase que Arenas le dijo a él.

Aunque todos los partidos políticos juran y perjuran que el trasfondo no es la captación de votos, los paseos por los barrios y las charlas con los vecinos se han convertido en cita sagrada en las agendas de los partidos políticos del Ayuntamiento que, semanalmente, cambian los despachos por las plazas públicas para escuchar la opinión de los ciudadanos de a pie. La costumbre es tan antigua como la propia democracia pero los partidos, sean del color que sean, se afanan en apropiarse de la idea, muy aplaudida por los ciudadanos, que piden no solo que se les escuche, también que los representantes públicos cumplan con sus promesas y den respuesta a los problemas más cotidianos.

Esta salida del despacho permite a los vecinos encontrar en su barrio y en sus calles a políticos receptores a sus demandas, capaces de dar voz a sus problemas en los plenos municipales. De ahí que las anécdotas en las visitas sean de lo más variopintas, desde mujeres gitanas que quieren leer la buenaventura al alcalde a amas de casa que meten a los representantes en sus viviendas para contarles su realidad.

La visita no tiene guión así que puede pasar de todo. La espontaneidad de los vecinos está asegurada. "Lo fundamental es que las demandas de los vecinos se traduzcan en mociones, preguntas y propuestas al pleno, porque así lograremos solucionar sus demandas", explica la concejal socialista, Ana Muñoz.

Sobre los orígenes de la idea hay diversidad de opiniones. La portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento, Lola Ruiz, asegura que fueron ellos los primeros en visitar los barrios. "Empezamos a hacer las visitas en el mandato 99-03, cuando gobernábamos, entonces pusimos en marcha una iniciativa llamada Pregunta por tu barrio", manifiesta la portavoz del partido de izquierdas, quien asegura que siguen manteniendo una visita semanal como forma de relación directa, para conocer " a pie de tajo los problemas reales e intervenir para solucionarlos". De hecho hoy, el grupo de Izquierda Unida visitará el barrio de los Pajaritos.

"Si esta actuación tiene un rédito electoral no hay que pensarlo, sino solventar los problemas de los ciudadanos", alega Ruiz Domenech.

Desde el PSOE tienen otra opinión sobre el origen de las visitas. La concejal socialista Ana Muñoz asegura que fue Moratalla el que impulsó las visitas a la calle. Pero ya desde la época de Antonio Jara el contacto con los vecinos era un asunto prioritario.

"En la campaña electoral quedó claro que tanto si ganábamos como si no, mantendríamos el contacto con los vecinos para facilitar que nos trasladaran sus inquietudes", recuerda la concejal.

La Chana, Haza Grande o el Camino de Ronda son algunos de los enclaves por los que ya han pasado los socialistas. Dicen que la visita de la oposición es más fructífera que la del equipo de gobierno porque con ellos los vecinos son más críticos. "Vemos el otro barrio que no ve el equipo de gobierno", manifiesta la concejal socialista quien añade: "En todos los barrios hay una Gran Vía y otras calles a las que nadie presta atención".

De la época de Amalia Carvajal es otra iniciativa ciudadana que, bajo el nombre ¿Sabías que el Ayuntamiento está en tu barrio? intentaba conocer la opinión vecinal. Desde el equipo de gobierno tampoco dudan en afirmar que las visitas de barrio fueron una iniciativa de José Torres Hurtado. Aunque hay discrepancias sobre quién ideó las salidas, todos los partidos políticos coinciden en señalar que es necesario que las barriadas se impliquen en la política municipal. "Para el político tampoco es lo mismo analizar un vial desde el papel que in situ. Esta es una forma de gobierno participativo", explican desde el equipo de gobierno.

De hecho una de las vías de trabajo más importante de los partidos políticos son los vecinos. Pero además de las visitas a los barrios hay otros cauces participativos: los plenos de participación vecinal, el Defensor del Ciudadano... sólo queda que los vecinos hagan uso de ellos. Este contacto personal con los vecinos es una idea ya antigua, ha existido desde siempre en los pueblos más pequeños como una fórmula de los alcaldes para estar cerca de los problemas de sus conciudadanos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios