Granada

La promotora deja en suspenso el proyecto comercial de Ikea

  • Sonae Sierra, que niega tener problemas financieros, asegura que el proyecto es inviable porque la promotora encargada de la urbanización no ha ejecutado las obras

"Los problemas por los que Sonae Sierra no ha podido continuar con el desarrollo del proyecto del parque comercial de Pulianas no tienen nada que ver con la asfixia financiera de la compañía, que goza de muy buena salud". Los responsables de la portuguesa Sonae Sierra, cuya filial Project Sierra Spain 3 es la promotora encargada del desarrollo del gran parque comercial donde se ubicará Ikea, desmintieron categóricamente que los problemas financieros o económicos -como señalaron desde el Ayuntamiento de Pulianas- tengan algo que ver con el retraso en la puesta en marcha de la iniciativa. De hecho, desde Sonae dejaron muy claro que "desde que se anunciara el proyecto, los promotores (Sonae y Miller Developments) han puesto todo su empeño y esfuerzo con el objetivo de desarrollar el parque comercial".

Sin embargo, la empresa portuguesa admite que "una suma de factores ajenos a la voluntad de los promotores ha hecho que no se haya podido desarrollar el proyecto" y que, a día de hoy, se dé "por suspendido". Según los responsables de comunicación de la promotora, en la actualidad el proyecto es totalmente inviable y no contemplan "ni plazos ni previsiones".

El principal factor que explica el estancamiento del proyecto, según Sonae Sierra, es "el retraso en la urbanización de las parcelas donde se pretendía ubicar", ya que el promotor propietario de los terrenos (Inversiones Tobet-3 SL) aún "no ha realizado las obras de urbanización" y Sonae Sierra y Miller Developments habían firmado "un contrato de compra condicionada de unas parcelas urbanizadas". El incumplimiento de los plazos en la urbanización del terreno es consecuencia, según Sonae, de "los desacuerdos con propietarios minoritarios que han desembocado en varias acciones judiciales que han retrasado su ejecución".

El alcalde de Pulianas, Rafael Gil Bracero, explicó ayer que la decisión de Sonae de dejar en suspenso el proyecto "no ha sido comunicada oficialmente al Ayuntamiento" y reiteró su intención de trasladarse "a Portugal, a Madrid o a Sevilla" para mantener un encuentro con la promotora e intentar buscar una solución para un "proyecto prioritario como el de Ikea". El alcalde, que acusó de incumplir sus compromisos tanto a Sonae Sierra como a Inversiones Tobet, indicó que ambas empresas "tienen relaciones contractuales y Sonae supo en todo momento de los retrasos en la urbanización y de las incidencias judiciales, lo que no les impidió presentar la licencia de obras en el Ayuntamiento hace cuatro meses".

Gil Bracero aseguró que el Ayuntamiento va a hacer todo lo posible "para que las promotoras cumplan sus compromisos" o dejen vía libre a otras empresas. En el caso de la urbanización de los terrenos, el Ayuntamiento podría llegar a utilizar "métodos coercitivos". El alcalde de Pulianas indicó que el Consistorio, sin llegar a la expropiación, podría decantarse por el sistema de cooperación para la urbanización de los terrenos (en la actualidad está establecido el de compensación, que responsabiliza a los propietarios de las obras), por el que la administración ejecutaría las obras con cargo a los propietarios.

En cuanto al desarrollo del proyecto por parte de Sonae, el alcalde de Pulianas insistió en que hará "lo indecible" para que se lleve a cabo, "aunque sea con retraso". O, si fuera necesario, "con otra empresa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios