Granada

Un proyecto europeo elige un plan de la Universidad de Granada (UGR) como referente energético

  • Se trata de una iniciativa, escogida junto a otras dos de Málaga, que destaca por la innovación de sus actuaciones para optimizar recursos en edificios

Hospital Real, sede del Rectorado de la Universidad de Granada.

Hospital Real, sede del Rectorado de la Universidad de Granada. / Antonio L. Juárez (Photographerssports)

El proyecto europeo S3UNICA ha seleccionado tres iniciativas andaluzas, una de Granada y otras dos de Málaga, como referentes de mejora energética en el ámbito universitario por el carácter innovador de sus actuaciones en edificios para optimizar recursos y reducir la contaminación.

Estas tres iniciativas andaluzas han sido elegidas como las mejores prácticas por su carácter innovador dentro de un programa que busca promocionar las energías renovables y ofrecer soluciones que permitan ahorrar energía en edificios de los campus.

La Agencia Andaluza de la Energía, adscrita a la Junta, participa como socio encargado de coordinar las actuaciones de las 27 universidades, centros de investigación y otros agentes del conocimiento andaluces que también intervienen en este proyecto, que servirá además para detectar 20 buenas prácticas a nivel europeo.

Estos ejemplos serán una referencia para que cada uno de los nueve socios del proyecto, procedentes de Italia, Rumanía, Polonia, España y Finlandia, elaboren un Plan de Acción Regional que apueste por la domótica o las nuevas tecnologías renovables.

Una de las mejores prácticas la ha aportado la Universidad de Granada (UGR), que cuenta con siete campus universitarios con una superficie construida de 616.394 metros cuadrados y donde existe un amplio patrimonio de inmuebles, con 122 edificios.

La UGR realiza periódicamente auditorías energéticas que le han servido para lograr importantes ahorros con medidas como el cambio de luminarias por tecnología led, la renovación de ventanas, la sustitución del tipo de combustible utilizado en calefacción por otro más sostenible o el seguimiento de las instalaciones energéticas mediante monitorización y control del consumo.

De esta forma, según los datos ofrecidos por la Universidad de los que ha informado la Junta en un comunicado, han logrado ahorrar 892.858 kWh de energía al año y dejar de emitir 441,64 toneladas de CO2, lo que equivale a plantar 11.300 árboles anualmente.

Otra mejor práctica destacada es la de la Escuela de Ingenierías Industriales de la Universidad de Málaga, que combina la producción renovable de energía eléctrica mediante solar fotovoltaica con la implementación de sistemas de gestión energética que controlan la climatización y la iluminación de todo el complejo. Con esta instalación producen de media 704 kWh al año, lo que cubre ampliamente las necesidades energéticas del edificio.

La tercera buena práctica andaluza seleccionada es el proyecto Smart Málaga, que desarrolla el Ayuntamiento de la ciudad y que abarca, entre otros edificios, a ocho de la Universidad que forman parte una iniciativa piloto de edificios inteligentes donde se han implementado diversas medidas para reducir el consumo energético.

En este caso, los beneficios del proyecto Smart Málaga, además de revertir en los estudiantes y el personal de la universidad, también tendrán un impacto en los ciudadanos malagueños, al canalizarse las innovaciones promovidas en las universidades al ámbito urbano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios