Granada

El salario medio de las granadinas es un 31% inferior al de los hombres

  • Los últimos datos recogidos por la Agencia Tributaria a partir de las declaraciones del IRPF reflejan que, en la provincia, las mujeres cobran al año una media de 5.244 euros menos que los hombres

Comentarios 1

Las políticas de igualdad que en las últimas décadas han llevado a cabo las distintas administraciones públicas han dado sus resultados para promover y facilitar la incorporación de la mujer al mercado laboral. Pero, ¿es suficiente? Atendiendo a los últimos datos publicados por la Agencia Tributaria sobre el Mercado de Trabajo y Salarios, la respuesta, por fuerza, tiene que ser un rotundo 'no'. Y es que la brecha salarial entre hombres y mujeres, en Granada, aún sigue siendo abismal.

Los datos recogidos por la Agencia Tributaria a partir de las declaraciones del IRPF que los granadinos presentaron en 2006 ponen de manifiesto que la diferencia entre los salarios medios de hombres y mujeres en la provincia asciende a 5.244 euros anuales. Es decir, que cada mes las trabajadoras granadinas -152.516 según Hacienda- cobran una media de 437 euros menos que los 204.178 hombres que ejercen alguna actividad remunerada en la provincia.

Y la desigualdad salarial crece, de forma espectacular en algunos casos, al analizar los sueldos anuales que reciben hombres y mujeres en según qué sectores profesionales. Así, en el caso de las actividades relacionadas con el sector de la energía y el agua, las trabajadoras -que sólo representan el 20,7 por ciento del total de los empleados del sector y que cobran una media de 14.468 euros anuales- reciben un salario medio un 44,3 por ciento inferior al de sus compañeros.

Pero no sólo en este sector se registran grandes diferencias. En todas las actividades profesionales recogidas por el estudio de la Agencia Tributaria las mujeres cobran bastante menos que los hombres. La menor brecha salarial corresponde al sector de la construcción, donde las trabajadoras tienen unas ganancias anuales un 21,6 por ciento inferiores a las de los hombres. Claro que el peso del género femenino en este sector es el menor de los recogidos por la Agencia Tributaria. Del total de los asalariados de la construcción, sólo el 11,3 por ciento son mujeres que, además, suelen ocupar puestos de mayor remuneración. Y, aun así, cobran una media de 3.036 euros menos.

"En nuestra época tenemos a las mujeres más formadas de la historia, las que tienen los mejores currículos y, sin embargo, todavía hay serios problemas de igualdad de oportunidades", explica la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Carmen Solera. Porque, según la responsable del IAM, las granadinas -al igual que el resto de las mujeres de Andalucía y de España- "no tienen igualdad de oportunidades para acceder al mercado de trabajo, ni para promocionar, ni, por tanto, para llegar a puestos directivos".

Los motivos que explican las grandes diferencias salariales entre hombres y mujeres son varios, y todos precisan de medidas correctoras, explica la coordinadora provincial del IAM. Por una parte, "sigue habiendo prejuicios por parte de las empresas, que todavía creen que las mujeres tienen un coste laboral muy superior al de los hombres, sobre todo por las bajas por maternidad", señala Solera. Y, por supuesto, "la falta de corresponsabilidad" entre géneros en el seno familiar hace que casi siempre sea la mujer la que asume las medidas de conciliación por lo que el colectivo femenino en Granada, señala la coordinadora del IAM en la provincia, "es el que más contratos temporales y parciales acumula".

La raíz del problema, explica la delegada para la Igualdad de la Junta de Andalucía, Elvira Ramón, está en que "las mujeres aún no tienen participación efectiva en los órganos de poder".

El delegado de la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía en Granada, Luis Rubiales, añade que, "desgraciadamente, todavía no hay equiparación en los niveles de empleabilidad de hombres y mujeres. El género femenino está sufriendo las consecuencias de haber llegado más tarde al mercado laboral. Y la forma de acabar con esta situación pasa por seguir insistiendo en que las mujeres tienen la misma capacidad y formación que los hombres para afrontar un trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios