José Martínez Olmos. médico y senador del psoe por granada

"La sanidad pública no es un pozo sin fondo. Hay que mimarla"

  • Acaba de publicar su tercer libro. Tras escribir de la gripe A y la hepatitis C, ahora diserta con el apoyo de expertos sobre 'El Futuro de la Sanidad'

José Martínez Olmos, con su último libro publicado por la editorial Amarppe.

José Martínez Olmos, con su último libro publicado por la editorial Amarppe. / álex cámara

El senador socialista por Granada José Martínez Olmos acaba de publicar su tercer libro: El futuro de la sanidad en España. Reflexiones y propuestas para una sanidad pública solvente. Una publicación en la que se habla, entre otras cuestiones, de la necesidad de un Pacto de Estado por la Sanidad y de los efectos que tendrían cambios constitucionales o del modelo de Estado.

-¿Cómo surge este libro?

-Es una reflexión necesaria en estos tiempos porque en los últimos años tanto la evolución de la demografía con el envejecimiento de la población, la cronicidad de las enfermedades, la aparición de nuevos productos caros y muy importantes para la salud y la crisis económica, han deteriorado el sistema sanitario español y es necesario replantearse qué queremos que sea la sanidad del futuro y enfrentemos los desafíos que están condicionando la evolución de nuestra sanidad.

-Si no se toman medidas, ¿hacia dónde irá la sanidad?

-Lo que no se puede garantizar es que haya equidad. Hay una variable fundamental que la ciudadanía le reconoce y le exige a la sanidad pública que es la igualdad y la equidad, que todos los ciudadanos vivan donde vivan y tengan los recursos que tengan, tengan el mismo derecho a la protección sanitaria. Si no se adoptan medidas el problema es que no se garantice la equidad. Y esa es un poco la preocupación que se comparte en el conjunto del sistema sanitario, cómo garantizar la equidad en un sistema afectado de riesgo de sostenibilidad si no se hace una planificación estratégica.

-¿Entonces el sistema es sostenible o no? Es el eterno debate.

-El sistema es sostenible, lo que hay que hacer sostenible es la equidad. ¿Es sostenible? Si ¿Se puede pagar la innovación? Si, pero a costa de que si no se financia bien la sanidad tengamos necesidades. Y eso no puede quedar al albur de las decisiones que se pueden tomar en casa sitio, sino que se tiene que tener planificación. Lo que ha hecho que la sanidad española sea buena, con estándares por encima de muchos países en los últimos 35 años, fue que hubo una planificación estratégica a principios de los años 80 y definió un modelo sanitario descentralizado, con impulso a la atención primaria, con hospitales comarcales, ... que permitió estar a la altura. Ahora, como los desafíos son otros, la planificación tiene que recomponer sus objetivos para asegurar la equidad. Y hoy falta planificación estratégica en el Ministerio.

-Igual que en Educación, en Sanidad siempre se pide un Pacto de Estado precisamente para garantizar un sistema al margen de las decisiones del gobierno de turno.

-Esto tiene que ser algo compartido y consensuado. Si queremos que el sistema de salud español sea coherente con el derecho de cada ciudadano a tener la garantía sanitaria, tiene que haber una planificación estratégica nacional pactada con las comunidades autónomas; un plan estratégico que hoy no existe.

-¿Se invierte lo suficiente?

-Se debe invertir lo que sea necesario. El problema es que nadie puede predecir realmente cuanto va a ser necesario invertir dentro de 20 años porque no se conoce qué medicamentos nuevos habrá, con qué coste, qué nuevas tecnologías diagnósticas, etc. Lo que está claro es que si miramos hacia atrás, en los últimos 40 años, todos los países con sistemas universales, como el español, tienen una inversión asumible. Nosotros nunca nos hemos pasado del 6,5% del PIB mientras que en Europa están en el 10-11% del PIB. Es un coste que se puede asumir pero tienes que estar anticipando qué va a pasar para poner los recursos necesarios.

-Si la inversión es suficiente, ¿por qué la sensación es que no se llegan a los niveles de calidad?

-No hace falta llegar a niveles de otros países porque aunque tú tengas un país como Alemania que gasta un 11% del PIB no tiene mejor sanidad que la española. Tú tienes que ver cuánto inviertes y qué calidad y equidad tienes. Aunque nosotros hemos sufrido un deterioro en los últimos años, nuestra sanidad ha resistido. ¿Cuál es la cuestión? Que tenemos que gastar lo que haya que pagar pero al precio razonable que permita que los sistemas sean sostenibles en toda Europa. Si aparece mañana una vacuna contra el cáncer de pulmón eficaz habrá que pagarla, pero se va a vender en todo el mundo, por lo que lo lógico es pactar con toda la industria farmacéutica un precio que le permita el retorno de la inversión pero que tenga un coste que sea asumible y no se altere la equidad y haya países que la pagan y otros que no.

-El copago es otro de los asuntos que sobrevuela la sanidad.

-El copago por acceder a servicios tiene siempre el riesgo de que pueda ser una barrera para acceder para las personas que tengan recursos limitados. Donde hay copago siempre se pretende que no quede gente excluida por razones económicas, por lo tanto aplicar copagos no es una medida que vaya a servir para sostener la sanidad pública porque si no quieres eliminar la equidad tienen que ser copagos muy bajos en términos de precio. Entonces aunque hay quien plantea los copagos como vía de financiación adicional, el riesgo de excluir a la gente hace que los expertos en salud pública no sean partidarios de ello. El consenso social en españa está en una financiación por impuestos y en un sistema fiscal justo.

-La desigualdad sanitaria entre comunidades, ¿se podría nivelar?

-Todos los sistemas sanitarios que quieran tener equidad tienen que tener políticas de igualdad pero luego el Gobierno tiene que tener políticas de corrección de desigualdades. El Gobierno quitó el fondo de cohesión que teníamos y que dejamos con 100 millones de euros y ahora lo ha repuesto con 3 millones de euros. Si estamos gastando 65.000 millones de euros en sanidad y el Gobierno dedica 3 millones a igualdad, se encuentra con la razón de por qué las desigualdades no se corrigen. Y a parte tiene que hacer esfuerzo para evitar que cuando los ciudadanos se mueven a otras comunidades a mucha gente ni siquiera le dan los medicamentos porque entre comunidades no se entienden. Si vamos a una reforma del Estado, a un estado federal, que ya veremos en los próximos años cómo termina esto, pues haremos lo que hacen los estados federales, que tienen fondos muy potentes para conseguir que este tipo de barreras no ocurran y que las desigualdades se vayan corrigiendo.

-La privatización también es una amenaza constante.

-Hay un consenso social amplísimo en que la sanidad privada tiene que ser complementaria de la pública y que el sistema tiene que ser público, financiado por impuestos y gestionado públicamente. Yo lo que planteo en el libro es que para algunos aspectos muy concretos puede tener sentido que haya conciertos con la sanidad privada, pero tiene que haber una enorme transparencia.

-¿Qué otros factores son claves para el futuro de la sanidad?

-Tratamos también la cuestión de la profesionalización de la gestión, que me parece que es importante asegurar que los responsables de los servicios públicos en España tengamos la garantía de que son los mejores y elegidos con criterios de solvencia; o también un planteamiento del modelo de farmacia, un sector muy importante. Y hay una cosa que tenemos que enfatizar. La sanidad pública tiene que conseguir equidad, calidad, curar enfermedades. Pero a parte la sanidad pública es la primera empresa de españa. Invierte casi 65.000 millones de euros, crea 1.200.000 empleos, por cada euro invertido reporta a la sociedad 4 euros, es una inversión que es rentable a la sociedad, lo que hay es que gestionarla bien. Pero no es un pozo sin fondo. Si analizamos los últimos 40 años, hemos tenido un sistema que la población ha reconocido y hemos generado empleo y salud, es algo que tenemos que mimar y cuidar. Es importante que haya un pacto del estado con la sanidad y de la sanidad con el estado. Yo creo que estamos en ese desafío.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios