Granada

El sector del olivar espera una caída de la facturación

  • Si no llueve en las próximas dos o tres semanas, el resultado será "demoledor"

El sector del olivar espera una caída de la facturación El sector del olivar espera una caída   de la facturación

El sector del olivar espera una caída de la facturación

Los agricultores alpujarreños por el momento pueden respirar tranquilos, no se ha detectado ningún foco de infección de la Xylella Fastidiosa, que resulta letal para los cultivos y en especial al olivar, cuya plantación ocupa en torno a 3.000 hectáreas de terreno en esta comarca. José Antonio Garre, ingeniero técnico agrícola de la Oficina Comarcal Agraria de la Alpujarra, señala que "por el momento no hay localizado ni en la Alpujarra ni en ningún lugar de Andalucía, ningún foco de esta enfermedad del olivar". No obstante, recientemente se citó a los agricultores de la Alpujarra en la OCA de Órgiva, a quienes se les ofreció asesoramiento y se les informó de todo lo relacionado con esta bacteria y los pasos a seguir en caso de detectarla.

Otra amenaza para los cultivos de la zona, ésta más probable si continúa la situación igual que hasta la fecha, es la sequía. Según Garre, "este año, a pesar de haber llovido en menos ocasiones que en 2016, ha caído más agua y mejor repartida, pero no suficiente para los cultivos, cuya sequía está afectando por ejemplo al olivar que está dejando una aceituna más seca".

Algunos técnicos agrícolas de la zona van más allá y afirman incluso que "de no llover en las próximas dos o tres semanas habrá pérdidas de producción y facturación importantes en el olivar de la Alpujarra y el resultado podría ser demoledor". En definitiva, añaden, ha sido "una campaña muy rara", y en zonas como la Alpujarra habría que ver "barranco a barranco para saber a ciencia cierta cómo ha ido la producción en cada zona". En el caso de la almendra, otro cultivo muy común en la Alpujarra, los expertos señalan que "ha afectado más la helada del pasado mes de marzo que la propia falta de agua".

Por otro lado, Francisco Molina, agricultor y enólogo en la zona de la Contraviesa, señala que "ha llovido poco y la recolección de la uva se ha adelantado un poco debido a las elevadas temperaturas". Y es que la Contraviesa es una zona que no cuenta con ningún dispositivo de apoyo de riego y que tan solo depende del agua que caiga del cielo. En cuanto a las previsiones Molina insiste en que "es pronto", pero que en cantidades se prevé más o menos lo mismo que el año pasado", cuando sacaron en torno a un 30% menos de producción que en 2015.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios