Granada

El servicio de bus y AVE 'arrastra' un gasto superior a los 6 millones

  • El nuevo retraso para la llegada del tren podría elevar esa inversión intangible a 9,5 millones de euros

  • Hace tres meses entraron en vigor precios especiales para viajar a Madrid y Barcelona

Panorámica de la estación de Renfe de Granada capital durante la sucesión de los trabajos que devolverán a la terminal una nueva imagen. Panorámica de la estación de Renfe de Granada capital durante la sucesión de los trabajos que devolverán a la terminal una nueva imagen.

Panorámica de la estación de Renfe de Granada capital durante la sucesión de los trabajos que devolverán a la terminal una nueva imagen. / maría de la cruz

El plan alternativo de transporte para cubrir la ruta entre Granada y Antequera (Málaga), y viceversa, a tenor del corte ferroviario que el Ministerio de Fomento aplicó a la línea el 7 de abril de 2015 acumula un coste para Renfe superior a los seis millones de euros. Este domingo, cuando se cumplen 677 días de aislamiento, la inversión en el servicio de autobuses que cubren por carretera asciende concretamente a 6,1 millones a tenor de los datos ofrecidos por el Comité de Empresa de Renfe que estiman el gasto diario de esta línea de bus en unos 9.000 euros.

De seguir la situación tal cual está y prolongarse el aislamiento hasta el primer trimestre de 2018 -teniendo en cuenta que el final de las obras del AVE se produzca en noviembre de este año-, una vez que entre en servicio el tren de altas prestaciones tras superar todas las pruebas de seguridad, la cifra expuesta se podría disparar hasta los 9,5 millones. Siempre y cuando se tenga como fecha hipotética para la puesta en marcha del AVE el 1 de marzo de 2018.

La 'reconversión' de la estación de Renfe en un apeadero de autobuses es un hecho

De este modo, la 'reconversión' de la estación de Renfe en una terminal de autobuses es prácticamente un hecho. Tal es así, que hay más tránsito de pasajeros en la explanada exterior que en el propio edificio. Al andén principal de la estación de Andaluces sólo llega en la actualidad el tren procedente o con destino a Almería, que realiza su itinerario por Guadix.

Así, la imagen de usuarios subiéndose y bajándose del autobús a las puertas de Renfe se ha convertido a estas alturas en una imagen cotidiana. Como lo es también la entrada y salida de vehículos por la Avenida de Andaluces en sus dos sentidos.

Esta opción es fruto del corte ferroviario y del portazo que Fomento ha dado hasta el momento a la posible reapertura de la vía de Moreda para facilitar la conexión con Madrid, algo de lo que sí disfruta Almería.

Los viajeros que optan, por ejemplo, por tomar en Granada el bus que les conduce a Antequera emplean alrededor de una hora y cuarenta minutos en completar el trayecto. Ya en la estación de Santa Ana de la localidad malagueña proceden al transbordo al AVE que les lleva hasta Madrid en unas dos horas y veinte minutos aproximadamente. En total, unas cuatro horas desde Granada a la capital de España. Una vez que la Alta Velocidad entre en funcionamiento ese tiempo quedará reducido.

Mientras se prolonga este servicio extraordinario con motivo de las obras del AVE, desde el pasado mes de noviembre Renfe impulsó una campaña de promoción con precios mucho más asequibles para viajar a Madrid y Barcelona. El objetivo, aumentar el número de usuarios y compensar el molesto transbordo.

Así, el número de pasajeros se ha incrementado en los últimos meses. Sólo basta con permanecer varias horas en el entorno de la estación de Andaluces y apreciar cómo ahora desde los autobuses desciende mayor número de personas, principalmente turistas. No obstante, la sorpresa de la mayoría de ellos al llegar o salir desde Granada es notable al ver cómo y dónde se produce la llegada o salida -según se mire-, una estación invadida por las obras y que apenas da servicio ferroviario en cuanto al tránsito de trenes se refiere.

Mientras tanto, las obras de remodelación de la terminal prosiguen su marcha. Según informó Fomento el pasado 1 de febrero, coincidiendo con la visita del ministro Íñigo de la Serna, los trabajos presentan un "notable" grado de avance. Cabe recordar que en perpendicular al actual edificio se levantará un pabellón acristalado, que a su vez permitirá la intermodalidad del tren con el Metro. Respecto a esta cuestión, está a punto de finalizar la cimentación y colocación de los pilares metálicos de la estructura.

En paralelo, la adjudicataria de las obras acomete la ejecución de la pasarela peatonal que permitirá la conexión entre el barrio de Los Pajaritos y el Camino de Ronda. Una demanda histórica de los vecinos de distintos puntos de la capital. En concreto esta actuación ha despertado cierta polémica entre las plataformas críticas con la manera en la que Fomento ha planeado el proyecto. Además, por las características de la pasarela con una gran reja que, según apunta, "aparenta ser una cárcel en lugar de un pasarela más amable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios