Granada

El servicio telefónico contra el acoso escolar detecta 185 casos en Granada en un año

  • La provincia se anota el 11,5% de las posibles agresiones que fueron denunciadas por este medio

  • En siete ocasiones se dio cuenta a la Inspección educativa y a la Policía ante la gravedad de la denuncia

El servicio telefónico contra el acoso escolar detecta 185 casos en Granada en un año El servicio telefónico contra el acoso escolar detecta 185 casos en Granada en un año

El servicio telefónico contra el acoso escolar detecta 185 casos en Granada en un año

Comentarios 1

Hay estadísticas que muestran que detrás de cada número hay un drama personal y familiar. El acoso escolar es una de esas situaciones, un problema que cada vez más está siendo objeto de análisis tanto por las administraciones como por la propia sociedad. La constatación de esa realidad llevó al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a poner en marcha el Servicio de Atención Telefónica de casos de malos tratos y acoso en los centros docentes del sistema educativo español (900 018 018). Esta medida ha significado, durante este primer año de funcionamiento, que tanto el alumnado como los padres y tutores legales, profesores, equipos directivos y demás personal de los centros docentes y de la comunidad educativa, así como cualquier persona que tenga conocimiento de casos de malos tratos en el ámbito escolar tanto dentro como fuera del centro docente, hayan podido disponer de un recurso más para dar a conocer esta problemática. También ha servido para que el profesorado pueda demandar información sobre las actuaciones que, como personas adultas, pueden llevar a cabo en defensa de su integridad física, psíquica y profesional.

Ese informe señala que sólo en Andalucía se registraron durante el año pasado 3.442 llamadas a ese teléfono gratuito, de las que una vez analizadas la situaciones se determinó la posible existencia de 1.885 caso de acoso escolar. De esos expedientes, 68 se reenviaron a las inspecciones educativas para que tomaran cartas en el asunto y 36 pasaron directamente -por su gravedad- a las fuerzas de seguridad del Estado. De ellos, 63 ocurrieron en centros públicos y cinco en concertados.

¿Y en Granada? Pues ese mismo informe anual revela que en la provincia se detectaron 185 casos de acoso escolar. El estudio detalla además que 72 de las víctimas son de género masculino y 105 del femenino, mientras que en otras ocho situaciones no facilitaron ese dato. En este listado, Granada se sitúa como el cuarto territorio andaluz con más anotaciones de acoso escolar, superado por Sevilla (375), Málaga (341) y Cádiz (199), mientras que por debajo están Córdoba (162), Huelva (127), Jaén (124) y Almería (91). En toda Andalucía se registraron 1.694 casos, lo que supone que en la provincia de Granada se registró el 11,5% del total regional.

En cuanto a la gravedad de las llamadas provenientes de la provincia, en siete casos se dio cuenta de lo ocurrido a la Inspección de la Consejería de Educación y fueron reenviados a las unidades de Familia y Mujer de la Policía Nacional (UFAM). Todos estos expedientes se dieron en centros de titularidad pública.

La actuación del Servicio de Atención Telefónica se centra en la consideración del acoso escolar como toda forma de maltrato físico, psicológico, verbal, sexual, social o aquel que se produce mediante la utilización de medios tecnológicos en el ámbito de la enseñanza y llevado a cabo generalmente entre iguales, de forma sistemática y reiterada en el tiempo, con la intencionalidad de producir un daño y aprovechándose de un desequilibrio de poder entre los protagonistas. No obstante, hay datos que destacan en este informe, como el hecho de que el 35% de la víctimas son jóvenes entre 11 y 13 años, mientras que sus posibles acosadores tiene (en un 29%) entre los 12 y los 14. Otra estadística general y cuyo patrón se repite en la mayoría de comunidades y provincias es que en el 70% de los expedientes el acoso se produce a diario, mientras que en un 23% es semanal.

Hay otros detalles que este estudio no ha querido pasar por alto, como es la identificación de a quién comunica en primera instancias estas situaciones. Así, se destaca que seis de cada diez víctimas dan cuenta del problema a sus padres o madres y profesores, mientras que a compañeros o amigos -en contra de lo que se pudiera pensar- se acude en el 3% de las situaciones. Para los redactores del informe, "es destacable que la primera posición la compartan los profesores y los padres, por encima de amigos y compañeros del centro escolar. Pone en valor la confianza que los menores tienen en los profesionales docentes".

Se observa también que son los padres, especialmente la madre, los interlocutores habituales de las llamadas recibidas. Ambos suponen casi el 80% de las comunicaciones. Las comunicaciones de menores apenas superan el 5% de las totales, mientras que aquellas que pueden proceder de un entorno menos directo (amigos, compañeros suyos o del posible agresor) apenas suponen el 1% del total.

También se menciona que el porcentaje de interlocutores que parten del entorno del centro (equipo directivo, profesores, orientadores, u otro personal) resulta igualmente escaso.

El seguimiento y contacto con las posibles víctimas que acuden a este servicio de atención telefónica ha permitido además analizar el impacto de ese acoso en sus distintas modalidades. Así, una de la reseñables es que más de la mitad de los que sufren el acoso no quiere ir al colegio, mientras que en un 23% se llega al aislamiento social por el impacto de la situación y en un 22% se produce una bajada sensible del rendimiento escolar.

Otro dato a tener en cuenta es que cuando las familias optan por cambiar a sus hijos de centro educativo al ser víctimas de ataques de otros (ya sean verbales o físicos), en casi la mitad de los casos ese acoso ha continuado igual, en un 13% incluso ha aumentado y en un 15% sí se ha apreciado una disminución del acoso.

A nivel nacional, este servicio telefónico del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha recibido durante el último año casi 23.400 llamadas, de las que 8.630 (el 37%) se han considerado como posible caso de acoso en un centro educativo. En cuanto a la duración de la comunicación, es de seis minutos en las peticiones generales y de 21 cuando se detecta un caso considerado real y es atendida por los profesionales del servicio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios