Granada

Un solución de cinco horas y media

  • Los técnicos estiman que el trayecto entre Granada y Madrid por la vía de Moreda podría durar treinta minutos más que el servicio regular en autobús

  • Las paradas intermedias, una ventaja

Panel indicador de la estación ferroviaria de Moreda. Panel indicador de la estación ferroviaria de Moreda.

Panel indicador de la estación ferroviaria de Moreda. / G. H.

Según los cálculos que manejan los técnicos de Adif, el viaje de Granada a Madrid por la vía de Moreda podría tardar alrededor de cinco horas y media. La solución al aislamiento ferroviario tardaría media hora más que el trayecto normal de autobús y una hora que el servicio premium de autobús. Claro está con las comodidades propias de un viaje en tren y de partir de la estación de Andaluces o llegar a las madrileñas de Atocha y Chamartín y tener paradas en estaciones como la de Linares-Baeza o Alcázar de San de Juan (Ciudad Real). En cualquier caso se trata de una alternativa más al transporte entre Granada y la capital de España, que se suma al servicio de transbordo de autobús hasta Santa Ana (Antequera) para allí coger AVE. Además de la competencia con el vehículo por carretera -que se ha visto favorecido por el corte ferroviario- y al avión.

La jornada de ayer fue día de reacciones a la solución de Moreda anunciada por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, el pasado viernes. El PSOE sacó pecho por la decisión del Gobierno central de apaciguar la incomunicación ferroviaria de Granada con un tren diario ida y vuelta a Madrid. Una noticia que según la coordinadora del Grupo Parlamentario Socialista de Granada, Elvira Ramón, demuestra que esta alternativa era "posible" y que el Gobierno de Pedro Sánchez "atiende el clamor social, empresarial e institucional de la provincia", a la vez que "trabaja para la llegada del AVE". Ramón apuntó que "en poco menos de sesenta días, el Ejecutivo que lidera Pedro Sánchez ha tomado decisiones para resolver proyectos decisivos para Granada que el PP paralizó", en una doble alusión al aislamiento ferroviario y a la medida que declara prioritarias las obras de la autopista eléctrica Caparacena-Baza-La Ribina, también conocida como la Línea 400.

Para la diputada granadina el Gobierno que dirige Pedro Sánchez "está trabajando desde el minuto uno para situar a Granada en el lugar que le corresponde a nivel de comunicaciones y que el AVE sea una realidad, pero también para dar respuesta, en este caso, a las reivindicaciones de la ciudadanía, de la Mesa del Ferrocarril y del PSOE". Así, Ramón recordó que los socialistas de la provincia han solicitado "esta alternativa por Moreda para paliar de manera temporal la falta de conexiones ferroviarias y que el PP obvió".

Ramón opinó que la provincia "ha perdido años de oportunidades por culpa del boicot del PP", ya que, según la diputada, el Gobierno de Rajoy, "con el beneplácito del PP de Granada, no invirtió ni tomó decisiones para mejorar nuestras comunicaciones". A su juicio, "empeoró notablemente la situación de esta tierra, condenándola a tener un AVE de segunda y aislándola ferroviariamente, entre otras cuestiones".

"La voz de la sociedad y las exigencias de las y los granadinos nunca más serán despreciadas", afirmó, al tiempo que pidió al PP granadino que esté "a la altura de las circunstancias". En este contexto, Ramón aludió a la importancia de la llegada de la Alta Velocidad para que la provincia disponga de "un AVE de verdad, que nos iguale al resto de provincias españolas". Un proyecto que debe contemplar la Variante de Loja y el soterramiento de las vías a su llegada a la capital y al que "no vamos a renunciar".

Por su parte, Podemos Granada también recibió "con alegría" la noticia del Ministerio de Fomento, a la espera de confirmar el primer viaje para una reivindicación "repetidamente expresada" por la formación morada. El partido consideró, no obstante. que esta medida de restituir el tráfico por Moreda ha de ir acompañada por la restitución del tren hotel a Valencia y Barcelona suspendido hace tres años y la anunciada puesta en marcha del AVE, que no debe servir de "coartada" para el "abandono" de la red convencional en detrimento del impulso a la Alta Velocidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios