Granada

El plan para soterrar el AVE contempla una estación bajo tierra en Camino de Ronda

  • El proyecto que presentará el Ayuntamiento en la Mesa del Ferrocarril está inspirado en el trabajo del arquitecto Pablo Canales

Diseño exterior de la estación proyectada por Pablo Canales. Diseño exterior de la estación proyectada por Pablo Canales.

Diseño exterior de la estación proyectada por Pablo Canales. / Carmen Morón y Badr Ouahbi

La Mesa por el Ferrocarril se reúne el próximo 26 de junio con una ciudad que acumula más de 800 días de aislamiento ferroviario. El encuentro estaba previsto para el pasado miércoles, pero el alcalde, Paco Cuenca, pidió retrasarlo para ultimar el prometido proyecto de soterramiento para la entrada del AVE en Granada que presentará a las plataformas por el tren, a la espera de poder convocar a la comisión de seguimiento de las obras de la Alta Velocidad, para lo que Fomento aún no ha respondido a la petición del Ayuntamiento.

Si en la reunión del 14 de marzo el secretario de Infraestructuras Manuel Niño presentó su proyecto de soterramiento low cost, con una inversión estimada de cerca de 100 millones de euros, Paco Cuenca esbozará un proyecto más ambicioso que, según fuentes del Ayuntamiento consultadas por este periódico, tiene mucho que ver con el planteamiento del arquitecto granadino Pablo Canales, autor de un proyecto integral para la entrada del AVE en Granada que contempla, como eje fundamental, construir una nueva estación en la zona del Puente del Camino de Ronda, con lo que se evitaría tener que desviar el cauce del río Beiro para la llegada soterrada a la estación de Andaluces, lo que podría suponer un ahorro de cerca de 20 millones de euros.

También se pretende reordenar la ciudad y abrir nuevos espacios verdes

Además, el diseño de Canales va más allá de la integración del ferrocarril porque entiende que es la gran oportunidad para transformar la ciudad, con aspectos irrenunciables como un gran parque en la actual playa de vías que, además, supondría la mayor transformación urbanística de la ciudad desde la apertura del Camino de Ronda. Con esta ambición ha denominado su proyecto Granada Atrio. Como ejes vertebradores, el arquitecto granadino contempla el desmantelamiento de la red de Moreda, que se conectaría con la de Bobadilla fuera de la ciudad, con lo que todos estos terrenos, casi hasta Atarfe, quedarían liberados para posibles aprovechamientos urbanísticos, que se sumarían a las plusvalías que podrían sacarse de la actual zona de cocheras de Renfe como ya recogía el Protocolo de 2008. Estos dos puntos son la clave para la financiación de un proyecto más asumible que el de Moneo y más ambicioso del que presentó el Ministerio de Fomento.

El proyecto de Pablo Canales también cuenta con los terrenos de las cocheras de Renfe, un punto que ya contemplan los técnicos del Ayuntamiento de cara a ultimar su propuesta de soterramiento, mientras que las infraestructuras para el mantenimiento del AVE y la estación de mercancías quedarían en un solar próximo a Mercagranada.

El proyecto tendría que ser financiado entre Ministerio de Fomento, Ayuntamiento de Granada y Junta de Andalucía y desde el Gobierno se insiste en su compromiso con el soterramiento a través de la partida de 1 millón de euros que recogen los Presupuestos Generales del Estado para los posibles estudios técnicos que puedan realizarse este año. No lo tienen tan claro las plataformas por el ferrocarril, que no entienden que se haga una inversión millonaria para la llegada del AVE sin soterrar y que, al poco, deshagan todo este trabajo para realizar una inversión aún más cuantiosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios