Granada

Un testigo justifica gastos extra de TG7 por las "santas misas" fuera de Granada

  • El que fue responsable de contenidos de la televisión municipal declara ante el juez que entre 2014 y 2015 hubo mayor cobertura de actos religiosos, incluso desde Guadix

El último testigo que ha declarado en el Juzgado de Instrucción 6 de Granada por el caso de TG7, el antiguo responsable de contenidos de la televisión municipal, explicó el pasado jueves que durante los años en los que se acumularon los supuestos gastos extraordinarios que ahora se investigan hubo un aumento de producción, al haber hecho una cobertura más amplia de la Semana Santa y de las "santas misas", incluso algunas de ellas "fuera de Granada".

El responsable de la televisión municipal que relevó a una de las personas investigadas en este caso, la exdirectora Cristina García, en las funciones relacionadas con la coordinación de contenidos (pero que también fue "redactor de la casa" durante el periodo investigado, de 2013 a 2015) fue citado como testigo el pasado 18 de octubre, a petición de la acusación que representa la concejal de Vamos Granada Marta Gutiérrez. El objetivo de esta declaración era conocer detalles sobre las competencias de los directivos de la televisión y su grado de responsabilidad en los posibles hechos delictivos investigados. Sobre la antigua directora expuso que sus competencias abarcaban temas de "publicidad, personal, contenidos y gestión económica", aunque respecto a sus facultades para tomar decisiones aseguró que no le consta, pero opinó que "le darían instrucciones".

Confirma que hubo mayor producción en los años electorales de 2014 y 2015

El testigo, J. M. G., quiso hacer notar ante el juez que sustituyó a la exdirectora investigada en septiembre de 2015 "solo en la parte que corresponde a los contenidos de la televisión municipal y no en la administración ni gestión de personal" y que, por ello, cuando recibió la amplia factura de la empresa contratada (CBM), por una serie de gastos extraordinarios de los últimos tres años, la remitió al área de Economía del Ayuntamiento porque "no entendía su contenido".

El abogado del concejal Juan Antonio Fuentes, que como responsable político de la televisión municipal hasta septiembre de 2015 es otra de las personas investigadas en este caso, interpeló al testigo sobre el supuesto aumento de producción que se habría dado en la televisión y que justificaría la aparición de los gastos extraordinarios en cuestión. En concreto, le preguntó si al haber cuatro procesos electorales, en aquellos años (2014 y 2015) se incrementaron los servicios prestados por la empresa privada contratada para la grabación de programas. El testigo confirmó que sí se produjo ese incremento porque se emitieron más programas en ese tiempo y en particular se mencionó la Semana Santa y las santas misas, que llegaron a retransmitirse incluso desde fuera de Granada, como fue el caso de la de Guadix. También afirmó el testigo a la pregunta del letrado de Fuentes sobre si estas coberturas con motivos religiosos u otros programas provocaron un aumento "real" de redactores, cámaras y medios materiales de producción.

Los gastos "extraordinarios" que el concejal del Partido Popular Juan Antonio Fuentes autorizó a la empresa privada que gestionaba TG7 ascienden a 930.343 euros (768.879 euros más IVA). Esta losa de "imprevistos" fuera de contrato se generó en tres años (de 2013 a 2015), pero con una progresión tan ascendente que en el último ejercicio, solo hasta octubre, se acumularon supuestos servicios prestados por valor de 441.968 euros (365.263 más IVA), que es casi el doble de la cantidad del primer año completo (228.144 euros).

Ese 2015 en que se desbordaron los gastos fuera de contrato fue el año de las elecciones municipales que trajeron una nueva victoria electoral al PP en el Ayuntamiento de Granada. El mismo abogado de Fuentes hizo el jueves pasado alusión a ese incremento de producción por la coincidencia con elecciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios