Covid-19

La vacunación de personal administrativo del distrito Granada Metropolitano se ajustó al protocolo

  • La Junta sale al paso de las informaciones sobre las inyecciones recibidas por cerca de un centenar de trabajadores que no son de primera línea y que esta no ha ido en detrimento de la aplicación de dosis al primer grupo de preferencia

Vacunación del personal de una residencia de Granada Vacunación del personal de una residencia de Granada

Vacunación del personal de una residencia de Granada / Jesús Jiménez (Photographerssports)

La Junta de Andalucía ha aclarado que la vacunación de cerca de un centenar de trabajadores de administración del edificio del distrito sanitario Granada Metropolitano se ajustó a protocolo, y así intentar zanjar una polémica que desde el viernes pasado se hacía eco la comunidad sanitaria de la provincia. Según el ente autonómico, esta vacunación se ajustó a protocolo y no ha ido en detrimento de la aplicación de dosis a los colectivos señalados como prioritarios durante esta fase de la vacunación: los mayores de las residencias y el personal sanitario de primera línea frente al Covid.

La polémica tenía varias patas. De un lado residía en si los cargos vacunados estaban autorizados a recibir la primera dosis, en este caso del remedio de Moderna, entre los días 14 y 16 de enero, aunque otras fuentes señalaron que se realizó el día 15. Esto es, apenas dos días después de que España recibiera los primeros viales de la farmacéutica estadounidense. Ante esto, la Junta ha explicado que "la estrategia de vacunación de Andalucía contempla la vacunación del resto de personal del SAS, en primera dosis, una vez terminara la ronda de primera dosis del personal de primera línea, que terminó el 16 de enero".

De esta forma, y siguiendo la pauta establecida por la estrategia nacional de vacunación, Salud confirmó estas vacunaciones, que se llevan produciendo desde la semana pasada "incluyendo a personal no sanitario directamente, como personal de limpieza y mantenimiento y personal administrativo de centros y distritos sanitarios", donde estarían adscritos esos trabajadores del distrito Granada Metropolitano.

Además, aclaran que el personal vacunado trabaja en un edificio que "acoge a personal administrativo del distrito que presta apoyo en centros de salud; así como inspectores que acuden a residencias de mayores", por lo que "su vacunación está incluida dentro de la primera etapa de vacunación como personal vinculado a la gestión de la pandemia".

Otra de las patas de la polémica estaba en la ambigüedad del propio protocolo diseñado a nivel nacional, y adaptado luego a cada autonomía. Este mismo viernes el Ministerio de Sanidad emitió nuevas instrucciones de vacunación entre las que destacaba la prohibición de vacunar a gestores hospitalarios y cargos sanitarios de administración ante los 'saltos de cola' de altos cargos (como el consejero de Salud de Murcia o el JEMAD) para que les fuera aplicada la vacuna.

Esta instrucción parte de la 'confusión', ya fuera malintencionada o no, de los que aprovecharon para vacunarse alegaban que eran también personal sanitario. Con la aclaración del Ministerio, la inmunización de los administrativos del distrito Metropolitano quedaba excluida, pero también venía a reconocer una ambigüedad o una falta de información concreta sobre los grupos a vacunar.

Además, la nueva instrucción del Ministerio iba encaminada a 'apretar las tuercas' a aquellas comunidades donde la aplicación de la vacuna está yendo más lenta de lo deseado, y de cara a aprovechar mejor los viales aún disponibles ante la reducción de envíos de vacuna por parte los laboratorios de Pfizer/BioNTech y Moderna. Este no sería el caso de Andalucía, y esta sería la última pata de la polémica.

La Junta ha explicado que "el personal sanitario de primera línea de Andalucía está vacunado en primera dosis" y desde la semana pasada "se ha iniciado ya la ronda de segunda dosis". En todo caso hay personal sanitario de primera línea que aún no ha recibido su primera dosis, dependiendo de la fuente, entre el 25 y el 5% de todos ellos, lo que la Junta justifica en que se ha debido a haber dado positivo en Covid, estar de baja en el momento de la vacunación, por tener permiso los días en los que se vacunó, o por no haber dado su consentimiento a recibirla. Según los últimos datos de la Junta, a finales de la semana pasada el total de dosis de la vacuna administradas en la provincia es de 28.915, la cuarta provincia andaluza con más venopunciones realizadas.

Los próximos grupos de vacunación, "siempre dependiendo de la disponibilidad de dosis", serán otros profesionales sanitarios, incluyendo al personal de odontología e higiene dental, así como sanitarios que atiende a pacientes sin mascarilla y durante un tiempo superior a 15 minutos; y personas grandes dependientes que viven en sus domicilios, además de sus cuidadores profesionales en su caso. A continuación, y lo antes posible en caso de disponibilidad de dosis, se procederá a la vacunación de las 412.869 personas de 80 años o más de Andalucía, salvo aquellas ya vacunadas por estar en residencias o ser grandes dependientes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios